opinión

Carmen Ligia Valderrama Rojas Columna Semana
Carmen Ligia Valderrama Rojas Ministra de Tecnologías de la Información y Comunicaciones - Foto: Ministra de Tecnologías de la Información y Comunicaciones

Repensar los territorios

Las puertas del Ministerio siguen abiertas para que los líderes de Tecnologías de la Información (TI) de los territorios promuevan en sus poblaciones la transformación hacia el máximo aprovechamiento de las TIC.


Por: Carmen Ligia Valderrama Rojas

Pensar en un modelo de ciudades inteligentes en Colombia no es un tema de vanidad, al contrario, es un sistema que permitirá mejorar la movilidad, seguridad y medioambiente, entre otras características, de una población a través de la implementación de políticas públicas. De ejecutarse, lograremos aumentar significativamente la calidad de vida de los colombianos, sin importar el tamaño de los territorios que habitan.

De hecho, según lo documentó el Banco Interamericano de Desarrollo, las ciudades inteligentes facilitan la integración de procesos públicos, optimizan la asignación de recursos, elevan el grado de satisfacción de los habitantes y permiten una mayor participación de los ciudadanos en la administración pública. Todo esto, valiéndose de las bondades de las TIC.

Para ello, desde el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones apuntamos a incentivar a aquellas entidades para que implementen el Modelo de Medición de Madurez de Ciudades y Territorios Inteligentes, una herramienta a través de la que se pretende identificar la situación actual de una ciudad o municipio en dimensiones como la movilidad, seguridad o medio ambiente, entre otras, para que existan bases y se construyan estrategias que respondan realmente a las necesidades de los ciudadanos.

Esto implica que los territorios deben realizar un ejercicio en tres pasos. Primero, hacer un autodiagnóstico de capacidades para conocer el grado de habilidades que se tiene para ejecutar estrategias de esta índole; segundo, un diagnóstico de percepción, es decir, una encuesta a los ciudadanos y a otros actores que permita conocer su opinión sobre la realidad de la ciudad; por último, un autodiagnóstico de resultados, en el que se evalúa el impacto real que han tenido las acciones adelantadas en determinado lugar.

El año pasado se aplicó este modelo en 115 territorios y se construyó el Índice de Ciudades y Territorios Inteligentes. Para la medición, se realizó la evaluación de los instrumentos de percepción, resultados y capacidades, con el propósito de lograr la medición de cobertura de servicios ciudadanos digitales, territorios inteligentes y los habilitadores para la transformación digital con los que cuenta cada entidad territorial.

Esta experiencia mostró buenos ejemplos de lugares que le han apuntado a modelos inteligentes: sobresalieron municipios como Sabaneta, Itagüí y Sopó y departamentos como Antioquia y Valle del Cauca. En estos casos de éxito, se ha impulsado el trabajo de las entidades a partir de una hoja de ruta y un plan de acción que permita mejorar el estado de dichas dimensiones y a su vez el nivel de madurez como Ciudad o Territorio Inteligente.

Mi invitación es a que las entidades territoriales del país nos acompañen en este proceso que les traerá solo ganancias. Las puertas del Ministerio siguen abiertas para que los líderes de Tecnologías de la Información (TI) de los territorios promuevan en sus poblaciones la transformación hacia el máximo aprovechamiento de las TIC.

En los lugares en los cuales ya hay una hoja de ruta, esperamos que los representantes de la sociedad civil, empresarios y el sector académico sigan expresando su punto de vista en la construcción de ideas a través de las TIC, para edificar así una visión compartida sobre el futuro de su territorio. Es en equipo y con hechos como seguiremos construyendo un mejor país.