Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/06/09 00:00

    Gracias al mundial (Por Fabio Parra Beltrán)

COMPARTIR

No es que no me guste lo nuestro, pero el control de mi televisor sólo tiene programado Citytv y Señal Colombia y cuando quiero distraerme prefiero recurrir a los canales internacionales o a una película. Nuestra anodina televisión, célebre por sus realities y sus novelones, que están a todas horas por todos las cadenas, celebrando a carcajadas o llorando el sufrimiento de los que entregan su vida para deleite de los espectadores que muy cumplidos se sientan a votar por el dueño del Factor X, o el mejor bailarín o el Robinson o el Protagonista de Novela como fue en otra temporada. Todo lo que hace la gente por unos pesitos. Y sumado a las novelas de niñas pobres y galanes ricos, se aclara el espejo de la mediocridad que somos, reflejo de toda una nación, al igual que el fútbol que practicamos, por que el balompié es la vida expresada tras una pelota. Vivimos el fútbol intensamente y aplaudimos a nuestros equipos y sufrimos sin importar el bajo nivel de todos los clubes. Con esa radiografía del país se entiende porque el regular fútbol que tenemos no merecía ir al mundial.

Sin embargo, un grupo de colombianos encabezado por los tenores que se creen referentes y maestros del periodismo deportivo están presentes desde Alemania para trasmitir la justa mundialista. El pueblo germano está soportando a esos señores y sus equipos de trabajo que trasmite desde cualquier esquina, invadiéndole el tiempo de descanso a los jugadores, irrespetando las ruedas de prensa haciendo preguntas tontas, sacando informes debajo de la manga, inventando palabras, creyéndose mejores técnicos que Pekerman y Parreira, celebrando cada jugada, cada gol, cada movimiento de Argentina y Brasil, por que ellos ya lo han dicho: los dos equipos suramericanos son Colombia en el mundial.

Que bueno que así sea, que bueno que por un mes podamos ver buen fútbol, robándole espacio a las novelas de quinta, los realities de sexta y las secciones de farándula fuera de categoría. Que gracias al mundial despejemos la mente apendejada por la caja estúpida que de apoco le gana la partida a la educación y la cultura; que apreciemos la rica cultura alemana y la de los países competidores que reflejarán lo que son tras el balón que llevará sólo a un equipo a la gloria.

Yo soy un hincha más, creyente de que éste será el mundial de Ronaldinho, Kaka, Riquelme y Messi y de que Alemania no llegará muy lejos por sus propios medios en esta competición. Y si me preguntan quien será el campeón, los ojos me brillan, se acelera el corazón y digo emocionado “Póngase de pie, ahí va la Argentina”. Lo mío no es fanatismo de un mundial, es cuestión de culto y de haber aprendido a querer el fútbol gaucho desde mi más tierna infancia cuando recuerdo algunos goles a Valdano, Ruggeri y Maradona levantando la Copa como campeones del mundo. Eso no se olvida y marca a quien ame el fútbol, tal como me lo enseñó mi padre, por eso espero que la banda de Pekerman se traiga la tercera. Y si no son ellos que sea el que sea, pero lo importante es vivir el mundial y a los interesados en ir al próximo, aprender de fútbol y dejar de hacerle caso a los tenores y a la caja estúpida que nos está esclavizando. De ahí que por ahora no comparta, ni sienta a la pobre selección Colombia y menos el triste rentado nacional en el que hay estadios al que sólo van los jugadores y los árbitros, en un campeonato que se gana en los escritorios y una selección escogida por los dueños de los jugadores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.