Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2018/06/11 16:09

    Animalistas con Petro

    El 15 de octubre de 2011, un puñado de defensoras de animales firmamos con Petro siete compromisos de protección animal para su alcaldía de Bogotá. En adelante, nuestras acciones contaron con buen recibo de su gobierno y desataron, una tras otra, decisiones políticas importantes para los animales y la ciudad. Podría decir que con Petro iniciamos una nueva etapa de protección animal que hoy tenemos la posibilidad de extender a todo el país.

COMPARTIR

Lo primero fueron los toros. Entre enero y marzo de 2012 le solicitamos al alcalde plantear una consulta popular sobre corridas de toros, nos tomamos la plaza de Bolívar y le entregamos cartas de apoyo internacional acompañando su decisión de cancelar el contrato con la corporación taurina, que estaba vigente desde 1999 y plagado de beneficios económicos para los empresarios. Como una fiesta vivimos la apertura de la plaza de la Santamaría aquel 12 de junio cuando la cubrimos de flores blancas, y el cese de la violenta temporada institucionalizada de tortura y muerte de animales, durante cuatro años. En este frente, Petro se comportó como un político a la altura de su tiempo, actuó con valentía y tuvo la suficiente apertura mental y emocional para comprender que una sociedad que avala la crueldad contra los animales es una sociedad que se dispone a la violencia.  

Otro gran tema fueron los caballos. El 16 de enero del mismo año, tras hacer la paz con los carreteros y padecer un año de reuniones fallidas con funcionarios desubicados e indiferentes del gobierno anterior, carreteros y animalistas llenamos la plaza de Bolívar con caballos y carretas para pedirle al alcalde que iniciara un proceso participativo de sustitución de los vehículos de tracción animal. El entonces secretario de gobierno, Antonio Navarro, atendió nuestro pedido y le solicitó al ministro de Transporte prorrogar el decreto que ordenaba iniciar la sustitución. Finalmente, el 30 de enero de 2013, el alcalde firmó la norma que gatilló una experiencia que los bogotanos recordamos con profunda emoción: la jubilación de 2.892 caballos y las nuevas opciones de vida para más de 18.000 personas que malvivían en un ciclo de pobreza y exclusión. En esta causa, Petro entendió que la protección a los animales y la dignidad de las personas son indisociables y que la justicia, para unos y otros, se logra con acciones materialmente eficientes.

Además, el alcalde firmó el decreto que le dio vida normativa al centro ecológico de protección y bienestar animal (085 de 2013), hoy embolatado, e incorporó, por primera vez en Bogotá, un programa de protección animal en el plan de desarrollo. Bajo su gobierno se inició la construcción de la política pública de protección y bienestar animal, orientada por un acuerdo que luchamos durante tres años en el Concejo. Y con el respaldo de su secretario de integración social, Jorge Rojas, realizamos varias jornadas de esterilización y bienestar para los animales de compañía de los habitantes de calle, que llamamos ‘Calidoso’.

Por supuesto, hubo fallas estimuladas por malos funcionarios de su gobierno y no todos los puntos del compromiso se cumplieron. Sin embargo, la gestión de Petro fue concreta y superó la visión de la izquierda anquilosada que históricamente ha excluido a los animales de sus reivindicaciones, con el alegato facilista y bobalicón de que ‘no hay recursos para todos’, o que se creyó el cuento injusto de que el desarrollo de las personas se cimienta sobre la explotación de los animales y la naturaleza. Por ejemplo, Petro comprende que el cambio climático es el resultado de esclavizar animales en un sistema desquiciado de producción y consumo que, a su vez, está en la base de la mayor injusticia rural de nuestro país por la acumulación de tierras en cabeza de unos pocos.

Estas son razones válidas para votar por Petro. Los hechos de su alcaldía me llevan a creer que con él podremos construir escenarios de política pública progresiva y progresista para la protección de los animales en Colombia, que incluso ayuden a precisar los contenidos de sus derechos. Más ahora que nos enfrentamos a un Congreso mayoritariamente de derecha, y que lacCorte recula, cada vez con mayor ligereza, en sus decisiones vanguardistas.

El día de la firma del compromiso, aquel octubre de 2011, Petro afirmó: “No se puede respetar al ser humano si no se respeta a los animales; no se puede respetar a la naturaleza si no hay un respeto por la vida animal”. En mi caso, no puedo sino animar a mis lectores a ver tras esta frase, materializada en hechos, a una persona inteligente, decente y sensible. Atributos que comparte con Ángela María Robledo, su fórmula vicepresidencial, cuyo trabajo por las mujeres, las minorías y los excluidos, probablemente nos permitan a los colombianos seguir ampliando nuestro círculo de consideración moral. A partir del 7 de agosto, esta podría ser la agenda animalista con Petro presidente (es solo una propuesta).

Por cierto, Peter Singer, padre de la ética animal, y J.M. Coetzee, premio nobel de literatura y creador de la extraordinaria Elizabeth Costello, heroína de los derechos de los animales, también lo apoyan.

* Candidata PhD. Derecho Universidad de los Andes. Vocera en Colombia AnimaNaturalis Internacional. En Twitter: @andreanimalidad



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.