Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/08/03 00:47

    La oportunidad de Claudia López

    Que Claudia sea la candidata más fuerte a la Alcaldía de Bogotá, no solo por su trabajo como senadora, sus investigaciones y denuncias sobre la clase tradicional de la política, nos obliga a volver a esa discusión sobre el rol de la mujer en la vida política y pública, y a poner sobre la mesa la equidad de género.

COMPARTIR

La candidatura de Claudia López a la Alcaldía de Bogotá sin duda rompe con los esquemas tradicionales de la política. No solo por ser una mujer homosexual y de centro izquierda, sino porque es desafiante; alguien que además de oponerse, cuestiona, y cuestiona mucho la estructura de poder que tiene Colombia en todos sus ámbitos de participación política y de desarrollo socio-cultural. 

Que Claudia sea además la candidata más fuerte a la Alcaldía de Bogotá, no solo por su trabajo como senadora, sus investigaciones y denuncias sobre la clase tradicional de la política, nos obliga a volver a esa discusión sobre el rol de la mujer en la vida política y en la vida pública, y a poner sobre la mesa la equidad de género.

Las búsquedas de Claudia López por el poder no han sido pocas. Hace un año intentó llegar a la presidencia, aunque cedió su poder dentro de una coalición con Sergio Fajardo. Para la actual contienda electoral las cosas han sido diferentes. Ella buscó una coalición que la postulara como la mejor opción de representación política, y esa primera victoria es un indicio de progreso dentro de la sociedad colombiana; con esto se demuestra que las mujeres tienen cada vez más fuerza en la política.

No es posible entender las implicaciones de la candidatura de Claudia sin entender los profundos cambios que se han venido dando en la última decada en la política Colombiana; donde el disputado centro toma una importancia dominante tal que se convirtió en el discurso de polític@S de pensamientos totalmente diferentes. Y, donde la agenda de mujer, pasó a estar en uno de las lineas vitales de casi todos los partidos.

Se puede hablar también de un“fenómeno” creciente de los últimos años, pues la llamada “Marea Rosa” se relaciona con el progresismo latinoamericano, del que puede hablarse desde 1999 cuando por primera vez un país de América Latina tuvo una mujer presidenta, con Mireya Moscoso.

Entre 2006 y 2014, América Latina se convirtió en un referente político en representación de la mujer, pues por primera vez en la región cuatro mujeres dirigian sus países: Cristina Fernández de Kirchner, fue presidenta de Argentina entre 2007 y 2015; Laura Chinchila, de Costa Rica 2010-2014; Dilma Rousseff, presidenta de Brasil 2010-2014, y Michelle Bachelet, en Chile por primera vez en 2006 hasta 2010, y elegida de nuevo para el periodo presidencial 2014-2018.

Sumado a esto, los ejemplos de otras latitudes también son importantes. Alexandria Ocasio Cortez está teniendo un rol predominante en el Congreso Estadounidense, y en Chicago se acaba de escoger a su primera mujer alcalde además de Afro-descendiente y de la comunidad LGTBI. Así mismo, Jecinda Anders está innovando en políticas de seguridad y anti-racismo en Nueva Zelanda. 

Dentro de este panorama Bogotá tiene con Claudia una oportunidad interesante: lograr tener la primera alcalde mujer, de una familia no privilegiada, homosexual y de centro izquierda, en la historia de un país conservador como es Colombia. Claudia puede volcar toda la fuerza de esta discusión a tener una alcaldesa en la ciudad, a subirse a la vanguardia de la política global, ella es una mujer que conoce la dinámica política del país y de la ciudad, tiene una preparación admirable (acaba de terminar su doctorado) y, con toda seguridad si es elegida, generaría un espacio abierto para pensar y construir la ciudad desde nuevas perspectivas, sobre todo una que refleje la paridad entre géneros y el avance social que se necesita en este país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1955

PORTADA

Prueba de fuego

Con la caída de la Ley de Financiamiento, el presidente Iván Duque se juega su capital político por sacar adelante las reformas económicas esenciales para el país. ¿Habrá crisis ministerial?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1955

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.