opinión

Columna de opinión de Uriel Ortiz
Columna de opinión de Uriel Ortiz - Foto: Semana.com

Obra carrera séptima centro: a punto de un nuevo colapso

¿Hasta cuándo tendremos que soportar la incomodidad de transitar por la principal vía arteria de Bogotá, vuelta un caos, por, culpa de empresas constructoras corruptas?


Por: Uriel Ortiz Soto

¿Hasta cuándo tendremos que soportar la incomodidad de transitar por la principal vía arteria de Bogotá, vuelta un caos, por, culpa de empresas constructoras corruptas?

¿Dónde está la seriedad y profesionalismo del IDU, para seleccionar las firmas constructoras? Son varias las obras que se encuentran en iguales o peores circunstancias; reciben los anticipos, se echan a perder o las dejan inconclusas.

De otro lado, es vergonzoso e inaudito, que la compañía: de Seguros del Estado, garante del pago de los trabajos, a varios ingenieros, no les responda por lo estipulado inicialmente y en la sesión de los contratos.

¿Dónde está también la seriedad de esta empresa como compañía de seguros, garante de pagos a terceros?

Desde hace varios meses los tienen de Herodes a Pilatos, manifestándoles que no hay recursos para cancelarles, cuando este fue el compromiso inicial como garantes de seguridad y cumplimiento; caso concreto con el ingeniero Gerardo Palacios, que después de tomarlo del pelo por varios meses, lo despacharon con un no rotundo, puesto que el consorcio Santa Catalina, tiene las cuentas embargadas.

Esta obra que lleva más de tres años, primero le fue adjudicada al consorcio GO, peatones, gerenciada por el señor Orlando Sepúlveda, quién después de tantos incumplimientos, finalmente admitió, que “su socio se había robado parte del presupuesto”.

Después de tantas dilaciones, el contrato fue cedido con el visto bueno del IDU, al consorcio Santa Catalina, gerenciado por el señor: Carlos Morales, pero, resulta, que, a la larga, el remedio resultó peor que la enfermedad, puesto que, dicha empresa está a punto del colapso: demora el pago de los pírricos salarios a los trabajadores hasta veinte días; no les paga el subsidio de transporte, ni tampoco los tiene asegurados.

Los presupuestos que se han asignado para desarrollar tan importante obra, parece que se los comió el C.V.Y, primero fue el consorcio GO y finalmente, el consorcio Santa Catalina, que, según se avizora, tiene la obra nuevamente a punto del colapso.

¿Sabrá el señor alcalde Enrique Peñalosa, que este tramo es de vital importancia para el flujo turístico nacional e internacional y de las personalidades de todo el mundo que nos visitan?

Acudimos a Usted señor alcalde, puesto que la señora directora del IDU, no se ha concientizado sobre el daño de desprestigio, que se le está causando a la capital de la república con semejante despelote.

urielos@telmex.net.co