Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1998/05/04 00:00

    NOEMI O ANDRES

COMPARTIR

Por Andres o por Noemí? Ese es el dilema que en este momento maneja gran parte de los colombianos que tienen la firme decisión de no votar por Horacio Serpa, por considerar que quien fue ministro y ahora es el candidato de un gobierno moralmente cuestionado hasta sus más profundas entrañas no merece su voto. ¿Por Noemí o por Andrés? La pregunta no es de poca monta. Porque aquí, indudablemente, no estamos hablando de una escogencia que pueda hacerse por motivos partidistas, pues aunque la de Andrés puede considerarse una candidatura avalada por el Partido Conservador, es indudable que ni él, ni Noemí, están haciendo una campaña de partido sino de opinión. Se han cuidado mucho de hacer planteamientos excluyentes, sectarios o basados en una política de odios. Ninguno ha planteado, en conclusión, la sacada del trapo, que en un momento como el que atraviesa Colombia suena tan supremamente anacrónica e irresponsable. Ambos han invitado generosamente a la participación de los dos partidos mayoritarios y de sectores independientes, y han llevado esta invitación a la práctica a través de la presencia en los cuerpos directivos de las dos campañas de personas representativas de estas fuerzas políticas, que prueban que la invitación de ambos candidatos es abierta y generalizada para todos los colombianos, sin distingos de partidos o de ideologías. Pero la circunstancia de que tanto Noemí como Andrés sean dos excelentes candidatos, que es a lo mínimo a lo que puede aspirar una democracia como la nuestra, que viene de pasar la dura prueba de haber elegido a Ernesto Samper con dineros de narcotráfico, produce tranquilidad en cuanto a que Colombia sí tiene opciones, pero produce el obvio nerviosismo de tener que tomar la decisión de escoger a uno de ellos para apoyarlo con el voto.¿Por qué Andrés? Colombia le debe la oportunidad de gobierno que se le negó hace cuatro años. Nadie podrá jamás confirmar si el dinero aportado por el narcotráfico fue definitivo en la derrota de Pastrana, pero es apenas de suponer que 5.000 millones de pesos inyectados en una campaña presidencial alguna cosa tienen que haber cambiado, para bien o para mal. Esa diferencia es la que el país le debe a Andrés. Pero también le debe la ingratitud de cuatro años de estarlo responsabilizando de la publicación de los narcocasetes, cuando en ella pudo haber equivocaciones de mecánica pero jamás en la esencia de lo que se hizo: habérselos entregado al entonces gobierno Gaviria para que éste iniciara las investigaciones del caso, era lo que había que hacer. ¿Pero por qué Noemí? Porque el país le debe un reconocimiento a su valentía y coraje personales, algo que ya se refleja en los graffitti que inundan actualmente la ciudad asociando su nombre con cierto adminículo masculino sinónimo de fuerza. Que Noemí sea el hombre que necesita el país en la actual coyuntura, con todas sus propuestas de transformación política y reconciliación, es una afirmación bastante probable. Porque no solamente está ofreciendo su carácter y disciplina individuales para alcanzar sus objetivos, sino el tesón de una persona que ha corrido todos los riesgos que ha considerado necesarios para estar donde está, sin que la hayan asustado jamás las vicisitudes propias de la política, incluyendo el silencio de los medios o el rigor de las encuestas. A estas alturas seguimos en las mismas. ¿Con Noemí, o con Andrés? Hay quienes, para resolver este dilema, están pensando en votar por Noemí para la primera vuelta, y por Andrés para la segunda. Consideran, no sin razón, que el nombre de Noemí a la cabeza de la tercería le ha dado un nuevo aire a la política colombiana, y que de no ser por ella, la primera vuelta entre Serpa y Andrés equivaldría automáticamente a la segunda. Y que si bien actualmente, por lo que dicen las encuestas, no parece tener esta tercería de Noemí una dimensión realista en cuanto a sus posibilidades electorales inmediatas, apoyarla en la primera vuelta sería una forma de irle abriendo camino a alternativas presidenciales tan valiosas como esta para que algún día, ojalá no muy lejano, sí sean viables. Pero hay quienes, considerando válida esta tesis, temen que si una gran mayoría termina apoyando a Noemí en la primera vuelta para después apoyar a Andrés en la segunda podría estar exponiendo a una gran debilidad a este último. Al contrario de Noemí, la principal fortaleza de Andrés es la sensación de que es un candidato viable: todo indica que podría derrotar a Serpa, con todo y el Estado _ léase burocracia y presupuesto_ que el actual gobierno ha colocado al servicio de la candidatura del continuismo. Si la opción de apoyar a Noemí en la primera vuelta produce un Andrés Pastrana muy debilitado a su llegada a la segunda, podría afectarlo ante la opinión en su principal fortaleza, que es la sensación que tiene la gente sobre su viabilidad electoral. Recordemos que la política, más que en realidades, está basada en percepciones. La gran deserción que un Andrés debilitado podría producir en el electorado de segunda vuelta, ante la posibilidad de que muchos colombianos se declaren derrotados prematuramente, o terminen apoyando a Serpa por ese terrible defecto humano de alinearse al lado de los ganadores que tienen muchos votantes, podría conducir a la victoria inevitable del candidato samperista. Entonces, en qué quedamos: ¿Andrés o Noemí? Como muchos colombianos, me declaro momentáneamente perpleja ante semejante disyuntiva. Me tomaré, pues, los días santos como una oportunidad de reflexión, para resolver esta duda en el mejor interés del futuro del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com