Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2018/09/13 00:06

    Ganar elecciones

    Se equivocan quienes han visto en los 11,7 millones de votos de la consulta anticorrupción, una especie de “mandato popular” dirigido a la clase política tradicional de Colombia.

COMPARTIR

La mayoría de los políticos colombianos no creen en la democracia. Son, por el contrario, autoritarios. No creen en simbolismos y “mandatos populares”. Les importa un comino lo que la gente piense. Las señales de los votantes se las pasan por el forro. Son tacaños. Les gusta gastar el dinero de los demás. Viajan por el país y el exterior a costillas de los contribuyentes. Usan a los diplomáticos como guías turísticos y para ir de compras en las tiendas de rebaja. Los más brutos roban de frente. Los más instruidos roban a través de artimañas. Consideran a la política como un negocio rentable. Perciben a la cárcel como un gaje del oficio. La reputación y lo que piensen los vecinos les trae sin cuidado. No tienen ni la menor idea de lo que es el decoro. Cuando sienten pasos de animal grande hablan de “persecución” o “venganza”.

Se equivocan quienes han visto en los 11,7 millones de votos de la consulta anticorrupción, una especie de “mandato popular” dirigido a la clase política tradicional de Colombia. No hay un sólo político en el país como los descrito en el párrafo anterior, que se trasnoche por los tales “mandatos populares”. Esta clase de políticos viven en un medio ambiente autónomo que se localiza en las antípodas de la ciudadania. La ciudadanía va por un lado y ellos van por otro. Pierden el tiempo quienes guardan la esperanza de que esta clase de políticos puedan ser redimidos. No hay tal. La única manera de redimir a estos personajes es derrotándolos en las urnas. Difícil pero no imposible. En las legislativas de marzo las fuerzas alternativas y oposición les quitaron las curules a algunos de estos granujas.

El pacto o las leyes anticorrupción son papel mojado en Colombia. No vale la pena seguir con la comedia. La honestidad no se pacta. La honestidad es un listón de valores individual y social. Las sociedades honestas no requieren de pactos ni leyes para ser lo que son. La única vía para debilitar la profunda y extensa cultura de la corrupción arraigada en Colombia es ganando elecciones. Reemplazando a los corruptos por gente nueva y sana. Ejerciendo el poder a largo plazo en lo local, lo regional y nacional con el fin de extirpar a las factorías de corrupción. Las pasadas elecciones legislativas y presidenciales arrojaron resultados significativos para los ciudadanos que aborrecen las prácticas corruptas. En 2019 hay una nueva cita electoral.

Mientras unos se ocupan del pacto y las leyes anticorrupción, un fantasma con la manta tintada recorre los pasillos del Palacio de Nariño: los bonos Carrasquilla.  

Mientras, la extrema derecha sigue hundiéndose en Latinoamérica: Tony Saca, expresidente de El Salvador (2004-09) por el partido ultraderechista Arena, fue condenado a prisión por desviar trescientos millones de dólares. Saca aceptó, junto con cinco de sus colaboradores, haberse enriquecido con el dinero público. La sentencia lo obliga a devolver lo robado.  

En Twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: En el puente: a las seis es la cita

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1907

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.