Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2019/02/07 22:36

    De República Dominicana a Panamá

    Colombia en 1965 apoyó la invasión de los Estados Unidos a República Dominicana y en 1989 rechazó la que realizaron a Panamá.

COMPARTIR

En medio de la confusa situación que se presentó en República Dominica después del asesinato del “Generalísimo” Trujillo en 1961, hubo dos presidentes.

Como consecuencia, en uno de los más criticados capítulos de la política exterior contemporánea, en abril de 1965, 42.000 soldados norteamericanos invadieron a la República Dominicana. Fueron sustituidos después  por una “Fuerza de Paz” (FIP) enviada por la OEA con contingentes de Brasil, Honduras, Paraguay, Nicaragua y El Salvador, todos regidos por dictaduras militares,

La resolución de la OEA sobre la creación de la “Fuerza de Paz” fue apoyada por Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Haití, Nicaragua, Panamá, Paraguay y por la misma República Dominicana, ya que uno de los presidentes había pedido la intervención militar. México, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay se opusieron y Venezuela se abstuvo.

La misión de la FIP era nominalmente la el detener la violencia generada por la confrontación entre los dos bandos, impedir que el país se convirtiera en una “segunda Cuba”, “restaurar los procesos constitucionales para bien del pueblo dominicano” y como de costumbre, “proteger la vida de los diplomáticos y nacionales norteamericanos residentes en el país”.  La invasión generó más de mil muertos.

La Asamblea General de la OEA en su cuadragésimo-sexto período ordinario de sesiones celebrado en Santo Domingo, aprobó el 16 de junio de 2016, una resolución de desagravio a la República Dominicana, por haber otorgado la Organización su aval a la intervención norteamericana.

En la resolución AG/DEC.94 la Asamblea, teniendo en cuenta que los “acontecimientos de abril de 1965 (o sea la invasión) produjeron perturbación y luto, además de indignación y que son todavía fuente de desasosiego para el pueblo dominicano” y después de “lamentar la pérdida de vidas humanas y expresar al pueblo dominicano las condolencias de la Organización”, decide “Desagraviar al pueblo dominicano por las acciones de abril de 1965”. Aunque la resolución no tenía ningún efecto práctico, reflejó el sentimiento del país más de medio siglo después.

En 1989, cuando se produjo la invasión norteamericana a Panamá, la OEA no avaló la acción militar, no obstante que Noriega había manipulado el resultado de unas elecciones en las que el ganador fue el opositor Guillermo Endara. Además de las fuerzas norteamericanas de tierra, mar y aire que se encontraban estacionadas en Panamá, más de 25.000 soldados procedentes de los Estados Unidos participaron en la operación. Cerca de 4000 personas murieron.

Colombia con los demás países del llamado Grupo de Río, México, Venezuela, Brasil, Argentina, Perú y Uruguay lideró la oposición a una resolución de la Organización respaldando la acción militar, no obstante que el nefasto general Noriega, daba refugio a los capos colombianos del narcotráfico y que tanto él como los miembros de la Guardia Nacional, estaban involucrados en la producción y el tráfico de drogas. Ciertos sectores criticaron la posición que Colombia había tomado y sostuvieron que debíamos haber estado al lado de los Estados Unidos.

Olvidaron, como dice el adagio que algunos adjudican a un “filósofo” de Buga, “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”.

(*) Profesor de la facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la universidad del Rosario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1920

PORTADA

¿Por qué salvar a la JEP?

Si el gobierno objeta la Ley de la Justicia Especial para la Paz (JEP) les daría un golpe mortal a la justicia transicional y al acuerdo de paz. De hacerlo, el gobierno de Iván Duque entraría en un profundo choque con el Congreso, la Corte Constitucional y la comunidad internacional.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1920

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.