Home

Opinión

Artículo

opinión

Jorge Enrique Vélez, columnista invitado
Jorge Enrique Vélez, columnista invitado. - Foto: SEMANA

En los órganos de control está el rumbo de Medellín

La actuación de la administración que encabeza Daniel Quintero, hace ya un poco más de tres años, no es para nada ejemplar de acuerdo a diferentes denuncias. “El que nada debe nada teme”.

Por: Jorge Enrique Vélez

Fueron muchos los lectores de la pasada columna que quedaron atónitos con lo que denunciamos sobre lo que está ocurriendo en Medellín con el alcalde Daniel Quintero. Muchos de ellos me preguntaron si conocía las denuncias puntuales que están en manos de la Fiscalía, Procuraduría y Controlaría, sumadas a las de la Personería de Medellín y otros órganos de control en la capital paisa.

Con relación a las actuaciones e investigaciones que están adelantando estos órganos de control con implicaciones penales, fiscales y disciplinarias al alcalde de Medellín y los miembros de su administración, me di a la tarea de hacer algunas averiguaciones para complementar la información que ya conocieron ustedes en la columna anterior de las cuales tengo que destacar la diligente investigación y el accionar bien fundamentado que ha hecho el movimiento ciudadano Todos por Medellín.

Este movimiento es una veeduría ciudadana que ha hecho un trabajo juicioso, minucioso y bien documentado que les ha permitido presentar denuncias que, en su mayoría, por no decir todas, lastimosamente, no tienen avances significativos en las instituciones donde se han radicado; me imagino que es por la gran cantidad de trabajo que tienen, si partimos de la buena fe.

Sin embargo, es importante resaltar el hecho que ahí están radicadas y se está ejerciendo una presión ciudadana muy fuerte para lograr ver los avances que, una ciudad como Medellín, merece.

Una propuesta y una alternativa, ante tanto retraso en las investigaciones, puede ser que estos órganos de control nombraran comisiones especiales para sacarlas adelante, y que los medellinenses conozcamos cuál es el resultado de estas, todo por el bien de la ciudad. Solo de esta manera podremos recuperar la confianza en la Alcaldía de Medellín, ya que por las actuaciones de la actual administración encabezada por Quintero Calle, está completamente cuestionada.

Qué bueno que la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría establecieran un grupo élite para abordar todas las denuncias, ya radicadas, por la veeduría Todos por Medellín y la ciudadanía en general. Sé que esto es posible porque, por una experiencia propia que tuve cuando fui Gobernador (e) de La Guajira, establecimos este mecanismo trabajando en equipo con los órganos de control. Esto dio como resultado unos golpes contundentes a un flagelo que estaba enquistado en las administraciones de ese departamento y que hoy Medellín lo requiere con la misma urgencia antes de que destruyan nuestra ciudad.

Acá les voy a enumerar las principales denuncias ya radicadas de carácter penal en la Fiscalía General de la Nación por la veeduría Todos por Medellín.

  • Celebración indebida de contratos en los arrendamientos temporales de Isvimed- Cis. Para entregar subsidios de arrendamiento a población vulnerable.
  • Celebración indebida de contratos de mantenimiento de zonas verdes entre Metroparques y Reforestadora Líbano. En donde se invitaron a licitar a tres empresas de la misma familia. Las cuales acordaron cómo presentarlas para ganar el contrato.
  • Falsedad de documentos en el nombramiento del gerente de EPM de Alejandro Calderón Chatet, el cual, el mismo alcalde de Medellín, revocó por lo evidente de la situación, donde se detectaron inconsistencias en los títulos informados por el gerente revocado.
  • Interés indebido de contrato interadministrativo por más de $21 mil millones entre Inder y Metroparques, en donde se utilizó dinero de presupuesto participativo, contratando la empresa Cyan Eventos para la realización del mismo.
  • Constreñimiento al sufragante. Se utilizó una aplicación para la recolección de datos con fines electorales y suscripción de contratos de prestación de servicio. De esto se beneficiaron un actual embajador de Colombia en un país centroamericano y un subgerente del Inder que hoy es parlamentario.

En denuncias de carácter disciplinario:

  • No publicación en el Secop. (obligación por ley de subir a una plataforma de internet todas las invitaciones a contratar y la documentación de cada licitación o contrato que suscriba cualquier entidad pública) por parte de Metroparques. Se configura como culpa grave.
  • Celebración de mantenimiento de zonas verdes con el municipio de Medellín - consideradas faltan gravísimas.
  • Celebración con irregularidades con los contratos de buen comienzo. Consideradas faltas gravísimas.

Como pueden observar, amigos lectores, la actuación de la administración que encabeza Quintero, hace ya un poco más de tres años, no es para nada ejemplar de acuerdo a estas y otras denuncias que hemos complementado en esta columna. Es perentorio que los órganos de control del ámbito nacional y local, avancen en las investigaciones ante las denuncias instauradas, están en mora de tomar decisiones.

Es claro que avanzar en una investigación no significaba, per se, la culpabilidad el alcalde ni de sus funcionarios, pero sí dejan un mar de dudas que no es bueno para una administración que entra, a partir del primero de enero, a su último año con un desprestigio bastante marcado.

Debe ser el mismo alcalde quien solicite a estos entes de control agilizar las respectivas investigaciones, no solo por el bien de él y su administración, sino de la ciudad y todos sus habitantes. Debe actuar contrario a lo que está haciendo al lanzar todas sus bodegas en las redes sociales para quitar y diezmarle la importancia a estas contundentes denuncias.

Alcalde Quintero, como decían los abuelos, “el que nada debe nada teme”; si usted demuestra, como esperamos todos los medellinenses, que todas estas denuncias son malas interpretaciones de sus actuaciones y las de sus funcionarios, no dude que yo seré el primero en hacerle el respectivo reconocimiento público a las decisiones de los órganos de control.

Eso sí, si los resultados demuestran actuaciones contrarias a la ley, no tenga la menor duda de que entre todos los medellinenses, no solo le vamos a hacer una sanción moral y pública sin precedentes, sino que nos vamos a encargar de encaminarnos en la tarea de no volvernos a equivocar eligiendo a gobernantes como usted y sus aliados, que, haciendo de lo público sus propios negocios, están llevando a Medellín a la ruina.

En manos del Fiscal General de la Nación, doctor Barbosa, de la señora Procuradora, Cabello, y del Contralor General, Rodríguez, está el presente y el futuro de Medellín. Tenemos toda la confianza en ustedes para que tomen las decisiones en derecho y nos ayuden a salvar Medellín del hampa y la corrupción.