Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2003/08/03 00:00

    De 'picnic' al Caguán

    Las autoridades creen que las primeras entradas de los irlandeses a Colombia en 1998 coinciden con la aparición del anfo

COMPARTIR

Esta a punto de dictarse sentencia contra tres ciudadanos irlandeses que, de todos los rincones del planeta, escogieron al Caguán para venir a pasear.

Esa fue la primera versión que intentaron venderles a las autoridades colombianas John Monaghan, Niall Connolly y Martin McCauley. Que lo más peligroso que llevaban en las manos era una canasta de picnic, y que de terroristas no tenían sino un explosivo amor por la naturaleza.

Si hay amigos del canotaje -deporte consistente en tratar de ahogarse en un río lleno de piedras-; si hay un señor que lleva montado tres semanas en una montaña rusa para imponer un Record Guinness; si los más altos picos del Everest ya parecen un tugurio poblado por obsesivos escaladores; en fin, si hay gente para todo eso, perfectamente podría ser cierto el cuento de que hay irlandeses a los que les gusta pasear por el Caguán.

Lo que no me cuadra es que para venir a ver pájaros y atardeceres haya necesidad de entrar al país con pasaporte falso. ¿Será parte de la excitación ecológica?

Si a eso se suma que hay más de tres testigos -entre ellos un inspector de Policía y un par de guerrilleros reinsertados- que dicen haberlos visto en el Cagúan manipulando explosivos, el asunto ya empieza a complicarse. Por lo menos uno de estos testigos asegura haber recibido entrenamiento de los irlandeses.

Ello llevó al general Jorge Enrique Mora a afirmar que lo único que nos falta a los colombianos es que nos obliguen a creer que los irlandeses estaban en el Caguán enseñándoles inglés a las Farc. No sé si llegaron a considerar esta versión. Pero finalmente aceptaron que su propósito no era ir de picnic, sino contactar a líderes guerrilleros que "pudieran ponerlos al tanto del conflicto colombiano".

Y algún interés deben tener en el tema. Porque en anteriores paradas los irlandeses habían visitado Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, Venezuela. Es decir que en el escenario de los países en conflicto, estos tres personajes no se han perdido ni la movida de un catre.

Pero luego viene el punto de la aspersión, algo así como la prueba reina. Con el apoyo técnico de Estados Unidos, la Fiscalía prácticamente 'aspiró' a los irlandeses, y de sus trajes de excursionistas no salió una brújula, o un diccionario de sus vestidos de profesores de inglés. Salieron, según SEMANA, rastros de nitro, tetril, HMX, DNT y nitrato de neumonio. Algo así como el ABC de los explosivos. Lo curioso es que el DAS repitió la operación pero poco fue lo que logró extraer: mientras Fiscalía y Estados Unidos utilizaron modernos equipos de aspersión, los del DAS utilizaron una cinta pegante. La diferencia entre estos dos resultados es uno de los principales argumentos de la defensa.

Todavía cabe la posibilidad de que estos tres irlandeses fueran verdaderamente unas ovejas inofensivas en Irlanda. Pero sus antecedentes contrarían tal posibilidad. Monaghan ya había sido condenado tres veces en su país por posesión de armamento. La tercera vez alguien intentó volar el edificio del tribunal donde se le juzgaba para facilitar una fuga. McCauley también es un comprobado experto en el manejo de armas. De Connolly se menciona en el proceso que ha sido representante del 'Sinn Fein', brazo político del IRA (Ejército Republicano Irlandés, al que supuestamente pertenecen nuestros sujetos) en la isla de Cuba.

Las autoridades creen que las primeras entradas de los irlandeses a Colombia en 1998 coinciden con la aparición del anfo -como explosivo favorito de los grupos terroristas colombianos-. Y que el IRA alfabetizó a nuestros guerrilleros en el uso de tubos de oleoducto y pipetas de oxígeno utilizados en atentados como el del último 7 de agosto durante la posesión presidencial.

Pero así como los irlandeses aparentemente conocen de tecnología armamentista, resultaron muy chambones con los medios audiovisuales. Para demostrar que no estaban en Colombia en la fecha en la que los testigos aseguran haberlos visto, aportaron al proceso un video que ya los técnicos han descalificado por la forma evidentemente burda con la que fue editado.

Los abogados de la defensa aseguran que es un juicio sesgado por intereses políticos, y que los acusados se han visto gravemente perjudicados por el nuevo orden mundial: "Serán utilizados como conejillos de Indias de ese experimento de guerra global contra el terrorismo", aseguró uno de ellos.

Sorry. Pero la Fiscalía ha entregado una cuidadosa y muy completa colección de pruebas con la que respalda su resolución de acusación. La Procuraduría también ha pedido la condena del trío.

Ahora la última palabra la tiene el juez. Es de esperarse que, evaluadas las pruebas, esta historia no termine como empezó: como un inocente picnic. O que de verdad, los de las Farc terminen ahora todos hablando inglés.

ENTRETANTO. Los columnistas ya dejamos descansar al ministro Fernando Londoño. ¿No es justo que ahora el ministro Fernando Londoño nos deje descansar a

los columnistas?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com