Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1998/06/15 00:00

    LA TAREA DE MARRAS

COMPARTIR

Tarea difícil la que tuve que ayudarle a hacer a uno de mis hijos esta semana: "Escriba las cinco principales propuestas de dos candidatos presidenciales...".El asunto es que, de manera general, no hay ninguno que no proponga acabar con el desempleo, combatir la corrupción, hacer la paz, reducir la inflación... Pero probablemente porque esta campaña no es propiamente una de propuestas sino de principios, los candidatos presidenciales se distinguen entre sí, no por lo que proponen sino por lo que son: Serpa es el continuismo, Pastrana el cambio, Noemí el anticlientelismo y Bedoya la fuerza.
Como comprenderán, entonces, la tarea de mi hijo quedó mal hecha. No sé qué hayan inventado los demás papás, pero en lo que a este humilde hogar respecta, la tarea escolar registra que, con unas muy escasas excepciones, todos los candidatos proponen lo mismo.
Es de resaltar, sin embargo, que dentro de esas pocas excepciones, los candidatos están en dos extremos opuestos frente al tema del Upac. Mientras Serpa propone eliminarlo del todo sobre la base de que es cruel con los usuarios de crédito de vivienda, Pastrana lo defiende con el argumento de que constituye toda una política de desarrollo de la vivienda, que al tiempo que ha permitido que los colombianos compren casa premia el ahorro e incentiva la construcción.
El de Upac, entonces, es uno de esos pocos temas frente a los cuales podemos evaluar la responsabilidad política de los candidatos. Digamos que es el mejor termómetro con el que actualmente contamos los colombianos para medir el populismo, la sinceridad política y la coherencia económica de los aspirantes a la Presidencia de Colombia. Y como el examen ya está presentado, puesto que por lo menos en lo que a Andrés y a Serpa respecta, las posiciones ya están tomadas, son públicas y son antagónicas, lo que nos resta a los colombianos es poner ambas posiciones sobre la balanza y resolver cuál es la que más nos conviene.
La cruda realidad del Upac es que durante los 25 años que lleva de creado este sistema ha cumplido ampliamente su espíritu. Si se le compara con el viejo procedimiento de la cédulas del Banco Central Hipotecario, según cifras oportunamente recordadas en El Tiempo por el ex ministro Rodrigo Llorente, mientras éstas financiaron 60.000 viviendas en 40 años, el Upac ha permitido en sus 25 años de vida que 1.200.000 colombianos tengan vivienda.
A pesar de ser común escuchar a los usuarios del Upac quejarse de que su deuda ha aumentado 10 veces su valor inicial, hasta 1993 también era cierto que el inmueble adquirido se valorizaba igualmente, incluso en mayor proporción que la deuda. Pero desde hace tres años esta proporción comenzó a cambiar. Por un lado la economía entró en recesión, y el Upac ya no sólo quedó determinado por la inflación sino por las tasas de interés, una variante que, si bien tenía sus ventajas, como era la de poner a todo el sistema financiero en igualdad de condiciones, también tenía su costo, como el que actualmente estamos viviendo: unos usuarios del Upac reventados por una economía en la que vuelan las tasas de interés y el empleo es cada vez más escaso, lo que está convirtiendo a las corporaciones de ahorro y vivienda en una especie de personajes de los cuentos de Dickens: unas viejas agiotistas que se están quedando con la vivienda de los colombianos colgados en el Upac. Engañar a la gente con que el problema es del sistema Upac y no de la economía es un acto de un profundo e irresponsable populismo. Si la gente no está pudiendo pagar el Upac es porque las tasas de interés que gradúan su deuda están por el cielo, y en muy buena medida están por el cielo por cuenta del boquete del déficit fiscal, que este gobierno no sólo no ha disminuido sino que ha aumentado impunemente ad portas de una campaña presidencial que tiene que ganar a toda costa. Nunca, como en el gobierno Samper, el Estado había competido a la par con el sector privado para captar los recursos del ahorro. Y como este es un país en el que cada vez se ahorra menos porque no hay empleo, el círculo diabólico se está cerrando alrededor del pescuezo, de manera muy preferencial, de los usuarios del Upac.
Salir entonces a decir que la culpa la tiene el Upac y no la economía es equivalente a salir a buscar el ahogado río arriba. Mientras no se tomen las medidas económicas que moderen las tasas de interés el Upac, o cualquier otro sistema, así sea el de endeudarse con créditos en pesos para adquirir vivienda, seguirán siendo cada vez más impagables para los colombianos.Ante esta disyuntiva, Andrés Pastrana ha hecho cautelosos planteamientos acerca de la necesidad de recuperar la economía, mientras Serpa se ha ido por el camino efectista de decretarle al Upac la pena de muerte sin que uno solo de los colombianos le haya escuchado una propuesta realista para reemplazarlo. A cambio de eso cientos de colombianos se han creído la mentira de que les van a condonar la deuda y nadie se ha tomado el trabajo de señalarles a los ahorradores del Upac, de quienes ha salido el dinero para que los deudores del Upac adquieran sus viviendas, cuán amenazados están al otro lado de esta balanza con las propuestas del serpismo.El sencillo ejercicio que hemos hecho indica que hay dos caminos para ganar las elecciones. Uno corto, que es el del populismo, y uno largo, que es el de la responsabilidad. Lástima que sea demasiado tarde para introducir esta diferencia en la tarea escolar de marras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com