opinión

Lucia Bastidas
Lucía Bastidas - Foto: SEMANA

Evasión y colados = robo a los bogotanos

Insisto que evadir es un robo al Sistema, que cerró 2021 con déficit de $2,48 billones de pesos, y perder mensualmente, bien sea entre $15.000 o $38.500 millones de pesos por evasión, es un perjuicio económico para el SITP y las finanzas del Distrito, que podría destinar dichos recursos a cubrir este déficit.


Por: Lucía Bastidas

La evasión en el pago del pasaje del Sistema Integrado de Transporte Público – SITP, en sus componentes troncal y zonal, es un factor que impacta la calidad del servicio y las finanzas. Es un fenómeno que parece aumentar y el cual el Distrito deberá pagar.

Transmilenio se ubicó como el principal medio de transporte para los ciudadanos en la capital del país, el 29 % de los encuestados por Bogotá Cómo Vamos, en su reporte virtual “Mi Voz mi Ciudad” (noviembre de 2021), señalaron utilizar este sistema a diario. El panorama hoy, es un Sistema con un déficit millonario acrecentado por diferentes aspectos dentro de los cuales la evasión es uno de ellos.

Se estima que la evasión total del componente troncal es del 15.36 % (de 100 usuarios que utilizan el sistema aproximadamente 15 evaden el pasaje) y que el 10.45 % lo realiza a través de los torniquetes y el 4.91 % por otras entradas (Puertas y demás accesos a la estación o portal). Si este porcentaje se desagrega por días de la semana, se evidencia que la proporción de evasores aumenta los fines de semana: los domingos y festivos sube a un 25.21 % y los sábados al 16.42 %.

Según el grupo de Sostenibilidad Urbana y Regional (SUR) de la Universidad de Los Andes, en un estudio publicado sobre la evasión de la tarifa en 2021, en promedio el problema llegó a 15,4 % colados diarios de lunes a sábado, los domingos la cifra aumenta al 25,2 % lo que representa 2 millones de colados por semana, datos que coinciden con la cifra oficial de TransMilenio de 2018.

Desde hace 4 años, la Administración Distrital no ha actualizado la línea base, ni ha levantado la línea base de evasión en el Componente Zonal. La información disponible nos permite inferir que las finanzas del Sistema en el troncal tendrían pérdidas semanales de $5.000 millones de pesos, esto si se multiplica el valor del pasaje (a la fecha del estudio de los Andes, agosto 2021) de $2.500 pesos en el troncal, con el número de colados promedio por semana que eran dos millones.

De acuerdo con la Veeduría Distrital las pérdidas mensuales del Sistema entre 2020 y 2021 serían de más de $15.000 millones de pesos por los colados. También señalaron que se han impuesto en lo corrido del año 29.912 comparendos por evadir el pago del pasaje, mayo el mes que más se impusieron comparendos (8.646) y la semana del 25 de abril y 1 de mayo, hasta ahora, es la semana de mayor imposición de comparendos (3.024). Sin embargo, no es una medida suficiente porque menos del 10 % de esos comparendos se pagan.

Otras voces estiman que la evasión actual está entre el 30 % y el 40 %. Esto nos deja en un escenario incierto para la adecuada planeación de rutas, buses y frecuencias. En abril de este año se presentaron 36.320.857 validaciones en el Componente Troncal, que en realidad serían 60.534.762 validaciones si no tuviéramos una evasión tan significativa. Esto representa, en un mes con estacionalidad, una pérdida aproximada de $64.000 millones de pesos, dinero que serviría para disminuir el déficit del sistema e incluso para la mejora del servicio.

Insisto que evadir es un robo al Sistema, que cerró 2021 con déficit de $2,48 billones de pesos y perder mensualmente, bien sea entre $15.000 o $38.500 millones de pesos por evasión, es un perjuicio económico para el SITP y las finanzas del Distrito, que podría destinar dichos recursos a cubrir este déficit. Si bien esta administración se trazó, en el Plan de Desarrollo Distrital, la meta de reducir 2 puntos porcentuales esta línea base, lo cierto es que a la fecha no se sabe con certeza cuántas personas están ingresando al SITP sin pagar el pasaje.

Y la evidencia en las estaciones, portales, buses y medios de comunicación es que este fenómeno en vez de disminuir, ha aumentado. Abordar el problema de la evasión debe darse desde sus diferentes dimensiones, actualizando las cifras de la línea base para contar con datos reales a hoy, en los componentes troncal y zonal. La evasión y la elusión deben ser parte permanente de la agenda de ciudad, entendiendo que Evasión es Robo al Sistema y a los bogotanos.