opinión

default
- Foto:

Sexting seguro en cuarentena

Andrés Guzmán, abogado experto en tecnología y seguridad de la información, orienta sobre las aplicaciones que están siendo utilizadas para manejar el sexo seguro a larga distancia durante el confinamiento.


Por: Camilo Andrés López Castillo

Por Andrés Guzmán Caballero, abogado experto en Tecnología
Twitter @andresguzm

En época de cuarentena, las visitas a páginas web de citas, sexo y ocio para adultos en general se han quintuplicado. Un análisis de las tendencias con fuentes como Google Trends y Alexa dejan entrever que, sin tapujos, el sexo a distancia es una tendencia creciente porque para muchos hacer el amor con tapabocas no es una opción.

Con aplicaciones como WhatsApp, Messenger, Zoom o Telegram, nos preguntamos qué hacer para que no te filmen, no graben la pantalla, no guarden tus fotos, tus autocaricias, tus gemidos y tus orgasmos. Qué aplicaciones serían ideales para que él o ella, pueda ver tu rostro, escucharte y estés relativamente seguro de que ese momento de verdad quedará en la intimidad.

Hemos elegido cinco aplicaciones que recomiendo para hacer sexting sin tapujos, incluso algunas que podrían permitir tríos y hasta orgías virtuales, otra opción para desfogar toda esa energía que podría almacenar cualquier persona en este encierro:

Wire: pese a ser una app totalmente segura, tiene una interfaz de usuario genial porque los mensajes de texto, la voz, el video y el contenido que se comparten en esta siempre están cifrados, incluso en chats grupales. Esta app no almacena las llaves de cifrado y, aseguran sus desarrolladores, no hay puertas traseras en su software, lo que significa que tus datos son tuyos y solo tú puedes acceder a ellos.

En esta app, los usuarios pueden verificar la identidad de otros, si lo desean, gracias a su clave digital única. En resumen, creo que es la mejor app para practicar sexting, por ejemplo si el usuario configura las opciones de privacidad, no se pueden tomar screenshots, ni grabar videos de pantalla, puedes colocar tiempo a los mensajes, GIFs, emoticons, y disfrazar tu voz. En fin, contiene bastantes gadgets, y lo mejor, es gratuita, sin olvidar que tiene versiones para Android, IOS, Windows, Linux y Mac o puede ser usada directamente desde la web. (https://app.wire.com/auth/)

Wickr me: Mr. Robot, la popular serie de hackers puso de moda esta app por sus características de altísima seguridad. Aparte del cifrado de extremo a extremo, como el que tiene WhatsApp, esta app elimina automáticamente los metadatos, es decir la ubicación y en general cualquier información adjunta como archivos, fotos o videos.

Su diseño es muy sencillo y funcional, permite colocar tiempo a los mensajes y si del otro lado del teléfono toman un screenshot, la aplicación no sólo la bloquea, también te avisa que él o ella te quiere grabar, algo ideal para saber si puedes depositar confianza en el otro. Esta app se proclama tan segura, al punto que sus creadores han ofrecido cien mil dólares a quien encuentre alguna brecha de vulnerabilidad. Es gratuita y tiene una versión pro que es paga y puedes descargar versiones para Android, IOS, Windows, Linux y Mac. (https://wickr.com)

Signal: es una aplicación usada y popularizada por personajes como Edward Snowden o Julian Assange. Tiene una interfaz de usuario muy agradable y mediante esta se pueden enviar mensajes con temporizador y no deja tomar screenshots pero permite enviar GIFs y emoticons, e incluso hacer videollamadas grupales.

Es recordada por un hecho ya muy popular. Sucedió cuando Carles Puigdemont, el político catalán dejó ver su pantalla y esta fue fotografiada por un medio de comunicación que filtró una conversación personal, hecho que, aunque no tiene que ver directamente con la funcionalidad del app, hizo voltetear los ojos expertos en seguridad hacia ella dejando entrever que su dependencia del sistema operativo Android de Google hace que pueda tener algunas brechas de seguridad. Signal es gratuita, funciona para Android, iOS, Windows, Mac y Linux. (https://signal.org)

Threema: Es una app como de una película de espías. Cuando se crea la cuenta, se genera una identificación aleatoria que es capturada al pasar el dedo por la pantalla sobre un sinfín de caracteres. Este ID es solo uno de los dos elementos que resguardan la identidad en Threema. El otro elemento es un «key pair», es decir, que tiene una clave pública y otra privada, esenciales para la encriptación, con la que puede o no asociarse con el número de del teléfono.

Threema no tiene tantos gadgets como las anteriores. Desde mi punto de vista, en esta app prima la seguridad sobre la comodidad, por lo que es más recomendable para conversaciones seguras que para interacción directa y además es gratuita, si la descarga de las tiendas, aunque tiene un APK (aplicación fuera de la tienda oficial ), que por cuatro dólares le garantiza que se descargará anónimamente, y tiene versiones para Android y para IOS. (https://threema.ch/en)

Confide: esta es una aplicación ideal para evitar screenshots, pues cuando se envía un mensaje, quien lo recibe no ve nada más que cuadros naranja que al deslizarlos con el dedo desaparecen y se puede ver el texto que de inmediato se borra. Si Puigdemont la hubiese tenido, la historia de sus mensajes sería otra, la aplicación por defecto, no permite hacer videos o capturas de pantalla desde el teléfono y no permite videollamadas o grupos. Esta app tiene una versión gratis muy básica y una plus, de pago, y es compatible con IOS y Android. (https://getconfide.com/)

Es importante aclarar que estas son aplicaciones sugeridas para hacer sexting, en materia de soluciones personales, empresariales o corporativas de comunicación segura, otra sería la clasificación e incluso las aplicaciones.

Finalmente, hay varias recomendaciones basado en la experiencia -profesional, obviamente-. Si está en un encuentro casual, o no conoce personalmente a su pareja de sexting, revise bien la información personal disponible, y vea las fechas de creación de los perfiles en sus redes sociales, así como la interacción que ha tenido su perfil, y además Google todo lo que pueda, y lo más importante, llámelo/a por teléfono antes del encuentro para hacerle ver a su interlocutor/a que usted lo puede ubicar por este medio y que de muchas maneras puede identificarlo.

Regla de oro, no practique el sexting con cualquiera, porque pervertidos hay muchos y estos conocen todos los trucos para burlar hasta las apps más seguras, por ejemplo filmando la pantalla del teléfono con otro equipo.

Así es, hay bandas, sobretodo manejadas desde África, que se aprovechan de ciertas “calenturas latinas” con videos de súper modelos para capturar material íntimo, sin embargo es imposible que ellas hablen sincrónicamente por lo que en las videollamadas dicen que su micrófono no funciona, graban todo y luego extorsionan a los incautos.

Finalmente, debo citar una frase célebre de un antiguo cliente: “yo sé con quién me casé, pero ni idea de quién me estoy divorciando”, por lo que mi consejo es que sin importar el grado de confianza, sea muy consciente si acepta dejar fijado en un video ese momento, evite dejar copias difuminadas, cifre y coloque en apps seguras esa información y diviértase mucho en medio se este encierro pero con seguridad.