Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/04/23 06:46

    La resiembra de coca

    Las sumas y las restas de la coca no cuadran y para ser justos no han cuadrado desde hace tiempo.

COMPARTIR

Matemática simple: si a las hectáreas de coca detectadas por satélite se le restan las hectáreas erradicadas a las malas y las sustituidas por las buenas, y si además se pondera la tasa de resiembra, el resultado en esta ecuación debería ser la reducción de hectáreas, sino en todo el país, al menos en las zonas donde  más se usó el garrote o la zanahoria contra la coca. El problema del algebra básica con cifras oficiales es que no da, y por el contrario en vez de menos hay más (muchas más) hectáreas de coca.

¿Dónde está el error? Una parte está en las hectáreas (sub)estimadas por el censo anual de Simci, esto más que un error es una limitación técnica medible, justificable y ajustable. Otra parte del error está en los sesgos de los reportes de erradicación manual y la sustitución de coca, no es difícil demostrar que se ha reportado más coca de la que en realidad se erradica. Sin embargo, aun corrigiendo los sesgos en las cifras oficiales la contabilidad de la coca siguen sin cuadrar.

El verdadero problema está en la resiembra de coca, que es en últimas la medida de efectividad. El anterior ministro de Defensa afirmaba unas veces que la resiembra era solo del 10  por ciento, y en otras que no superaba el 30 por ciento. Lo cierto es que ni la metodología ni el panel de datos usado para  esas estimaciones han sido presentadas en detalle y carecen de validación.

En una oficina de Naciones Unidas (que no es el Simci) y que  no cuenta ni con el rigor ni con la independencia para realizar estimaciones fiables, se publican reportes con datos que repiten -sin filtro- tanto académicos y periodistas como funcionarios de este y del anterior Gobierno. Asumen que si lo dice un informe de Naciones Unidas es cierto e infalible.

Según el último reporte de Unodc la resiembra en los programas de sustitución de coca es de solo el 0,6 por ciento, es decir que por cada mil hectáreas que se arrancan, solo vuelven a retoñar seis. Ojalá esta cifra fuera cierta, pero lastimosamente no lo es, la sustitución voluntaria es muy importante y necesaria, pero también enormemente compleja y lenta.

Sin entrar en el debate sobre el conflicto de interés que genera que sea la misma oficina de Unodc quien evalúa y además ejecuta parte de los programas de sustitución, y viendo solamente los aspectos técnicos del cálculo de resiembra, resaltan varios problemas que las hacen fácilmente refutables (énfasis en dos de ellos). Primero una condición geográfica errónea, aquí el problema es que definen a los cultivos nuevos de coca como un fenómeno independiente de la erradicación (o la sustitución), es decir que si el cultivo de coca se mueve de un año a otro así sea 100 metros esto no se considera resiembra. En esta lógica la resiembra y el efecto globo son dos paseos distintos.

En segundo lugar esta una categoría de temporalidad de la resiembra muy conveniente, cuando calculan la resiembra de coca no la entienden como un proceso acumulativo, eso hace que si esta ocurre tres, seis o nueve meses después, en cada medición la resiembra se considera como eventos independientes, es decir no la suman sino que la promedian. Con presentar el promedio trimestral y no el acumulado anual se baja de un solo varillazo la resiembra a menos de la tercera parte.       

Con más de 207.000 hectáreas de coca, el Gobierno de Iván Duque heredó el mayor chicharrón en la política antinarcóticos desde que esta existe. La primera decisión que debería tomar esta administración es la de definir si quiere también heredar unos indicadores sesgados, desactualizadas y poco confiables, que al usarlos van a mermar su credibilidad en Bogota y en Washington. O si por el contrario decide salir de la penumbra actual de las estadísticas de la coca, modernizando el sistema integrado de monitoreo de cultivos ilícitos (Simci) y fortaleciendo el Observatorio de Drogas de Colombia.

Anticipo: ¿Cuánto sería la resiembra de coca si se calcula corrigiendo los sesgos?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1959

PORTADA

¿Qué hay detrás del paro nacional del 21 de noviembre?

Razones, realidades y mitos de la movilización social del 21 de noviembre.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1959

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.