Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2004/12/12 00:00

    Curso acelerado de ritmo y rima

    Si Hommes hubiera apoyado la cultura humanística cuando fue rector de Los Andes habría abierto unos cursos de métrica castellana

COMPARTIR

El ex ministro de Hacienda, ex rector de la Universidad de los Andes y ex asesor presidencial Rudolf Hommes escribió hace poco en El Tiempo una columna en verso. Digamos que fue en verso. Cuando Hommes escribe sobre economía (esté uno de acuerdo o no) lo hace con inteligencia. Cuando escribe sobre Brahms lo hace muy bien. Incluso cuando escribe sobre cine no

desacierta, y hace poco escribió una excelente analogía entre paracos y fachos colombianos y la película Novecento de Bertolucci, que si no le quitó los favores de Palacio es porque allá no han ido nunca a cine. Pero en poesía, el profesor Hommes, y me da pena decirlo, se merece un cero admirado.

Para empezar, el ex ministro le dedica su artículo rimado (digamos que tiene rimas) a Hernando Martínez Rueda, es decir, al gran Martinón, un poeta repentista a quien hace poco Santiago Gamboa sacó del olvido al citar sus maravillosos versos sobre esta República nuestra (que Martinón bautizó muy musilianamente Caconia), y de quien dijo que es "uno de los rimadores satíricos más grandes que ha tenido nuestro país de poetas románticos y trágicos, y de versificadores de pompas fúnebres". Qué atrevimiento el de Hommes al decir que se inspira en este versificador perfecto, y que sus breves renglones cojos (pues no son versos) son variaciones sobre temas suyos.

Dice Hommes que su poema - cuyos protagonistas son Fabio y Héctor Echeverri Correa, amigos y paisanos del Presidente- está compuesto en 'octavillas'. La octavilla es una estrofa de ocho versos de arte menor (es decir que cada verso tiene menos de nueve sílabas), y se llama así, en diminutivo, porque se la compara con la 'octava de arte mayor', que está hecha con versos dodecasílabos, o con la 'octava real', donde la estrofa está compuesta por ocho versos endecasílabos. Las octavillas del ministro lo único que tienen de octavilla es que, en efecto, cada ocho líneas pasan a otro párrafo. Pero si uno las mira de cerca, y aun de lejos, verá que el ritmo no se mantiene (cada verso no mide lo mismo, y la estructura de los acentos es caótica) y que sus rimas son, cuando no forzadas, inexistentes.

Veamos los primeros cuatro versos de la segunda octavilla del ministro: "Montado Fabio en Uribe y / Héctor al frente de reelectores, / se dice que en la cumbre / se pelean los asesores". El primer verso tiene nueve sílabas (y el verso cojea aquí, entonces, pues es de arte mayor); el segundo, once (más cojo todavía); el tercero, siete y el cuarto, nueve. Un sancocho. Unas octavillas decentes, y con el ritmo más natural al español, tendrían que estar hechas en octosílabos, pero aquí

Hommes no le atina a uno solo. Desentona más que un sordo cantando el Himno Nacional.

Miremos la segunda parte de la primera octavilla (entre comillas), para que aprecien la calidad de la rima: "Y en cuanto a antipatía / se pelean al elector / porque Fabio es Fabio, / pero Héctor es Héctor". Dejemos de lado el ritmo anárquico (7, 9, 6 y 6 sílabas respectivamente), y veamos la rima. Cuando una rima es total (también se llama 'consonante' o 'perfecta') tiene que haber, y cito a Antonio Quilis, "identidad acústica en todos los fonemas que se encuentran a partir de la última vocal acentuada". La última vocal acentuada en 'elector' es la o. En cambio en Héctor (si lo sabré yo que he padecido ese nombre toda una vida), la última vocal acentuada es la e. Así que hacer rimar a Héctor con elector es como querer hacer rimar a buñuelo con arepa -o a 'cumbre' con 'Uribe '-, como hace Hommes en la primera estrofa.

Si Rudolf Hommes hubiera apoyado un poco más la cultura humanística cuando fue rector de los Andes, o cuando aprobaba las exiguas partidas del Ministerio de Cultura, habría podido abrir algunos cursos de poética, con una introducción en métrica castellana. De tal manera, quizá, se habría dado cuenta de que no sólo en economía hay problemas técnicos, reglas precisas y problemas específicos. Los asuntos de musicalidad, en poesía, son tan exactos como las matemáticas en economía, y no se pueden dejar al oído, sobre todo si uno tiene mal oído. Por eso yo, con toda humildad, le aconsejo al rector que la próxima vez que vaya a criticar a los muy criticables hermanos Héctor y Fabio Echeverri Correa, para que le quede más claro y más bonito el artículo, más bien lo haga en prosa.

Y para terminar, como estamos en Navidad, le dedico un villancico:



Rudolf, hágame un favor,

si una vez vuelve a rimar:

póngase un rato a estudiar.



Es tiempo de papeletas,

pesebres, bailes, novenas,

nos olvidamos de penas

y también de cantaletas.

Mas si alguien quiere cantar,

lo pedimos por favor,

póngase antes a estudiar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.