Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/07/10 05:20

    Suicidio

    ¿Qué está pasando? “El tema es tabú y lo mejor es callarlo”. Esto dicen, en especial cuando hay vergüenza de por medio. El lío es que el problema crece.

COMPARTIR

El primer trino dice: “El 11 de abril de 2013, en la que sería su primera hora de clase, Carla salió del Colegio Santo Ángel de Gijón (en España). Caminó por el Paseo de San Lorenzo, subió al Homenaje al Holocausto, dejó su mochila en un banco cercano y se lanzó por el acantilado”. 

En adelante, el hilo en Twitter cuenta la historia de una joven de 14 años que durante muchos años fue objeto de burlas y de diversos ataques por sufrir de estrabismo. Gritarle “bizca” era lo de menos. “Si se escondía en el baño, la perseguían, le tiraban aguas fecales, la amenazaban físicamente”. El acoso no terminaba en el colegio. Sus redes sociales se llenaron de insultos y caricaturas. No la dejaban respirar. Suena duro decirlo, pero con esos antecedentes lo raro es que Carla no se hubiera suicidado antes.

El matoneo no forja carácter. Tampoco es inofensivo ni puede entenderse como algo normal. El matoneo, bullying en inglés, es un acosamiento, un maltrato que bien puede ser psicológico, físico o verbal (o la suma de estos), que se produce de forma reiterada y a lo largo del tiempo. Su fin es intimidar a la víctima, lo que significa que hay un abuso de poder ejercido por un agresor más fuerte, o al menos así lo percibe la víctima al asumirse a sí misma, en algunos casos, como alguien cuya debilidad queda expuesta ante el maltratador.

Según un estudio de la Unesco, dos de cada diez alumnos sufren en todo el mundo algún tipo de matoneo. La historia de Carla recuerda el caso de Sergio Urrego, el muchacho que hace unos años se lanzó desde un piso alto en un centro comercial de Bogotá. Hubo gran escándalo en ese momento. Las redes se incendiaron en contra del colegio y de sus directivas, en especial en contra de la intolerante e irrespetuosa psicóloga. En lugar de mermar, el suicidio ha aumentado.

Según un informe reciente, la Fundación Sergio Urrego afirmó que en lo que va de 2019 ha atendido más de dos mil casos de personas que han expresado el deseo de suicidarse. Una cifra altamente preocupante. La directora de la Fundación, Alba Reyes, hizo un llamado al Gobierno nacional para que adopte urgentemente un plan de contingencia cuyo objetivo fundamental sea salvar vidas jóvenes y niños, tras reportar un aumento en estos casos. 

"Lamentablemente la crisis por la que atraviesa Colombia respecto al suicidio de niñas, niños y adolescentes desborda las capacidades de la fundación", dijo Alba Reyes. Hace unos años, El programa Bogotá Cómo Vamos, en alianza con la Pontificia Universidad Javeriana y la Fundación Empresarios por la Educación, informó que el suicidio de adolescentes había aumentado en un 33 %. En Colombia el suicidio -en general- es la cuarta causa de mortalidad. Y es la segunda causa en jóvenes. 

No todos los casos son por acoso, se aclara. De hecho, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, acaba de revelar un preocupante informe que señala que entre enero y marzo de este año se registraron un total de 592 casos de suicidios, a cualquier edad, en diferentes regiones el país. 

¿Qué está pasando? “El tema es tabú y lo mejor es callarlo”. Esto dicen, en especial cuando hay vergüenza de por medio. El lío es que el problema crece. 

@sanchezbaute

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.