opinión

Alberto Donadio  Columna
Alberto Donadio - Foto: DAVID ESTRADA LARRAÑETA

Plan B para Rodolfo

Como presidente de hecho a cargo de medio país, de los 16 departamentos, pero solo del presupuesto, del PAE y de las obras públicas, el ingeniero puede demostrar que pone a funcionar el Gobierno.


Por: Alberto Donadio

El mandato conferido por 10.500.000 ciudadanos a Rodolfo Hernández significa que el ingeniero debe ponerse a trabajar. En octubre de 2023 se realizarán las elecciones de gobernadores. Rodolfo debe buscar candidatos idóneos en los departamentos donde ganó, 16 sobre 32, la mitad del país. Los ayuda a elegir y luego vigila su gestión. Es la única manera de que no se esfume la esperanza de la mitad de los electores, que quieren una acción anticorrupción enérgica.

Votaron por Rodolfo para frenar la robadera. Sería un desperdicio si el ingeniero se presenta solamente como candidato a la gobernación de Santander. Debe pensar en un proyecto más ambicioso, escogiendo de manera pública y transparente a 16 candidatos no políticos ni politiqueros, sino profesionales aptos, con experiencia, como si se tratara de seleccionar a gerentes de empresas particulares que manejan presupuestos de billones de pesos. Rodolfo pediría a los ciudadanos que mayoritariamente lo apoyaron el 19 de junio que voten en cada departamento por esos nombres. Se volvería al régimen anterior a la elección de gobernadores, cuando dependían jerárquicamente del presidente de la república.

Rodolfo Hernández, como líder de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, sería el presidente de facto en la mitad del país. Hasta ahora los 300 gobernadores que han ejercido el cargo en estos 30 años de elección popular se han distinguido, salvo pocas excepciones, por lo que han robado, lo que han malgastado, por sus alianzas con grupos armados al margen de la ley, y por la escasez de obras e inversiones. Un gobernador de La Guajira firmó un contrato para disminuir el dengue por 18.000 millones de pesos con una entidad que no tenía oficinas ni trayectoria técnica, según el informe de esta edición de SEMANA dentro de la serie Con Licencia para Delinquir, que se viene publicando en 2022. No es el único caso de desfalco en los departamentos. Rodolfo se concentraría en lo que sabe hacer: administrar con austeridad y no dejar robar. No debe abandonar a los nortesantandereanos. Allá obtuvo el 77 por ciento contra el 20 por ciento de Petro, más que en su propia tierra de Santander, donde consiguió el 72 por ciento vs. el 25 por ciento.

Tampoco puede dejar huérfanos a los antioqueños, que lo apoyaron con el 63 por ciento. La oposición más eficaz que Rodolfo puede hacer frente a Petro es poner a marchar los 16 departamentos donde la gente quería que el ingeniero fuera su presidente y donde un candidato de la Liga tendría alta probabilidad de ganar frente a los corruptos de siempre. Petro recibió el miércoles el apoyo parlamentario de César Gaviria, jefe de un partido que solo en la costa Atlántica ha puesto los siguientes gobernadores condenados por diversos delitos: Hernando Molina Araújo, Norman Guillermo Espinosa Nieto, Jesús María López Gómez, Jorge Eliécer Anaya Hernández y Libardo Simancas Torres. Rodolfo Hernández representa la alternativa ante gobernadores delincuentes.

Antes de elecciones, 38 funcionarios de Rodolfo en la Alcaldía de Bucaramanga declararon: “La campaña de difamación contra Rodolfo Hernández está construida sobre mentiras”. De los 38, ninguno es político ni tiene poder económico o social. Todos son profesionales. Nada más. El mismo criterio con que contrata la empresa privada. Hablé con cinco mujeres firmantes. Todas me dijeron que las vincularon solo por el currículum. María Cristina Arenas, asesora de gestión efectiva, venía de la Universidad EAN en Bogotá. “Ha sido una de las experiencias más maravillosas de la vida, llegar al sector público con mentalidad de sector privado”, señala. Natalia Durán venía de hacer una maestría en Australia. Presentó la hoja de vida y la nombraron directora de asuntos internacionales. Anota que Rodolfo la escuchaba, pese a ser ella mujer y joven. Laura Rodríguez llevaba 16 años como subgerente de la electrificadora. Llevó la hoja de vida a Rodolfo y la escogió una firma cazatalentos para ser gerente del acueducto. Después volvió a la electrificadora. Adriana García-Herreros Mantilla, enfermera especializada, no conocía a Rodolfo, como las anteriores. Llevó la hoja de vida y la nombraron secretaria de Salud, por su experiencia.

El misógino Rodolfo es un misógino feminista. Nombró a Isabel Ortiz Pérez, la feminista más reconocida de Santander, la Florence Thomas de Bucaramanga, en la oficina de equidad de género. El cargo no existía. Rodolfo lo creó y fue él quien preguntó quién era la persona más indicada. Ella dice que los cuatro años trabajó con autonomía. Rodolfo Hernández tiene un mandato contundente que puede ejercer en otro ámbito. Como presidente de hecho a cargo de medio país, de los 16 departamentos, pero solo del presupuesto, del PAE y de las obras públicas, el ingeniero puede demostrar que pone a funcionar el Gobierno.