Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1995/11/27 00:00

    LOS CONSPIRADORES

    El foro fue importante pues llenò con tesis, teorìas y propuestas un espacio polìtico denso y lleno de incertidumbre

COMPARTIR



EL FORO DE LA REVISTA 'DINERO' DE LA semana pasada sobre el futuro político y económico del país, llamado también con gracia una reunión de conspiradores, tuvo un efecto político muy importante pues llenó con tesis, teorías y una que otra propuesta, un espacio político denso y cargado de incertidumbre.
En aras del equilibrio, en el foro faltó algún no-neolibeal, si es que todavía subsisten. Pero aún así tuvo la gracia de ser una especie de confrontación de precandidatos. El mayor elogio es que todos lo hicieron bien, cada cual a su manera.
Noemí Sanín. Le han criticado que la lectura de su discurso tuvo ciertos tropezones y que resultaba demasiado aparatoso el mamotreto escrito. Eso es cierto, pero hay que tener en cuenta el factor de nerviosismo en esa lanzada al agua, ante semejante auditorio y en medio de la expectativa que despertaban su renuncia a la embajada y sus índices de popularidad.
Noemí sorprendió con un discurso profundo y bien escrito, con tesis actuales y novedosas, con una inspiración filosófica coherente. Demostró que no ha estado en Europa perdiendo el tiempo y que sabe sacar tajada a la criolla de la experiencia política extranjera. Esto puede sonar como una ofensa hacia ella, pero me sorprendió favorablemente el tono de su intervención.
Andrés Pastrana. Se pasó por la faja el tema del foro e hizo lo que tenía que hacer: darle palo a Samper. Suena simplista, pero el gran pecado de Andrés Pastrana es que ha limitado su existencia política a que sus denuncias sobre los narcocasetes tumben al Presidente. Eso lo ha aislado del debate de temas fundamentales del país, y ese aislamiento le ha hecho daño porque lo ha reducido -ahí sí- a la sola función de conspirador. Por el contrario, con su intervención en el foro volvió a tocar temas claves de discusión pública, desde la expropiación por vía administrativa hasta el sistema educativo nacional.
Desde el punto de vista del temario del foro, la intervención de Andres fue la menos profunda de todas. Pero desde el ángulo político fue la más efectiva, y le sirvió para empezar a sacudirse la imagen negativa que le ha dejado todo este proceso. Ya están apareciendo los consejeros que le recomiendan seguir con este tipo de charlitas de aquí en adelante.
Juan Manuel Santos. Fue quien más impactó a la audiencia con la seriedad de sus planteamientos. Fue el único que habló sin ayuda de textos. Paseó a los asistentes por un interesante diagnóstico esquemático sobre la realidad del país, todo en cifras comparativas y siempre caminando sobre alguna teoría lúcida.
En lo que tiene que ver con el tema del foro, Santos fue quien más luces dio acerca del futuro. Tuvo más éxito en el tema económico que en el político, pero hay que reconocer que, cada vez más, vamos por un camino en el que el mejor economista (planificador, analista, administrador, ejecutivo, gestor, etc.) va a ser el mejor político.
Rudolf Hommes. El nuevo rector de la Universidad de los Andes ocupa cada vez un espacio mayor, y eso que está a dieta. Su intervención fue lúcida en lo económico y en lo educativo. Con este último tema va a dar mucho de qué hablar, puesto que en la charla demostró, sin decirlo, que la frontera entre educación y política es invisible. Tengo la sensación de que en un futuro no muy lejano se irá configurando el eje Mockus-Hommes. Ambos son académicos, ambos están de educadores y ambos se ven muy interesados, últimamente, con el tema de Bogotá.
Hommes dejó claro que es un hombre muy estructurado, muy inteligente, muy astuto y muy divertido. Es, a mi juicio, una carta política importantísima hacia el futuro. Tuvo menos vitrina que los demás en este foro porque no lo cubre (aún) la aureola de precandidato a la Presidencia.
Alfonso Valdivieso. Con su sola presencia ratificó en el foro de Dinero su categoría de conciencia moral de la Nación. No importa lo que diga, desata siempre una ola de aplausos. El Fiscal ha logrado algo muy difícil, que consiste en estar a la altura en que el país lo ha puesto. Es discreto, sencillo, implacable y mucho más inteligente que lo que registraba el país cuando fue nombrado en su cargo.
Valdivieso dijo cosas importantes pero nada trascendental. Pero es que tampoco podía. Lo esencial que tiene para decir hace parte de la reserva del sumario. Valdivieso está dando un salto gigantesco en su carrera política, y no tiene nada de raro que su nombre esté jugando en las grandes ligas presidenciales dentro de tres años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com