Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/09/09 19:41

    ¿Propuesta imposible?

    Iván Duque debe retomar las conversaciones con el ELN, pero no tiene que traicionar el espíritu de lo dicho por su jefe político y referente de vida.

COMPARTIR

Lo más responsable hoy es asumir los diálogos y cerrar los ciclos de violencia política de manera definitiva, impulsando con ello la necesaria modernización del campo y de la política colombiana, como parece ser el consenso de amplios actores de la economía y la sociedad.

Impulsaría con ello la convicción de que su gobierno llegó para construir paz y no para reabrir los detestados ciclos de violencia derivada de la mezcla de armas y política.

Esta decisión sería una carambola a tres bandas. En primer lugar, porque le quita oxígeno a la actuación de Iván Márquez y su grupo, reduciría el espacio al “gobierno” de Maduro en Venezuela que refuerza el clima de tensiones políticas y las amenazas militares frente a Colombia para permanecer en el poder y adicionalmente, pasa la página del acuerdo firmado por Santos como referente de valoración negativa para su gobierno.

Para ello no tiene que traicionar el espíritu de lo dicho por Álvaro Uribe su jefe político y referente de vida. Y no tiene que traicionarlo porque estaría concentrando todo el esfuerzo militar en Márquez y en los demás grupos que limitan el control institucional en grandes regiones del territorio, al tiempo que debilitaría la estrategia de promoción de la violencia e inestabilidad en Colombia.

Lo que haría Iván Duque en esta eventualidad sería fortalecerse, abrir un proceso nuevo a partir del anacrónico y extorsionista reto planteado por Iván Márquez. 

Iván Duque debería tomar esa decisión una vez transcurrido el debate electoral de octubre. Me niego a pensar que a la mayoría de los votantes de Duque les parezca rentable reeditar las páginas del pasado violento.

En el presente debate electoral llevamos seis candidatos a alcaldías asesinados y contando. Se ha incrementado nuevamente el número de miembros de policía y ejército, muertos o heridos por disparos, o mutilados por minas antipersonal, el desangre de líderes sociales no para y adicionalmente se incrementa el número de reincorporados de las Farc asesinados.

Ello es atribuible a diversos actores y procesos, por ello los mensajes del gobierno son tan importantes como separar el oro de la escoria. ¿A quién sirven esta inestabilidad? ¿Al Centro Democrático? No creo. Luego del fin de las Farc-EP, no le es útil ni al gobierno ni a nadie en Colombia una reedición de la violencia y mucho menos la reconfiguración fantasmal del nombre Farc- EP.

¿Es positivo para el ELN que Iván Márquez los envuelva en el dulzor enunciado desde el Inírida? Dulce envenenado. Para el ELN, el proceso con las Farc estuvo vacío de comunidad y pleno de élites: la de las Farc y la histórica de Colombia. Esa fue su interpretación la mayor parte del tiempo en que observó el toro desde la barrera.

El documento que firmaron con el gobierno anterior pretendía corregir esos defectos, logrando que algunas comunidades y organizaciones sociales participaran. Hizo llamados y consensuó procedimientos con el gobierno anterior para ello.

¿Qué ganarían hoy reactivando unas conversaciones con el gobierno? Reconocimiento como actor político, sintonía con el deseo mayoritario de que el país cierre la eterna lógica de usar la violencia en la política y la posibilidad de llevar a sus integrantes y a su historia a un destino digno.

Es probable que a los armados les parezca poco, pero deberían pensar que paz y vida digna van de la mano en tanto que violencia en la política y narcotráfico han destruido la posibilidad de un futuro digno para la sociedad y perennizado en el poder las peores fórmulas y vicios en el país.

Adenda: Si los 200.000 colombianos y colombianas que firmamos la carta de apoyo a Noticias Uno, adquiriéramos por 50.000 pesos, una y nada más que una acción, habría mucha posibilidad de que el noticiero permanezca vivo más allá del activismo.

@alvarojimenezmi

ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.