Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2002/07/08 00:00

    Entre la negociación y la guerra

COMPARTIR

El día de su elección, Alvaro Uribe Vélez dijo que buscaría la mediación internacional de Naciones Unidas para abrir de nuevo un camino de diálogo y negociaciones con la insurgencia. El anuncio sorprendió a muchos y preocupó a otros tantos. De hecho, el concepto de mano firme fue el énfasis de toda su campaña y no hay duda de que, en lo fundamental, es la explicación de su amplísima victoria y su ascenso al poder.

La vehemente defensa del proyecto de seguridad democrática, en el contexto de una inusitada polarización, hizo que muy pocos entendieran que, en su idea de gobierno, Alvaro Uribe también asume la solución negociada al conflicto armado como una posibilidad vigente, obviamente, bajo presupuestos y estrategias diferentes, en una situación también diferente.

Estamos hablando de un contexto de profunda frustración en el tema de la paz; de creciente degradación, barbarie y terrorismo en las acciones armadas; de crisis social y económica y de complejos factores externos. Por lo demás, el fracasado proceso de paz con el ELN y las Farc no son un legado sino un extenso inventario de todo lo que no debió hacerse y no se puede repetir, lo cual se resume en que el gobierno tuvo mucha voluntad y ninguna estrategia, mientras a la guerrilla le faltó voluntad, pero le sobró estrategia.

Al buscar la mediación de la ONU y nombrar a Luis Carlos Restrepo como Alto Comisionado de Paz, el presidente electo ha tomado la iniciativa política en materia de paz. Está demostrada la necesidad de la mediación y verificación internacional y nadie más indicado para ese papel que la ONU, cuya primera gestión debería estar en la concreción de un cese al fuego y de hostilidades o un acuerdo global sobre derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario. Pero la mediación está sujeta a la aceptación de una guerrilla que aún cree en la victoria militar.

Un nuevo proceso de paz no está a la vuelta de la esquina. Y mientras logra tomar forma creíble, mediante lo que Uribe llama "diálogo útil y negociaciones serias", habrá un tiempo en el que los desarrollos militares serán los que definan el momento, los tiempos, la agenda y la propia naturaleza de la negociación, en el sentido de si se trata de una desmovilización con garantías políticas, un proceso de reformas estructurales, o incluso, un acuerdo sobre redistribución del poder.

No hay que llamarse a engaños: en la actual coyuntura, y durante un buen tiempo, la posible negociación política y los resultados militares no serán conceptos divergentes sino complementarios.



* Ex militante del M-19 y analista
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.