Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2000/11/20 00:00

    La disyuntiva

    En Bogotá no compiten Mejía y Mockus, sino dos modos contrarios de entender el bien público.

COMPARTIR

Hay dos maneras de entender el bien público. Como una suma de bienes individuales. O como una forma de organización donde todos ceden para que todos puedan ganar más.

El encanto y la fuerza de María Emma Mejía consisten en creer y en defender la primera idea. El encanto y la fuerza de Antanas Mockus consisten en creer y en defender la segunda idea. Y de este hecho tan sencillo se desprenden, una tras otra, sus diferencias de fondo y de estilo.

Comencemos por el fondo. ‘Prosperidad ante todo’ es el nombre del programa oficial de María Emma. El de Antanas se llama ‘Bogotá culta y productiva con justicia social’. El primer título promete y el segundo esboza una hipótesis; el uno anuncia resultados y el otro sugiere prioridades; el primero suena a campaña y el segundo a gobierno. Y este contraste se reitera al comparar las 20 páginas de cada documento, o las respuestas de uno y otro candidato a cada una de las preguntas formuladas durante los debates.

Mejía dice que se diferencia de Mockus en su habilidad para “solucionar conflictos urbanos” y su “énfasis en lo social”; Mockus dice que se diferencia de Mejía en su “firmeza” y en que “tanto los poderosos como los débiles tendrán que respetar las normas”. Antanas pisará callos “fuertemente y de todo mundo”; María Emma no pisará callo alguno (su afirmación textual: “El callo más importante será con la generación de empleo”). Mockus cobraría alumbrado y peajes; Mejía pediría más subsidios a la Nación. El derribaría cerramientos, cerraría El Campín y talaría más árboles; ella no. El vendería la ETB; ella la arrendaría. Ella le devolvería la plata a los ediles; él no. Ella buscaría una “coalición de gobierno”; él “no sobornaría a los concejales”. Ella nombraría “sin desconfianza”; él buscaría colaboradores “transparentes”. Ella duplicaría el pie de fuerza policial; él no sabe de dónde saldrían los recursos. El intervendría el Country, Los Lagartos y quizás el Cantón Norte; ella, con esa plata, “pagaría el funcionamiento del Hospital La Victoria”. Ella crearía el Fondo de Inversiones para el Empleo y él “apoyaría el programa de formación de jóvenes hacia el trabajo”. Ella extendería el grado cero a los niños más pobres, renovaría los grados 10 y 11 y abriría más sedes universitarias; él mejoraría la evaluación del sistema educativo y seguiría formando cultura ciudadana…

Las diferencias de estilo son sólo un corolario de aquellas concepciones encontradas. En María Emma brillan el don de gentes, la disposición de oír a todos y no hablar mal de nadie, el manejo de las cámaras, la respuesta pronta, la actitud conciliadora y el paso fácil de uno a otro padrinazgo político. En Antanas brillan la capacidad analítica, la independencia intelectual y personal, las respuestas abstractas, el manejo de símbolos, la actitud pedagógica y la dificultad para transar.

Pero, más que virtudes o defectos personales, los que se encuentran son dos proyectos de ciudad: ciudad-reparto o ciudad-ciudadana, la urbe como botín o como ágora, como trama de intereses privados o como espacio de construcción colectiva. Detrás de María Emma viene en puntillas el viejo país: los mismos clientelistas, los mismos monopolistas, los mismos sindicalistas y el mismo promeserismo ocultos tras su rostro amable, su personalidad cautivadora y su ‘independencia’ de última hora. Detrás de Antanas habría de cerrar filas todo el nuevo país, comenzando por los candidatos que están de su mismo lado: Gómez Serrano, Clopatofsky y Jaramillo, al lado de los concejales que necesitamos en vez de los Dimas y los Telésforos; gentes como Bruno Díaz, Juan Carlos Flórez, Efraín García, Carlos Fonseca, Fernando Rojas, Diego Molano y Jorge Eduardo Castro.

La recuperación política de Bogotá comenzó con Jaime Castro y el desmonte de las corruptelas del Concejo, siguió con Mockus y la cultura ciudadana, se acentuó con Peñalosa y su defensa erguida del espacio público. El próximo domingo se decide si seguimos o nos devolvemos, si en medio de este país desbaratado se mantiene o se pierde el poco espacio que hemos logrado sustraer de la piñata. Así que esta no es una elección cualquiera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com