Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1998/11/30 00:00

    UNO QUE OTRO ERROR

COMPARTIR

Roberto Cadavid, 'Argos', solía decir que no era aconsejable fiarse de la memoria al escribir. El adoptó ese oficio de descubrir las equivocaciones de los demás y lo hacía con autoridad y con simpatía. Yo lo asumo por una sola vez, divertido con algunos errores ajenos, sin descartar los propios. E1 general Harold Bedoya, columnista de El Tiempo, al lado de Chamberlain y del renovado Hersán, dice en su columna del miércoles, a propósito de las atrocidades cometidas por la guerrilla: "... En 1988, en forma inmisericorde, torturaron y asesinaron a monseñor Giraldo, obispo de Arauca". No era Giraldo, ni fue asesinado en 1988, sino en octubre de 1989. Se llamaba Jesús Emilio Jaramillo Monsalve. La tortura y el asesinato de obispos no estuvo excluida de los acuerdos de Mainz, aunque se supone que todos son mayores de 65 y no se hallan en embarazo. Pero hay que disculpar a mi general, porque cualquiera pensaría que, tratándose de un prelado paisa, tendría que ser Giraldo. En la misma edición de El Tiempo del miércoles 28, D'Artagnan escribe la necrológica de una meritoria dama del Gimnasio Moderno y dice: "...Falleció el viernes 16 de octubre, a consecuencia de un paro cardíaco que la afectó dos días antes". No sé cómo pudo sobrevivir dos días después del paro cardíaco. A menos que se haya tratado de una reanimación. Respetos en esa tumba abierta del exclusivo colegio liberal. Al colega Antonio Caballero le refuta mi general Valencia Tovar lo de los bombardeos en Marquetalia. Dice mi general que mientras él llegó por tierra, como jefe de operaciones, le cubrió la retaguardia el general Matallana (no el descuartizador, Antonio), con helicópteros no artillados, de los cuales descendió la infantería que culminó la operación, sin muertes en ninguno de los dos frentes.A propósito de Antonio, vi que tuvo a bien descuartizar la columna de Lorenzo, relativa a los 15 del siglo XX, tomando en serio lo que se dijo en broma y haciendo broma de lo que se dijo en serio, porque tal es su estilo. Todo muy bien y gracioso, pero usó impropiamente la palabra sirvientas, para aludir a las mujeres que le colocaban velitas al padre Almansa Riaño.Duros estos viejos conjurados de Alternativa para referirse a las empleadas del servicio doméstico, que no se han acabado y son tema hasta de la Corte Constitucional. Tampoco son las únicas que le prenden veladoras al padre Almansa, pero sobre todo, les han prestado por años servicios varios a los aristocráticos contertulios de Gabino, en la vieja revista Alternativa y les han disculpado, en agua corriente, todas sus miserias.Se equivoca el sectario ex presidente Carlos Lemos, uno de los tres columnistas de oposición que destaca esta revista (servidores o beneficiarios los tres del régimen anterior, incluido el extraño columnista de la policía secreta), cuando dice que en la revista Cambio luce peor el porcentaje de favorabilidad del presidente Pastrana, en sin igual descenso. No es así. El porcentaje de Cambio favorece en dos puntos a Pastrana sobre el de Gallup, publicado en el diario de Bavaria.El ex candidato Horacio Serpa desenterró el cuento aquel de que al nuevo presidente lo llaman 'el milagroso', por los millones de arrepentidos. En esta ocasión no introdujo el tema diciendo: "Como decía mi abuelita", porque el chistecito es más viejo que los más viejos refranes de su respetable antepasada. Se lo han reciclado a decenas de mandatarios. Finalmente, se equivocó el asesor que le hizo el discurso al presidente Clinton para la visita de Estado del presidente de Colombia. Dijo que había mirado con emoción a Pastrana, el día de su toma de posesión, vistiendo el mismo traje usado por su padre en similares circunstancias. Falso. Pastrana finalmente no usó el chaqué de Misael, ya verde, sino un trajecito de tres botones ajustados, sobre el cual se terció la arrugada banda tricolor, esa sí de su padre y digna ya del Museo del 20 de Julio. Como en béisbol, cero errores del presidente Pastrana en la célebre visita de Estado que reivindicó al país. Escuchó un "Bienvenido de regreso a la Casa Blanca". ¿Qué le quisieron decir con ese "de regreso"? Quien había ido antes, en similar visita, había sido López Michelsen, que no se parece en nada a Andrés Pastrana. ¿O tal vez se parece en que López no se acaba y 'Pastrana no termina'?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com