Home

Opinión

Artículo

opinión

Camilo Castellanos Columna Semana
Camilo Castellanos - Foto: DirecTv

Qatar, un evento de clase Mundial

Hemos tenido una linda Copa del Mundo con variedad futbolística, con diversos estilos de juego, con sorpresas, decepciones, grandes favoritos, jugadores destacados y golazos.

Por: Camilo Castellanos, Talento DSPORTS- Columnista invitado para esta edición

¿Ha sido un Mundial de sorpresas? ¿Hay buenos rendimientos? ¿Hay decepciones? ¿Hemos tenido claros favoritos? ... Esas son las preguntas más comunes del aficionado en las calles y también de aquel que no ha seguido tan de cerca la Copa del Mundo.

Se van a sorprender con las respuestas, pero vamos por partes. Claramente hemos tenido batacazos, algunos impensados. El más resonante, el de Arabia Saudita porque en la previa nadie se imaginó que una selección de futbolistas de la Liga local árabe le ganara a la campeona de América con Messi en cancha y que llegó con el rótulo de favorita a ganar la cita orbital. Sin embargo, los jugadores árabes consiguieron el triunfo más importante de su historia.

O incluso cuesta encontrar una persona que haya apostado por Japón frente a Alemania antes de que comenzara el partido. Por más que la cuatro veces campeona del planeta viniera de ser puesto 22 en el pasado Mundial y se quedara en primera ronda, Alemania siempre es altamente favorita por la calidad de futbolistas e idea de juego que tiene. Pero el fútbol no tiene lógica y curiosamente Doan y Asano, dos jugadores de la Bundesliga alemana, les dieron la victoria histórica a los nipones.

De todas maneras, las sorpresas en algunos partidos no son sinónimo de mal rendimiento en todas las potencias. Inglaterra se dio un festín y demostró que la combinación de juventud, con jugadores como Bellingham del Borussia Dortmund de apenas 19 años de edad, con la experiencia de un futbolista de tremenda habilidad como Harry Kane, que es mayor casi 11 años, se puede hacer y ejecutar de gran manera porque ambos se insertaron en el libreto del técnico sin problemas.

Brasil mostró muchísima fortaleza y solidez en todas sus líneas con una nómina de altísimo nivel. Neymar no fue portada por sus tiradas al césped dando vueltas como en la pasada Copa; esta vez lució por sus movimientos y ayuda futbolística en cancha para que Vinicius, Raphinha, Lucas Paquetá y Richarlison hicieran todo bien.

Y lo de España ha sido realmente espectacular. Por primera vez en su historia ganó un partido en un Mundial con siete goles de diferencia sobre un rival. Busquets dio una magistral clase de cómo distribuir en la mitad y ser el motor de los ibéricos. Atrás quedaron las críticas a su técnico Luis Enrique por no llevar a Sergio Ramos, Thiago y compañía, ya que con su apuesta por jugadores jóvenes y de la Liga local ganó, gustó y goleó.

La víctima fue la Costa Rica de Luis Fernando Suárez, que se lleva el primer lugar entre los equipos que menos rendimiento han tenido en el certamen. Desajustado en sus líneas, mostrando mucha inferioridad y viendo cómo su adversario manejó el balón durante todo el juego. Sin dudas, la selección del entrenador colombiano deberá cambiar la cara mostrada inicialmente.

Siguiendo con la misma línea, otra de las selecciones que no estuvo a la altura fue la anfitriona, Qatar. Los locales llevan un proceso que data de 2006 con su entrenador, el español Félix Sánchez. El trabajo, una importante inversión y todo un proyecto elaborado para relucir en esta Copa del Mundo no se vieron y por el contrario fue el primer equipo eliminado.

También ha sido un Mundial de figuras y golazos. Lo mencionado de Harry Kane, sumado a la claridad de Busquets, el despliegue de Neymar, la definición de Richarlison, las atajadas del japonés Gonda, la solidez defensiva del neerlandés Van Dijk, la seguridad y salida en el medio de Casemiro y la versatilidad del lateral ecuatoriano Ángelo Preciado, han demostrado un alto nivel competitivo y han relucido en el arranque mundialista.

Y entre la gran variedad de goles, el debate se ha armado por los tantos del inglés Grealish, quien finalizó una acción luego de 34 toques a ras de piso y el tanto espectacular de chilena de Richarlison. El primero, una gran jugada colectiva para los más líricos y el segundo, un lujo y una genialidad dignos de la técnica brasileña en definición. Al fin y al cabo, entre gusto y gusto no hay disgusto.

Una mención especial para Ecuador, que ha tenido una mezcla de fútbol y coraje, concepto básico de su técnico, el argentino Gustavo Alfaro. Los de la mitad del mundo han cumplido con creces.Queda mucho camino y, en definitiva, no es cómo se comienza sino cómo se termina. Pero lo que queda claro es que hemos tenido una linda Copa del Mundo con variedad futbolística, con diversos estilos de juego, con sorpresas, decepciones, grandes favoritos, jugadores destacados y golazos.

Condimentos perfectos para decir que Qatar ha sido un evento de clase Mundial y que lo único malo es que Colombia no esté, porque nos perdemos del mejor espectáculo global en el fútbol.