Home

Opinión

Artículo

opinión

Alejandra Carvajal Reyes Columna Semana
Alejandra Carvajal Reyes - Foto: Andrés Vargas

La manipulación: estrategia preferida del Pacto Histórico para acabar con Colombia

Las revelaciones hechas por Agmeth Escaf así lo demuestran.

Por: Alejandra Carvajal

Las últimas revelaciones realizadas por el representante a la Cámara Agmeth Escaf en él programa Vicky en Semana son más que bochornosas. Escaf prendió el ventilador y lanzó graves acusaciones contra influencers y tuiteros que se venden a cambio de dinero, boletas para conciertos, paseos y viajes, hasta donde se sabe.

Adicionalmente, Escaf contó cómo fue víctima de chantaje por parte del señor Daniel Mendoza, quien hasta donde tengo entendido es creador de contenidos televisivos y digitales.

Mendoza habría presionado a Escaf con el fin de que este favoreciera al abogado Miguel Ángel del Río, para que este último fuera elegido fiscal General de la Nación o ministro de Defensa.

Las tácticas de desprestigio y chantaje al parecer son frecuentes en el Pacto Histórico. En el pasado, la Corte Constitucional ordenó al comunicador Daniel Mendoza rectificar varios apartes de una serie web llamada “Matarife”, en la que a punta de infamias generó contenidos que no correspondían a la realidad, perjudicando así el buen nombre del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

La estrategia de Mendoza es matar el buen nombre de todo aquel que sea su objetivo, porque no es útil a sus fines. En el caso de Uribe, el móvil fue la elección de Petro. En el de Escaf, el nombramiento de uno de sus amigos como Fiscal o Ministro de Defensa. La táctica, la misma: la difamación y el chantaje.

El Pacto Histórico tiene un andamiaje bien armado con el que pretende crear olas de desinformación, siendo esta una de sus herramientas preferidas para manejar la opinión.

Ayer también se pudo conocer el contrato que le hizo Colombia Compra Eficiente a una influencer conocida como Lalis. Ella tiene contratos millonarios con esta entidad, siendo una de sus actividades el manejar su página de TikTok, la cual curiosamente no tiene ningún video subido y cuenta con tan sólo nueve seguidores.

Lalis, a quien yo no conocía sino hasta ayer, es bastante famosa en un segmento del público juvenil. Hizo campaña a favor de Gustavo Petro, por lo que dicen le estarían pagando el favor, aunque claro, eso no hay cómo demostrarlo. Llama la atención que su contrato de este año va hasta el 31 de diciembre, cuando se supone deben tener una vigencia de sólo cuatro meses.

Sorprendentemente, Colombia Compra Eficiente, respondió a través de un portavoz el día de ayer que no contaban con personal suficiente para desarrollar las labores que adelantaba Lalis. Es decir, que nadie en el personal de planta de la entidad era capaz de crear contenidos “invisibles” para TikTok.

Resulta también llamativo que dentro de sus actividades estuvo el asistir a un taller de narrativas. Como persona del común, me gustaría saber de qué tipo de narrativas están hablando , ¿será acaso de aquellas que hicieron que Petro fuera elegido presidente?, ¿ o de las mismas narrativas que utiliza el señor Daniel Mendoza?

Por ahora vemos que Lalis salió premiada con contrato, y que a Guanumen le dieron un consulado por correr la línea ética tal como pudo verse en los Petrovideos. También que están haciendo talleres de narrativa, no sabemos con qué fines.

Y que varios reconocidos influencers son pagados por políticos progresistas y miembros del Pacto Histórico, tal como lo denunció el representante a la Cámara Escaf. ¿Qué estarán cocinando?, ¿estarán planeando correr de nuevo la línea ética?

El “llamado a salir a las calles” del presidente Petro requiere de una convocatoria importante, que en parte se hace a través de redes sociales. Está probado que están pagando a los influencers para que hagan la tarea. Eso de por sí constituye un delito.

Es muy peligroso este ambiente de polarización que está generando el gobierno. Pretenden amedrentarnos y que impere el miedo. No nos dejemos manipular.