Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1994/09/26 00:00

    EL ARRANQUE

    Es generalizada la opinión de que el nuevo gobierno arrancó bien.

COMPARTIR

ESTAMOS AL BORDE DEL PRIMER MES DEL nuevo gobierno. Nuevo gobierno que, dicho sea de paso, como lo dijimos en alguna columna anterior, arrancó con banderazo en contra, no sólo por el reto de reemplazar a uno de los presidentes colombianos más populares del siglo, sino por el deber de despejar la niebla de los narcocasetes, divulgados profusamente por los medios y fallados aceleradamente por la Fiscalía.

Es generalizada la opinión de que el nuevo gobierno arrancó bien. A los pocos días de la posesión de Samper, el drama de los narcocasetes había pasado, y la manera de será del nuevo Presidente, jocoso, amable, divertido, empezó a ganar el terreno perdido durante buena parte de la campaña. De manera que, si fuéramos a hacer un balance, este resultaría, más o menos, de la manera siguiente:


Bueno: la forma acelerada como el nuevo gobierno comenzó a poner en marcha sus promesas de campaña, y a concretar el discurso de posesión de Samper.

Malo: las campañas, tanto la samperista como la pastranista, resultaron en todo momento conceptualmente pobres y cortas de propuestas. Si es cierto que ya comenzaron a aplicarse todas las propuestas de campaña, harán falta grandes dosis de imaginación para entusiasmar al país cuando acabe la actual luna de miel.

Bueno: el énfasis en "lo social" ha tenido un formidable efecto de demostración para el nuevo gobierno. A diferencia del anterior, que le invirtió millones de pesos al mismo tema sin que el país realmente se lo creyera o se lo reconociera, a Samper sí se lo creen. Este punto constituye el gran respiro de la nueva administración en relación con la anterior.

Malo: alguien me comentaba que el enfasis en "lo social", por lo menos en lo que al sector de la educación se refiere, solo radica por el momento en aumentarle los sueldos a los maestros. Ojalá el dinero del énfasis en "lo social" en otros sectores no se vaya por el mismo desagua

Malo: en varios aspectos económicos este gobierno está pagando la misma primiparada que pagó el anterior. Pero es curioso que eso le suceda al ministro Perry, quien después de ser acucioso vigilante y crítico de las políticas de Hommes, terminó cayendo recién posesionado en la trampa que tanto criticó: el intento de gobernar las tendencias de la economía a punta de decisiones administrativas. Hommes subió en una oportunidad por decreto las tasas de interés para restringir el crédito, y logró con ello que el país se inundara de dinero extranjero. Perry regañó a voces a los bancos y los instó a restringir la cartera, lo que producirá necesariamente el mismo efecto que Hommes tuvo que corregir cuando todavía era primíparo en el gobierno.

Malo: en la misma línea, la medida de prohibir la inversión extranjera en finca raíz solo producirá una seña muy mala sobre Colombia hacia afuera, al desorientar al inversionista extranjero. Si de veras se quiere combatir el lavado de dólares, es imprescindible asustar a los bancos para que se porten bien y controlen el origen de sus depósitos, y además, reforzar la labor de vigilancia de la Superintendencia Bancaria. Lo demás son paños de agua tibia.

Bueno: frente a las pésimas relaciones con los órganos de la justicia que dejó el gobierno anterior, este gobierno arrancó afianzándolas.

Malo: las declaraciones de Serpa sobre el tema más complicado que tiene el actual gobierno entre manos: la guerrilla. Ni propone nada, ni mejora nada, ni aclara nada.

Bueno: las declaraciones de Carlos Holmes Trujillo sobre el mismo tema. No lo he oído, hasta el momento, decir una sola bobada, o insensatez, o promesa incumplible.

Malo: que a pesar del acierto de haber puesto a Holmes Trujillo al frente del tema de la guerrilla, no existe una sola propuesta para salir del atolladero en el que estamos. Es cierto que Samper puso un plazo de 100 días para diseñar su política de paz. Pero me parece que los 100 días habría podido tomárselos antes de que comenzara el gobierno, y no después cuando se abre un peligroso compás de espera en el que la guerrilla tendrá tiempo para encontrar la manera de llegar fuerte a una mesa de negociaciones, si es que llega a haberla, o de seguir fuerte en la guerra, si como es previsible, ésta continúa.

Bueno: la forma como el ministro de Defensa, Fernando Botero, afrontó el tema espinoso de la violación de los derechos humanos por parte de las fuerzas del orden. Cuando salió por la televisión, y dijo que era cierto, cuando todo el país pensaba que continuaría la tradición de negarlo, dimos un paso muy importante hacia la solución de este problema y el "desempeoramiento" de nuestra pésima faena en el exterior.

Bueno: nombramientos inteligentes que no se hacen pagando favores políticos, como el del jurista y profesor universitario Ramiro Bejarano en la dirección del DAS. Su designación es un buen argumento para los que sostienen insistentemente que los largos años que Samper duró en campaña presidencial lo convierten en el más grande deudor de favores políticos de la historia de Colombia.

Bueno: en el escaso mes que este gobierno lleva marchando, ha demostrado no ser dogmático, y más importante aún, ha tenido la valentía de no aplicar la estrategia "espejo retrovisor" cada vez que se le hace alguna crítica. Esta estrategia consiste en que toda la culpa la tiene el que venía detrás. No he visto el primer caso de un funcionario de este gobierno ejercitándola.

Malo: la soberbia de pedir prestados algunos cuadros del tesoro nacional colombiano para decorar recintos privados de la Casa de Nariño.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.