Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/03/27 01:53

    El relato del yaguar

    El problema con las comunidades indígenas y negras no se resuelve en Madrid o El Vaticano. Hay que hacerlo en las capitales y territorios de América.

COMPARTIR

En un instante de lucidez o de locura el fulgurante poeta Rafael Gómez Jattin le cuenta  al pseudosiquiatra que lo interroga, que estuvo con James Bond ejecutando un asalto metafísico a la realidad. El pseudosiquiatra lo mira con desconsuelo y le dice: “Me preocupan las recaídas tuyas”. El poeta, con esos ojos negrísimos y brillantes le responde: “A mí también, doctor”.

A mí, Viejo Topo, me preocupan los políticos que confunden la realidad con la metafísica. Andrés Manuel López Obrador, a quien hubiera votado si fuera mexicano, removió el asunto colonial. Dijo, luego matizó, que el papa y el rey de España deben pedir perdón a los pueblos indígenas de América. En lo metafísico los símbolos ayudan a reconciliar pero la realidad de los pueblos indígenas exige hechos. La minga indígena del suroccidente colombiano quiere que el gobierno de Iván Duque atienda y resuelva sus reclamos. Las disculpas del rey de España o del papa en nada van a resolver los agravios contra los pueblos indigenas.

La adelantada colonial fue acometida por empresarios armados, violentos y astutos. “El capital viene al mundo chorreando sangre y lodo por todos los poros, de la cabeza hasta los pies”, escribió Marx en referencia a la acumulación originaria del capital. Exterminio. Esclavitud. Sacrificios. Matanzas. Siglos después los españoles fueron derrotados en América. Vinieron las repúblicas. Las elites criollas se quedaron con el negocio. El apache Gerónimo fue combatido y sometido por el gobierno de Estados Unidos. Los indios yaquis fueron masacrados por los terratenientes mexicanos. El trabajo esclavo enriqueció a la oligarquía caucana. Desde Alaska hasta Cabo de Hornos los indios fueron exterminados o ninguneados por las élites republicanas.  

Vamos al presente. Los problemas de los indígenas americanos no son con un rey o un papa. Es anacrónico pensar esto. Los problemas los tienen a tiro de piedra. Problemas con empresarios y terratenientes que los expulsan de sus tierras mediante leyes y balazos. Problemas con ricachones mal educados que discriminan a los pobres tratándolos de “indios” o “negros”. El problema con las comunidades indígenas y negras no se resuelve en Madrid o El Vaticano. Hay que resolverlo en las capitales y territorios de América.

Mas que clamar perdón al rey o el papa, hay que esmerarse por aprobar leyes y ejecutar programas que devuelvan los derechos a los indígenas. Establecer matrices educativas y culturales en las escuelas y colegios que liberen a la niñez y los jóvenes del discurso colonial. La historia de América se ha contado desde la visión del cazador y de los perros de caza. Hace falta que el yaguar cuente su propia historia.

El recientemente fallecido pensador Tzvetan Todorov, dedicó su libro La conquista de América, el problema del otro, a una anónima mujer maya que muere devorada por los perros. El cazador fue derrotado hace doscientos años pero quedaron los perros. Perros criollos. Mataron a la perra pero quedaron los perritos.

Escritor y analista político

En Twitter: @Yezid_Ar_D

Blog: En el puente: a las seis es la cita

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, siete a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.