Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2018/03/03 22:15

    Lo que está en juego

    Es bastante probable que al próximo Congreso le toque llevar sobre sus hombros el pesado lastre de ser uno de los Congresos que menos representa a los colombianos.

COMPARTIR

Estas próximas elecciones legislativas del 11 de marzo podrían ser las menos votadas en los últimos 15 años, según Sed Nova, una compañía de consultoría política que realizó un estudio estadístico cruzando varias variables sobre cómo podría quedar conformado el nuevo Congreso.

En las elecciones de 2014, la votación fue cercana al 43 por ciento, cifra que ajustada al censo actual representa

15 .700.000 votos. Restándoles los votos nulos y los no marcados, el número de votantes válidos para las elecciones legislativas de 2014 fue de 13.350.000, una cifra que en su momento fue considerada como la más baja de América Latina.

Le recomendamos: Los amigos de Uribe

Para estas elecciones, según el estudio de Sed Nova, la votación podría reducirse aún más y ser de 12.500.000 votos válidos, lo cual representaría solo el 40 por ciento de los colombianos aptos para votar. En otras palabras, es bastante probable que al próximo Congreso le toque llevar sobre sus hombros el pesado lastre de ser uno de los Congresos que menos representa a los colombianos.

Pero no solo el próximo Congreso podría ser uno de los más ilegítimos en nuestra historia reciente, sino que puede también llegar a ser el menos democrático. Según el estudio de Sed Nova, los partidos que crecerían serían los de la derecha, mientras que los de centroizquierda decrecerían considerablemente.

El Centro Democrático pasaría de 21 senadores a 24, destronando al Partido de la U como primera fuerza electoral en el Congreso, y le seguiría Cambio Radical, el partido de Germán Vargas Lleras que pasaría de tener 9 escaños en el Senado a 14.

El partido más golpeado de la Unidad Nacional sería el Partido de la U, que perdería 6 curules en el Senado y se ubicaría incluso por debajo del Partido Conservador -que de 18 pasaría a 17 curules- y del Liberal -que de 17 podría quedar con 16-.

El Polo y los verdes que hoy ssuman diez senadores serían los más afectados con este posible fortalecimiento de la derecha en el Congreso. El partido de Claudia López y de Navarro Wolff con 5 senadores podría aumentar 3 escaños, y su lista encabezada por Mockus podría ser la segunda más votada después de la del Centro Democrático, con cerca de 200.000 votos, cifra bastante alejada del millón y medio de votos que Sed Nova piensa que podría obtener Álvaro Uribe como cabeza de Senado del Centro Democrático.

Puede leer: O cambiamos o nos cambian

En cuanto al partido del Polo, el estudio muestra que las probabilidades de que el partido de Robledo no logre pasar el umbral son muy altas, caso en el cual sus cinco curules pasarían a ser ocupada por los partidos de derecha que concentran mayores votaciones. Y si se cumple el vaticinio de que las listas de Petro tampoco verían la luz, el próximo Congreso se enfrentaría a la paradoja de ser no solo el primero en recibir a las Farc en la política, sino en el Congreso menos pluralista y menos democrático de los últimos tiempos.

Se desactivó una guerra de más de 50 años, pero no se democratizó la política, y la razón para que las cosas hayan seguido igual es muy simple: a ninguno de los grandes partidos -me refiero a La U, Cambio Radical, Centro Democrático, el Partido Liberal y el Conservador- les interesa abrirse el juego a los movimientos nuevos ni a los partidos pequeños. Por eso fracasó la reforma política; porque cualquier democratización de la misma es vista por los caciques como una amenaza que les resta privilegios.

Le puede interesar: Píldoras contra la moralina

Y como la política no se pudo cambiar, quedó en manos de los mismos: es decir, quedó reservada para hijos de caciques y para las esposas e hijos de parapolíticos que son los que tienen el poder que da don dinero para llegar al Congreso. Por eso los candidatos que más opción tienen de llegar al Congreso son los que mueven el voto clientelista que poco le dicen a los miles de apáticos cuidadanos. Si la política no cambia, el Congreso se va a convertir en el orangután con sacoleva de que hablaba el maestro Echandía. Por eso es tan importante votar en estas elecciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.