Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/01/07 14:44

    La era del fuego

    Los desastres naturales han venido generando una gran solidaridad mundial con la causa animalista, pero han tenido que morir millones de animales para que cada día los valoremos, respetemos y amemos más.

COMPARTIR

El gobierno iraní anunció su decisión de finalizar las restricciones sobre la producción y enriquecimiento de uranio pactadas en el acuerdo nuclear firmado en 2015. A pesar de que ha reiterado que su meta no es fabricar armas nucleares, la tensión aumenta tras el asesinato de Soleimani ordenado por Trump en la vieja y conocida estrategia, tan usada en Colombia, de crear una guerra para atornillarse al poder. 

Para quienes apuestan por el Armagedón, la guerra entre EEUU e Irán es inminente. Sin embargo, la gran batalla del fin del mundo ya se está dando y cada día es peor. Se acerca el 2030, la fecha límite para aunar esfuerzos en pro del planeta, y los desastres naturales cada vez son mayores y más frecuentes. 

Los incendios son normales en ciertas partes del mundo, pero desde hace unos años han venido intensificándose. Así ocurrió el año pasado en California y el Amazonas, y hoy en Australia. “La temperatura ha venido aumentando”, se lee en la web de National Geographic. “El aire más cálido extrae el agua de las plantas y el suelo de forma más eficaz que el aire frío, lo que seca los árboles, los matorrales y los pastizales y los prepara para arder”. 

En un artículo de The New York Times se lee: “Se están desatando incendios en climas y lugares donde antes no había, por lo que las empresas de aviones cisternas están haciendo planes para un mundo que estará en llamas todo el año”. El lío es que no hay suficientes aviones para apagar los incendios del mundo. Tampoco la lluvia sirve, tal cual vimos antier en Australia. Lo más que se puede hacer es evacuar a las personas con rapidez y sufrir de impotencia al ver cómo el fuego devora las viviendas, arrasa con la vegetación y acaba con millones de animales. 

En toda esta tragedia que vive hoy la Tierra lo que a mí más me afecta, y muchísimo, son los animales. Como las imágenes de las vacas y los perros muriendo ahogados en el canal del Dique durante el invierno aquí de hace unos años. O las de los osos polares buscando comida en los basureros humanos. O las de las morsas suicidándose por falta de espacio. O los cientos de renos que murieron de hambre el invierno antepasado. El cambio climático va demasiado deprisa para los seres vivos. Los animales no pueden seguir su ritmo y son pocas las especies que se están adaptando al calentamiento global. 

No solo estamos acabando con la Tierra sino también con todo lo que en ella existe. En la isla Canguro, el hogar de los koalas, han muerto más de veinte mil de ellos, de una población total de cincuenta mil. Los que sobreviven enfrentan la falta de alimento y la destrucción de su hábitat, razón por la cual han sido declarados funcionalmente extintos. 

La muerte de tantos koalas, uno de los animales más amigables y tiernos del mundo, ¿le parten también el alma a Trump, Bolsonaro y demás fanfarrones negacionistas del cambio climático, incluyendo al Primer Ministro de Australia, que observa impávido como parte de su país es consumido hoy por las llamas? En lugar de soluciones, ellos aportan problemas inventando guerras y gastando millones de dólares en diseñar armas, incluso nucleares. La única “arma” que se necesita hoy con urgencia es una inmensa flota de aviones cisternas. 

Los desastres naturales han venido generando una gran solidaridad mundial con la causa animalista, pero han tenido que morir millones de ellos para para que cada día los valoremos, respetemos y amemos más. 

@sanchezbaute

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.