Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1997/03/03 00:00

    CAMBIAR E.U. POR U.E.

COMPARTIR

No hay nada que hacer: nos van a descertificar. Y no lo van a hacer porque Colombia haya o no haya hecho nada, bueno o malo, contra el narcotráfico, sino porque los gringos detestan a Ernesto Samper. Dice la teoría que el mecanismo de la certificación (que es un asco) consiste en evaluar de la forma más objetiva posible el comporta-miento contra el narcotráfico de los países que se dejan someter a semejante examen. Eso es mentira. El gobierno de Estados Unidos evalúa de una forma distinta el nivel de compromiso de los países en este terreno y utiliza por aparte el sistema de la certificación para poder chantajear.El caso de Samper es perfecto para ilustrar eso. La realidad objetiva indica que en el último año se ha hecho más en Colombia contra el narcotráfico de lo que registra el promedio histórico. Es decir, que la aprobación del examen debía ser automática. Pero todo se derrumbó con la condena a los Rodríguez Orejuela, hecho que fue utilizado por dentro y por fuera del país para echarle la culpa al Presidente.(A propósito, esa discusión es el retrato vivo de la forma en que le escurren el bulto a las responsabilidades todos los dirigentes colombianos. De Gaviria para abajo, todos los que tienen velas en el entierro _incluyendo a Ernesto Samper, por supuesto_ se desmontaron por las orejas para no espinarse con el tema.)De manera que no vale la pena discutir la certificación alrededor de la figura del actual Presidente, sino en la perspectiva de la institucionalización del boleteo como nueva figura de las relaciones internacionales. Espero que entre quienes se pelean el turno para reemplazar a Samper no haya algún ingenuo que crea que esta presión gringa acaba el 7 de agosto de 1998. Y si lo cree, sería bueno que mirara cómo se mete Estados Unidos con Europa, a través de la ley Helms-Burton, sin necesidad de que a Jacques Chirac lo hayan elegido con plata del narcotráfico.Se sabe que el gobierno está buscando en forma enloquecida la puerta de Europa para tratar de atenuar la fuerza que puedan tener las sanciones de Estados Unidos en caso de una descertificación. Y es natural que así sea. No se puede hacer otra cosa si uno es un presidente amenazado de descertificación, de sanciones y sin visa.Pero resulta que aparte del caso Samper la actitud norteamericana, el precedente de la actitud con Colombia y el manoseo de las grandes potencias europeas por parte de Estados Unidos sí debían ser suficiente argumento como para voltear los ojos a Europa hacia el futuro.Nadie puede garantizar que el día de mañana la ojeriza gringa contra nosotros no sea por la financiación de la campaña del presidente sino porque algún renglón de nuestra economía compite con uno de ellos.. Es más: al paso que van las cosas, lo más seguro es que nos va a ocurrir, no importa qué tan bien nos portemos.Sería ideal, entonces, aprovechar que el momento es bueno. Los europeos están sensibilizados contra Estados Unidos porque no les gusta que el capricho del bloqueo a Cuba se haga extensivo a sus empresas privadas domésticas en forma de sanciones. Y la ley Helms-Burton, al paso que van las cosas, no va a durar mucho tiempo más.Más adelante, cuando no haya Samper en la Presidencia, ni Helms ni Burton en el Congreso, ni Chirac furioso con los gringos, y venga una nueva arbitrariedad contra Colombia (no olvidar: culpar al Ejecutivo por la blandura de una ley es una arbitrariedad), el ambiente para mirar hacia Europa no va a ser tan propicio como ahora. Al contrario de John F. Kennedy, lo que tenemos que preguntarnos no es qué podemos hacer nosotros por E.U. sino que puede hacer E.U. por nosotros. nn Al contrario de John F. Kennedy, lo que tenemos que preguntarnos no es qué podemos hacer nosotros por E.U. sino que puede hacer E.U. por nosotros
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com