camilo díaz

El foco debe ser el mercado laboral

Por: Camilo Díaz

El objetivo de las medidas de recuperación que se apliquen debe ser la recuperación del mercado laboral para garantizar la sostenibilidad de la recuperación.


La variable económica más golpeada por la crisis ha sido el mercado laboral, el desempleo salto de una tasa del 12,2% en febrero hasta el 21,4% en mayo, ahora que la reapertura de la economía fue posible la tasa cedió y disminuyó hasta 16,8% en agosto lo que significa que más o menos se han recuperado 2,5 de los 5,5 millones de empleos que se perdieron.

La nueva incógnita es cómo hacer para qué en medio de la situación actual se puedan generar los otros 3 millones de empleos que faltan para volver a los niveles de ocupación que traíamos antes del coronavirus.

La respuesta pasa por hacer que el foco de las iniciativas de recuperación que implemente el gobierno sea la generación de empleo. En la evaluación del impacto que pueda tener cualquier medida que se vaya a poner en marcha debe primar la capacidad de generar empleo que esta tenga, así como la calidad de ese empleo.

La razón para poner foco particular en el empleo es que si el empleo no crece el ingreso de los hogares tampoco lo va a hacer, y por otra parte la demanda permanecerá débil manteniendo en riesgo permanente la recuperación de la economía.

Además, el empleo es un generador de demanda de los bienes y servicios que se producen en la economía, bajos niveles de empleo significan bajos niveles de demanda y consecuentemente bajo valor en la economía, ya que los precios, cuando existe baja demanda, tienden a permanecer deprimidos y con ellos las expectativas de los empresarios de hacer nuevas inversiones. 

Le puede interesar: Reducir jornada laboral le costaría al país hasta $72 billones al año

La manera de generar empleo es estimular aquellos sectores que más mano de obra solicitan como la manufactura, la construcción, y todo lo relacionado al turismo, sin embargo, hay que prestar atención a la informalidad creciente en todos los sectores y los costos asociados a la contratación de un nuevo empleado.

En ese aspecto el Gobierno puede diseñar mecanismos de subsidios para la incorporación de nuevos empleados, por ejemplo, subsidiando una parte de los aportes de seguridad social de nuevos empleados, disminuyendo la cotización a caja de compensación por los empleados antiguos y nuevos, y permitiendo que los pagos de cesantías se puedan diferir a lo largo del año en varias cuotas, y por supuesto manteniendo el subsidio a la nómina que ha mostrado ser exitoso en la conservación de puestos de trabajo.

Otra forma de impulsar la creación de empleo es hacer inversiones importantes en infraestructura, que no solo demanda una buena cantidad de empleo durante la fase de construcción, sino que prepara a la economía dotándola de mayor productividad para el largo plazo. Igualmente, la infraestructura tiene varios encadenamientos con diversos sectores económicos, lo que sin duda ayuda a generar dinamismo en toda la economía en general.

El giro que debe darse en el momento es procurar que para los empresarios sea más rentable contratar mano de obra calificada que hacer inversiones en bienes de capital para producir, una manera de hacer esto es suspender el descuento del IVA pagado en bienes de capital del impuesto a la renta, y más bien ese gasto tributario cercano a $6 billones que se genera por esa exención, destinarlo a subsidiar la contratación de nuevos empleados. Los impuestos que se pagan finalmente son una forma de redistribuir el ingreso total de la economía, en este caso el objetivo es distribuir el ingreso de la economía hacia la generación de empleo.

Le puede interesar: Gobierno eliminó propuesta de suprimir aportes a salud y parafiscales

La vía más rápida que se puede crear para garantizar la sostenibilidad de la economía es fortalecer el mercado laboral, acciones encaminadas en ese sentido cumplen varios objetivos a la vez, entres ellos disminuir la presión en las finanzas públicas para auxiliar de forma recurrente a quienes no tienen ingresos básicos, evitar que se pierdan las habilidades ganadas por la fuerza laboral, mantener la demanda, y proteger los ingresos de los hogares lo que a la larga significa también evitar que las brechas de desigualdad se amplíen.

Poner el foco en el mercado laboral y en la creación de empleos resulta ser la tarea prioritaria para que la recuperación tome ritmo