Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/10/29 21:19

    Presidente: que lo transmitan por televisión

    El homenaje hecho por la JEP a las víctimas, al dolor de país que inunda la vida nacional, ha sido además de hermoso, un bálsamo.

COMPARTIR

Las oportunidades las pintan calvas y la semana pasada presenciamos una que no deberíamos dejar pasar.

El homenaje hecho por la JEP a las víctimas, al dolor de país que inunda la vida nacional, ha sido además de hermoso, un bálsamo.

Los secuestrados estuvieron ante los magistrados de la JEP y ante el país desnudando sus dolores, narrando la deshumanización que las Farc construyeron como relato y como realidad para tratarlos. Esas víctimas, nos representaron a todos, especialmente a aquellos que no pueden estar porque la violencia de las Farc los eliminó.

Al contrario de lo que tantos apasionados anuncian desde las rabias y los odios, la Jurisdicción Especial de Paz, ha estado lejos de representar un alivio para los exmiembros de esta guerrilla.

La JEP se convirtió en la oportunidad para escuchar de labios de quienes estuvieron secuestrados bajo control de las Farc, el horror de los actos cometidos, la canallada escondida entre los pliegues de un discurso “revolucionario” que nunca coincidió con sus actuaciones.

Los relatos escuchados en la JEP, están develando los responsables de la mayor degradación en la innecesariamente extendida confrontación vivida por los colombianos.

Las agitadas pasiones que movilizan muchos en Colombia, entre ellos a los detractores del sistema de justicia surgido del acuerdo de paz, ocultan que estamos frente a la mayor posibilidad institucional, para escuchar, atender y dignificar desde el Estado a las víctimas. También ante la mayor oportunidad para que los victimarios asuman y tomen conciencia que la comisión de sus delitos, es una carga mayor que el dolor causado a las víctimas, a los hijos, madres, familiares y amigos de las mismas.

Es la gran oportunidad para que sientan que el horror que desataron sobre miles de colombianos solo permitió que se ampliara la base de desprecio por sus propuestas y por sus vocerías. Así lo demostraron los pobres resultados electorales obtenidos con las listas del recién creado partido fuerza alternativa revolucionaria del común Farc.

Para las víctimas los relatos ante la JEP son el alivio, los acuerdos brindaron la posibilidad de aliviarse que es mucho más bondadosa y fuerte que la posibilidad de odiar, brindada por las Farc.

¿Que hacen los ex -Farc entretanto?

Reconocer el desprecio ciudadano, aspirar que otros tan responsables como ellos por estos y otros dolores reciban los relatos de sus víctimas y permitan a las mismas salir del lodazal pegadizo del odio y de la rabia mediante la escucha y el perdón.

Yo solo pedía que mi papá me llevara de la mano al colegio. Ese era mi mayor deseo, dijo uno.

Las Farc tendrán siempre una deuda con mis hijos dijo otra.

Las Farc eran una organización machista y misógina.

Y así cada uno ha ido verbalizando su dolor, explicando sus procesos hasta llegar al perdón, y a entender por qué otros rechazan que ellos perdonen.

La JEP no está entregando impunidad, todo lo contrario, está señalando con firmeza, de manera libre y abiertamente las responsabilidades de quienes definieron las acciones de las Farc.

El presidente Duque, las autoridades del sistema nacional y regional de televisión deberían promover la trasmisión de esta memoria viva sobre el dolor causado por la confrontación armada y la violencia.

En estos relatos, hay una oportunidad para construir el pacto por Colombia al que se refiere el presidente de manera repetida.

Manos a la obra presidente, facilite que veamos en vivo y en directo la oscuridad de nuestro pasado de manera que podamos enfrentar con mayor acierto los retos del presente y del futuro.

Adenda: Que bueno el acuerdo con los rectores, que incompleto el acuerdo con los rectores. ¿Por qué excluyeron a los estudiantes en la construcción del pacto por la educación?

@alvarojimenezmi

ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.