Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2003/10/06 00:00

    'Uribe reality

    Que Amparo Grisales desfile por uno de estos programas es entendible, pues es su profesión. Pero que lo haga el Presidente, es incomprensible

COMPARTIR

Me parece francamente inaceptable e inconveniente que el Presidente de la República haya caído en la trampa de los reality shows. Alvaro Uribe no es cualquier colombiano: es el primer mandatario del país, por lo que su dignidad debe ser protegida tan acuciosamente como su integridad física.

Sus enemigos lo han criticado porque está abusando de la televisión. Pero esa razón es chimba: está probado que en sus peores momentos de gobernabilidad, Ernesto Samper impuso una salida semanal por la pantalla chica que le ayudó a terminar cojeando su mandato. Andrés Pastrana hizo lo propio, con los mismos resultados.

Que un presidente salga en la televisión cada vez que pueda es conveniente y le brinda confianza al país. Pero entonces, ¿qué es lo que hace tan mal que Uribe se haya presentado en un reality show y en cambio no desentone en un programa de entrevistas o de debates, o que se vea tan 'presidencial' durante las transmisiones de los encuentros comunales que organiza todos los sábados?

El reality show es una peste que ha invadido al planeta Tierra y que para mí, llegó para quedarse. Su razón de ser: rating.

Recientemente la Comisión Nacional de Televisión, había hecho un llamado de atención a las programadoras solicitándoles que le "mermaran" un poco a lo del reality, porque las escenas que han llegado a verse son francamente explícitas, para no decir que rayan en la pornografía, en horarios en los que la juventud del país se paraliza para ver desfilar por la pantalla chica una exhibición de sus sueños: sueños de amar, de triunfar, de alcanzar la fama...

Ese es el problema grave de los realities: que desorientan a la opinión -en su mayoría juventud- con el montaje de una realidad que es pura ficción, así se suponga que el programa se transmite en vivo y en directo y sin edición o maquillaje: todo es paja.

El propósito es presentar a personas de la vida real a quienes sacan de sus vidas reales para meterlos en una vida anormal.

Que la aspiración de un o una joven de 17 años sea ingresar con otra gente a una jaula y uno -el televidente- ahí viendo cómo se construyen personas estúpidas que terminan convertidos en ídolos de la sociedad con la muy baja expectativa de hacerlo a través de un reality show que exhibe lo más mezquino de la naturaleza humana en situaciones extremas de celos, de sexo, de envidias, es degradante.

Que Amparo Grisales desfile por uno de estos programas es entendible. Esta hermosísima 'diva' tiene como profesión el show business. Pero que lo haga el presidente de la República, Alvaro Uribe, en un ánimo propagandístico de un referendo que no está tan claro que apoye contundentemente el país, avalando de paso los mensajes desorientadores que se envían a la juventud desde las jaulas de los realities, es incomprensible.

Pero la tapa de esta historia sí son las declaraciones que el presidente de la programadora de este reality show dio a La W FM cuando desde Madrid, el periodista Juan Carlos Iragorri le preguntó: "Usted que en el pasado ha sido asesor de imagen, ¿le habría aconsejado al Presidente que fuera a este programa?". Después de algunas reflexiones sobre su condición de periodista, el presidente de la programadora, ¡la dueña del programa! le contestó: "Yo le habría dicho que no".

ENTRETANTO. Buenísima la disculpa que encontró Horacio Serpa para seguir siendo un embajador oposicionista del actual gobierno: que es que él sí no es "unanimista"....
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com