Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/02/13 18:38

    Tierra puerca

    Las naciones pierden la fe en las instituciones cuando los tribunales no actúan o actúan selectivamente.

COMPARTIR

Por favor, me escribe un lector, no más la expresión “Operador Político”. Me sugiere reemplazarla alternativamente por “Funcionario gris”, Político de carrera” o “Político Parroquial”. A los funcionarios grises, los políticos de carrera y los políticos de parroquia, si los miramos con cierto aire de compasión, todavía les queda un pedacito de alma. El “Operador Político”, en cambio, es un embustero que ha vendido su alma muchas veces y solo mira a la política como a un prostíbulo. En un prostíbulo lo usual es la explotación y el amor es una anomalía. Hace rato que Colombia está en manos de los operadores políticos. Hidroituango fue una idea de los operadores políticos.

Lo que está ocurriendo en el desfiladero del río Cauca se llama sufrimiento. Sufre el hombre, los animales y las plantas. Sufre el patrimonio del Estado. Sufren los bolsillos de los ciudadanos que pagan impuestos. Sufre la reputación del país. Los disparates de los operadores políticos traen sed, muerte, empobrecimiento. Lo peor de todo es la impunidad. Nadie responde. Todos se lavan las manos. La justicia mira hacia el otro lado. Los partidos políticos pasan de puntillas sobre el tema porque algunos de sus miembros están untados. A los medios les preocupa la venta de pescado podrido, cuando lo que en realidad está podrido es todo el entramado creado por los operadores políticos.

Las naciones pierden la fe en las instituciones cuando los tribunales no actúan o actúan selectivamente. Islandia, un país de pescadores y agricultores, colapsó en 2008. Los banqueros llevaron al país a la quiebra. Comenzó entonces la llamada “Revolución Islandesa” bajo un lema: “La traición a la patria debido a la imprudencia es igualmente traición”. Miles de islandeses salieron a las calles y por referéndum decidieron no pagar la deuda externa de los bancos nacionales. El gobierno cayó. Un comisario de policía proveniente de un pueblo de seis mil habitantes envió a la cárcel a 38 banqueros. Los banqueros fueron condenados. Los ciudadanos se alzaron con la victoria. La sociedad aprendió la lección. El país se rehizo. Ocupa el sexto lugar en desarrollo humano. Colombia está muy lejos de Islandia. No es un referente para los actuales gobernantes. Buscan referentes más cercanos, como el Gobierno de Jair Bolsonaro, cuya retórica de forajido de western hundirá a Brasil.  

Los que han asesinado al río Cauca andan por ahí. Comiendo arepas. Soplándose los mocos con la Constitución y la leyes de Colombia. Río abajo están los pescadores, los agricultores y los barequeros esperando un milagro de la Virgen. Los operadores políticos desprecian el modo de vida de los humildes. La “tierra puerca” (John Berger) que habitan los humildes solo vale para inundarla o quitarle el agua. Tal como va el asunto Colombia se quedará sin agua y sin tierra. O tierra sin gente. O gente sin tierra. “Agua piden los cauces abandonados por donde corre la sed”, se lee en uno de los relatos de Manuel Mejía Vallejo, el escritor de Jericó, Antioquia.

Viejo Topo. ¿Qué? Nada, después te cuento.

Yezid Arteta Dávila

* Escritor y analista político

En Twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: En el puente: a las seis es la cita

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.