opinión

Columna de opinión Gonzalo Restrepo
Columna de opinión Gonzalo Restrepo - Foto: Archivo particular

La Lactatón, en pro de la vida

Con la Lactatón virtual que se realiza hasta el 14 de agosto en nuestro país, llevamos el mensaje salvador y protector de la lactancia, apoyados por las verdaderas protagonistas: las madres que comparten sus fotografías a través de las redes sociales, amamantando a sus hijos.


Por: Gonzalo Restrepo

El arte de la fotografía magnifica la posibilidad de resaltar detalles, contrastes o asuntos esenciales de valioso sentido; algo que la cotidianidad nos oculta, o no nos permite apreciar en su verdadera dimensión. El fotógrafo que agudiza los sentidos en su búsqueda por rescatar aquello que todos miran, entrega a través de sus obras fragmentos de historias que tiene el encanto de ser memorables. Porque al apreciarlas, tienen el poder de llevar al espectador a revivir una y otra vez, el instante registrado.

Por eso, hoy nos animamos a invitarlos a contar a través de las fotografías, una práctica naturalmente magistral como lo es la lactancia materna; ella también deja una memoria imborrable para el resto de la vida, por sus innumerables beneficios nutritivos. Esta es hoy nuestra propuesta, de manera que podamos permanecer conectados protegiendo nuestros niños y niñas, en este año en el que hemos tenido que aprender a unirnos, a pesar de la distancia impuesta por el aislamiento. Tenemos además la certeza de que hoy más que nunca, hasta en tiempos de coronavirus, un niño debe recibir la leche materna.

Con la Lactatón virtual que se realiza hasta el 14 de agosto en nuestro país, llevamos el mensaje salvador y protector de la lactancia, apoyados por las verdaderas protagonistas: las madres que comparten sus fotografías a través de las redes sociales, amamantando a sus hijos. Como lo dijo Francis Bacon, el célebre filósofo británico,  “El que da buenos consejos, construye con una mano; el que da buenos consejos y ejemplos, edifica con ambas…”. Ellas son hoy, y siempre, un admirable ejemplo a seguir. 

Las historias que se narran en estas fotos se escriben con amor, entrega y sacrificio. Al ver una imagen de lactancia, seguramente quienes la han vivido o promovido, pensarán en la sensibilidad, el esfuerzo y el compromiso reales que ello implica. Lactar es un acto de amor, el que más alimenta. Justamente por ese poder, tiene altas implicaciones de entrega incondicional y de constancia. Así que la imagen de una madre amamantando vale más que mil palabras. Porque este hecho protege a su hijo hasta los dos años o más, y podría salvar a miles de niños y niñas en Colombia.

Pero, ¿por qué la leche materna puede proteger tanto? Lo que hace este mágico producto en el organismo se puede resumir en cuatro poderes únicos: poder inmune, poder medicinal, poder nutricional, poder amoroso. Su composición o “ficha nutricional” es algo de verdadero lujo.

De ahí la cantidad de vidas que se pueden salvar a través del consumo de leche materna durante los tiempos recomendados por los expertos. La revista científica The Lancet ha dicho que son más de 823.000 los niños y niñas los que anualmente pueden salvarse en el mundo cuando reciben lactancia exclusiva durante sus primeros seis meses, y complementaria hasta los 2 años, o más.

Por esto necesitamos la Lactatón. Debido a la emergencia sanitaria en este 2020, la hacemos en un 100 por ciento virtual. Quienes en Colombia, desde el sector público y privado trabajamos por la primera infancia, estamos articulados desde la Gran Alianza por la Nutrición, para aumentar el número de niños y niñas protegidos por leche materna.

Cada foto es un ejemplo, y cada ejemplo puede significar más vidas protegidas. Los invito a sumar la suya con #Lactatón en Instagram y Twitter.