Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2018/06/07 15:17

    Tentáculos invisibles

    En medio de las incertidumbres provocadas por las erupciones de los volcanes de Fuego en Guatemala y el Kaliwaea en Hawai, con ríos de lava y cenizas devastadoras, las familias campesinas refugiadas en carpas, siguen viviendo las amenazas en Hidroituango.

COMPARTIR

Miles de personas, flora y fauna, aguas arriba y aguas abajo de la cuenca intuyen el peligro de un posible tsunami fluvial que podría tragárselos, como consecuencia del represamiento del indomable Bedrunco, río sagrado de los cañoneros descendientes del pueblo Nutabe.

Hilos de agua siguen filtrándose por las montañas boscosas, como si el río tuviera tentáculos invisibles. Se suma a este drama humanitario, el escándalo de corrupción de Reficar, la mega-obra de Cartagena que sobredimensionó costos de una infraestructura que representa el mayor juicio fiscal en la historia de la nación. Estas y otras obras deben estar en la límpida conciencia de quienes tenían el poder para impulsar esos negocios. Las múltiples demandas que le ruedan al expresidente que representó el NO, y quiere seguir manejando las cuerdas del poder en el país, seguirán en el vacío jurídico. El sabe manejar muy hábilmente las instancias donde los expedientes se extravían. Le sucede como a los pulpos nadando en altamar.

Mientras llegamos a la recta final de la elección, en las fronteras marinas y costeras del país continúan las protestas sociales y la emigración de vecinos venezolanos y nicaragüenses enardecidos por la perpetuidad del poder. Es en este clima de volcanes rugientes que escupen fuego del centro de la tierra, de reacciones sociales violentas y escándalos de corrupción a la luz del sol, que se desarrolla la votación para el puesto de mando en Colombia. Con razón, en este momento histórico que se debe asegurar el camino para la paz nacional, los del SÍ estamos con la opción de la Colombia Humana.

Falta ver qué cuerdas se están moviendo por debajo de la mesa desde el gigante influyente del norte, que tiene la costumbre de lanzar tentáculos con socios locales para influir en las elecciones en muchos países del mundo, según su conveniencia geopolítica. Siempre está el interés de ampliar mercados, sea de armas, de glifosato para matar las plantas de coca y toda la vida que las rodea, vender maíz transgénico y semillas modificadas para controlar la agricultura nacional. Ese pulpo rubio mueve sus redes y da el zarpazo cuando menos se espera.

En esta crisis de civilización, uno se pregunta cómo se conectan los rugidos de la naturaleza, sea volcán o río represado, con los clamores de habitantes asustados por las evidencias de movimientos de la tierra, de las fugas del agua o de las fumarolas y cenizas. Los habitantes perplejos se preguntan qué conexión tectónica existe entre los volcanes en plena actividad de Guatemala con otros volcanes dormidos en la cordillera central de Colombia. En el área rural del municipio de Ibagué, Tolima, en medio de bosques de palma de cera y fincas ganaderas de ladera, el durmiente volcán Machín puede despertar en cualquier momento y sorprender a miles de campesinos y citadinos.

Allí también se manifestó la ciudadanía para decirle no a la minería de oro en la Colosa y no a la disposición final de residuos tóxicos de la mina en Piedras. Estos son signos de esperanza que la gente del campo expresa, cuidando su bienestar. Hoy, debemos proteger las consultas previas y las consultas populares, mecanismos democráticos de participación que están en riesgo de ser aniquilados, si no atajamos las propuestas minero-energéticas del candidato del Centro (Extremo) Democrático, de su distinguida vicepresidenta conservadora y de los aliados de partidos en extinción.  

Los volcanes furiosos prueban que el vientre del planeta está lleno de sorpresas y de incertidumbres. Así mismo, el estrangulamiento del río y el maltrato a las montañas y a todos los seres vivos que habitan allí, provocará, tarde o temprano, respuestas de la naturaleza, mucho más costosas que toda la venta de energía proyectada en la inversión. Ya todo el mundo conoce quién impulsó esa mega obra antioqueña.

Con todos los hechos que están ocurriendo en la epidermis de la Tierra y en los fondos de mares y ríos sedimentados, crece la necesidad de nuevas ciudadanías. Muchos jóvenes y adultos, en veredas, resguardos indígenas y territorios colectivos, se sienten representados por un dúo que respeta la defensa a la diversidad cultural y expresa su preocupación por los impactos de la variabilidad climática en sus territorios. Proponen una opción de gobernabilidad que respete el clamor de las comunidades, que descentralice la atención hacia las regiones más olvidadas, donde aun está latente el conflicto y las amenazas de muerte a líderes que defienden sus territorios de la colonización destructiva.   

Me lleno de esperanza al percibir el interés de miles de mujeres y hombres, sin distingo de orientación sexual, de escoger el enfoque de la Colombia Humana, dándose una nueva oportunidad para escoger al candidato nacido en Ciénaga de Oro y su vicepresidenta, mujer humanista que infunde confianza y respeto por su trayectoria profesional. Suma la diversidad de aliados nacionales e internacionales, de toda respetabilidad, lo cual se traduce en una imagen positiva que proyecta a Colombia a nivel mundial, con un SI para la construcción de la paz. El apoyo de la Unión Europea y de los países nórdicos ha sido y será central en este proceso tortuoso, de crisis humanitaria y desplazamientos provocados por la violencia, por los megaproyectos como Hidroituango o por la minería en las regiones más apartadas, dónde se vive el flagelo de narcos y grupos armados indeseables.  

Un grupo de ambientalistas que apoyamos el SI Ambiental presenta la propuesta de alianza programática basada en once puntos que están ligados a la paz integral entre los seres humanos y la naturaleza. Los Once puntos son el resultado de un proceso amplio que busca contribuir con el Acuerdo sobre lo Fundamental, que ha propuesto el movimiento de la Colombia Humana, en el marco de la actual contienda electoral. Las propuestas del SIAmbiental tienen una oportunidad de ser orientadoras, desde la perspectiva ambiental/climática, para actuar con precaución en los territorios y garantizar sostenibilidad en el desarrollo del país.

Los Once puntos del #SÍAmbiental_SÍFundamental, plantean un Acuerdo de Simbiosis y Convergencia con la campaña presidencial de la Colombia Humana. Estos puntos actualizados, son el fruto del pensamiento ambiental independiente y autónomo de un colectivo que abre la discusión a una audiencia amplia de actores sociales, académicos, empresarios, comerciantes, agricultores, campesinos y estudiantes interesados, respetuosos del proceso del SÍ que se inició desde antes de la firma de los Acuerdos de Paz.

La buena onda de esta coyuntura electoral se evidencia en varios frentes de confluencia. En la solidaridad nacional con el Movimiento Ríos Vivos Antioquia y las mujeres liderando ese frente y con la gente que reside aguas abajo, que intuye lo que está por venir. La crisis de las decisiones técnicas de EPM ha generado espacios nacionales de análisis que cuestionan el costo beneficio de estos mega-proyectos y colectivos que claman por las sanciones a responsables y autores intelectuales.  

Los diálogos de concertación entre actores y entidades del Estado que conviven en la misma cuenca, suscita que se debata el enfoque de la gestión integral del agua. Resulta muy oportuno que se multipliquen esos espacios respetuosos donde se evidencia el interés por la concertación entre empresarios, autoridades ambientales, académicos y agencias del Estado. La complejidad del ordenamiento ambiental de los territorios y sus respectivas cuencas hidrográficas obliga a concertar acciones con la voluntad política de un gobierno nacional abierto al diálogo constructivo, respetuoso del conocimiento ancestral de las comunidades locales. Los tentáculos del conocimiento y de la investigación científica deberían fluir libremente en las cálidas aguas tropicales y penetrar en los espíritus de los que toman las decisiones de modificar los ecosistemas.

Esfuerzos de diálogo entre el sector privado y otros actores sociales, en materia de manejo del agua, son oportunos en esta coyuntura. La convocatoria realizada por el Centro Nacional del Agua de la ANDI, iniciando el diálogo debe continuar y multiplicarse, como cardúmenes que se mueven en los ríos. Las convocatorias y la concertación deberán descentralizarse en las regiones, para que los sectores productivos puedan contribuir a construir con mayor coherencia, el negocio enfocado a la sostenibilidad y a la paz territorial.

El reto queda planteado para el próximo gobierno: aumentar la confianza entre empresarios, comerciantes, comunidades locales, académicos, organizaciones de la sociedad civil y el Estado en sus diferentes niveles territoriales y sectoriales. Eso lo entiende la Colombia Humana, apoyada por comunidades rurales que viven de los servicios ambientales y conviven con los efectos de inversiones empresariales en sus territorios en la Orinoquia, en la Amazonia, el Chocó, la Guajira, en laderas escarpadas de cuencas andinas del Magdalena y del Cauca, en zonas costas y ríos bordeando las fronteras marinas y terrestres.

Se mueve el ajedrez político con esperanza, entre nuevos votantes pro Petro /Angela Maria Robledo, dúo que hace reflexionar sobre la inutilidad del voto en blanco. Está en juego la salud mental y el bienestar de millones de familias pobres en el campo que esperan con ansiedad la implementación de los acuerdos de paz y la presencia amigable y solidaria del Estado en sus veredas olvidadas. En el mundo de las ciudades, el enfoque de sostenibilidad deberá beneficiar también a familias de distinto origen, género y composición, que han migrado del campo a la ciudad. Las consecuencias del modelo de urbanización que nos rodea, colonizando zonas agrícolas, requieren también una seria revisión para mantener las funciones vitales de la estructura ecológica de cada centro urbano.

Estamos frente a umbrales del no retorno, donde se disminuye rápidamente la resiliencia. Por tal razón, ejemplos y buenas prácticas como el clamor colectivo por la defensa de la Reserva Thomas Van der Hammen en Bogotá, como el viraje urbanístico de la ciudad de Montería, donde el río Sinú se convirtió en protagonista gracias a la voluntad política de sus alcaldes recientes, y la defensa de los derechos bioculturales de la Amazonía y del Río Atrato en el Chocó, la defensa de los derechos de poblaciones de barequeros y pescadores del río Cauca, son el clamor de una nueva ciudadanía comprometida. Estos ejemplos deberán replicarse en el país, de forma concertada.

Queda entonces demostrado que con desastres socio-ambientales recientes, incluido el derrame de petróleo en la Lisama, el país no tiene aún la capacidad técnica instalada ni las tecnologías para aventurarse al ensayo y error, a costa de vidas campesinas y destrucción de la biodiversidad. La justicia sigue sin sancionar los delitos ambientales causados por la corrupción, por el desconocimiento de estándares, por la desidia y por decisiones de afán.

Me inclino por las propuestas minero-energéticas de la Colombia Humana que impulsarán la transición a sistemas de transporte basados en energías limpias, reduciendo progresivamente el consumo de energías fósiles. Está claramente planteada la prohibición del fracking y la minería en los páramos, la de oro a cielo abierto y la no renovación de contratos de extracción del carbón. Estamos ante dos visiones del mundo distintas, en donde se marcan diferencias conceptuales y de proyección de largo plazo. Con el colectivo del SIAmbiental queremos hacer simbiosis con las propuestas de Colombia Humana. La apoyaremos en el diseño de estrategias para un Plan de Desarrollo para la paz y la sostenibilidad. Esperemos que los tentáculos invisibles nos protejan.

P.D. 1. Alcalde Marcos Daniel Pineda, ojalá la CAR -CVS replique su enfoque en otros municipios ribereños de la cuenca del Río Sinú.  #MonteríaAdelante

P.D.2. Geólogo Ricardo Lozano, director Centro Nacional del Agua de ANDI, bravo por el esfuerzo de concertar diálogos del Agua con empresarios y otros actores de cuencas compartidas.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.