ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/02/12 07:54

    Manifiesto por Colombia

    El manifiesto es una invitación a abandonar las prácticas perniciosas del pasado y a buscar acuerdos sobre los temas fundamentales.

COMPARTIR

Suscribo con gusto, junto con más de 50 personas, el Manifiesto por Colombia. Se trata de una forma de manifestación pacífica, racional, conciliadora y constructiva, de proponer solución a los grandes problemas que aquejan a nuestra sociedad. Se trata también de una manifestación respetuosa de las diferencias, que repudia la violencia y la coacción, que recurre al Estado como forma de realización de los intereses comunes, y que rescata la Constitución Política como regla de juego de la Democracia.

Nuestra manifestación no consiste en exigir del gobierno decisión alguna, como tampoco de representar intereses de sectores o agremiaciones, ni de obtener respaldos partidistas o realizar oposición política. Nuestra manifestación es un llamado a la sociedad para tramitar las diferencias y encontrar las soluciones mediante los procedimientos democráticos, a través de discusiones razonadas, que generen consensos y unan esfuerzos. 

Estoy convencido que la violencia, en todas sus formas, es el camino equivocado. Que las propuestas populistas, así como las ofertas facilistas, conducen más pronto que tarde a la frustración y el desaliento. Solo el trabajo, la organización, la inventiva y el respeto por los demás conduce al bienestar y al progreso. 

Es cierto que hay inequidad, el Estado debe adoptar medidas para reducirla progresivamente, pero también es cierto que las coberturas en salud y educación han aumentado significativamente. Hoy la pobreza es mucho menor que en décadas anteriores y las clases medias se han ampliado. La tasa de homicidios ha descendido, al igual que la mortalidad infantil. La expectativa de vida ha aumentado, aunque se requiere una mejor atención a la vejez.

La corrupción y el narcotráfico son las principales amenazas para la democracia. El pasado ha dejado demostrado que son enemigos tenaces y sanguinarios. No se debe admitir que dividan a la sociedad, que sobornen a las autoridades ni, lo que es peor, que corrompan las conciencias con el espejismo del dinero fácil y rápido.

En fin, creemos que el Estado es el vehículo adecuado para deliberar y adoptar las medidas óptimas de generación de más y mejor empleo, para ofrecer una educación de alta calidad, para ejercer el dominio sobre la totalidad del territorio, para proteger el medio ambiente y afrontar el cambio climático, para implementar el acuerdo con las Farc, para proteger la vida de quienes se exponen contra actividades criminales, para un vigoroso desarrollo económico en un marco de seguridad jurídica, para ofrecer una justicia expedita e independiente, y para construir una política exterior consistente con los nuevos retos globales. 

Necesitamos un Estado moderno, ágil, eficiente, transparente y justo. No se puede permitir que lo conviertan en botín, manejado al antojo de la dirigencia de turno, para lucrar a inescrupulosos de corto plazo. La sociedad colombiana a lo largo de su historia ha podido sortear con éxito distintos retos, así como podrá resolver los complejos problemas del presente. Para esto, debemos superar las confrontaciones estratégicas de grupos partidistas, los debates ideológicos que en múltiples ocasiones soslayan las situaciones particulares del país, y la polarización innecesaria que nos divide y nos confronta.

Manifiesto por Colombia es una invitación a abandonar las prácticas perniciosas del pasado, a buscar acuerdos sobre los temas fundamentales, y a que la diferencia y la oposición sean constructivas. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1986

PORTADA

¡La cosa está dura en la economía!

Los pronósticos de desempleo, pobreza y crecimiento son desalentadores. Será necesario aumentar la deuda y buscar mayor austeridad. Pero a pesar de los esfuerzos del Gobierno, los colombianos van a quedar un poco más pobres.

05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1986

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall