ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/11/12 13:20

    ¿Por qué hay menos negros en Colombia?

    Es importante que en el país se lideren las discusiones que permitan conocer las causas que ocasionaron los resultados de este ejercicio censal. Debido a que estos datos tienen fuertes implicaciones sobre el diseño y puesta en marcha de políticas públicas de acción afirmativa.

COMPARTIR

El pasado miércoles 06 de noviembre, el Departamento Nacional de Estadística (DANE) presentó los resultados de la variable étnica del Censo Poblacional y de Vivienda 2018 con enfoque diferencial.

Esta variable recoge información de la población: Negra, Afrocolombiana, Raizal y Palanquera (NARP), así como información de la población indígena del país y se mide a través del autoreconocimiento.

El Ministerio del Interior define el autoreconomiento étnico desde el punto de vista antropológico, “el autoreconomiento está dado por cómo un individuo bajo un grupo social, se reconoce con características diferenciales no occidentales. En el cual, se tiene una forma diferente de ver el mundo, el territorio y las formas de pensamiento”. Lo anterior implica una decisión personal basada en construcciones culturales, sociales y ancestrales propias en el entorno del encuestado, es decir hay un componente subjetivo en la respuesta de los individuos.

El censo poblacional realizado en el año 2005, tuvo como resultado 4.311.757 habitantes de la población NARP, esta cifra contrasta con los 2.982.224 de personas del Censo de 2018, lo que significa una reducción de 1.329.533 habitante lo que equivale al 30,8 por ciento menos de la población con respecto a 2005. Mientras que en el censo de 1993 el autoreconomiento pasó de 502.343 a 4.311.757 en 2005, esta cifra equivale a un incremento del 858 por ciento.

Contrario al panorama de la población NARP, el número de indígenas, incrementó de forma significativa: en el Censo de 2005 la población indígena era de 1.392.623 habitantes y para 2018 pasó a 1.905.617 de habitantes, lo que equivale a un incremento del 36,8%, vale la pena aclarar que, en el caso de los indígenas, también se censan bajo el mecanismo de autoreconocimiento.

Bajo este escenario me surgen las siguientes preguntas ¿por qué hay menos negros en Colombia? ¿por qué hubo una reducción de más de un millón trescientas mil personas sin haber ocurrido un acontecimiento migratorio fuerte que así lo explique? ¿hubo un sobre-registro en el Ceso 2005? o ¿hubo un subregistro en el Censo 2018?

¿Cuál es la justificación del DANE?

El DANE asegura que la causa en la reducción de este número de personas, se debe al autoreconocimiento, es decir, mucha gente no se autoreconoció dentro de la población NARP. Argumento que toma sentido al tener en cuenta el contexto de un país con muchos problemas sociales y de segregación racial como Colombia. Quizá a raíz de este fenómeno, haya personas que no quieran autoreconocerse como población NARP.

En esta línea, es fundamental que en Colombia se adelanten los debates que permitan explorar otros mecanismos complementarios de autoreconocimiento para identificar la población negra, incluso el mismo director del DANE Juan Daniel Oviedo ha invitado a esta reflexión. Sin embargo, para muchas personas resulta difícil creer que la reducción de un número tan importante de habitantes cuya cantidad supera el tamaño poblacional de Cartagena, es mucho mayor que la población de Ibagué y Cúcuta juntos e incluso representa más de la mitad de la población de Medellín, se deba al autoreconocimiento. Por lo anterior el DANE debe aportar evidencia científica que soporte su argumento.

A modo de especulación de hipótesis surgen los siguientes escenarios: i) Es posible que el Censo haya fallado, desde la forma de recolectar la información y ii) es probable que el gran número de omitidos que tuvo el Censo nacional de 2018 haya impactado de forma negativa la población NARP. Por ejemplo: el caso de Cali, ciudad con mayor número de omitidos y a su vez es la urbe con mayor concentración de población NARP de Colombia.

Es importante que en el país se lideren las discusiones que permitan conocer las causas que ocasionaron los resultados de este ejercicio censal. Debido a que estos datos tienen fuertes implicaciones sobre el diseño y puesta en marcha de políticas públicas de acción afirmativa.

Invito al DANE y a toda la población colombiana a generar un debate constructivo, con ideas, con el propósito de que se diseñe mejores operaciones que mitiguen la fenomenología de los omitidos. Finalmente, es momento de que, con un buen nivel técnico, la población NARP de Colombia lidere los debates en torno al tema de autoreconocimiento, para generar las correcciones respectivas para el próximo censo.

 

Twitter: LeynerMosquera

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 0

PORTADA

¡Rebeldes con canas!

La estricta cuarentena para los mayores de 70 años tiene la rebelión de las canas al rojo vivo. ¿Había otra opción?

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1987

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall