Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/6/2012 11:34:07 AM

LA PRIORIDAD ES LA GENTE, LA PRIORIDAD ES LA PLATA

LA PRIORIDAD ES LA GENTE, LA PRIORIDAD ES LA PLATA LA PRIORIDAD ES LA GENTE, LA PRIORIDAD ES LA PLATA

LA GRAN DIFERENCIA ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA

 

Tienen toda la razón la oligarquía Venezolana y el imperialismo norteamericano para odiar el régimen venezolano, se les tiro el negocio!,  y hacer la campaña que hacen para engañar a la opinión publica, que con tales maestros termina  como borregos, por odiar también lo que no conocen, sin preguntarse ni siquiera quien lo dice y cual es el tipo de los intereses afectados

 

El régimen chavista ha tomado la opción por los pobres y naturalmente los únicos perjudicados tienen que ser  los ricos y los intereses extranjeros, pues no se puede servir simultáneamente a uno y a otro, y por eso tienen toda la razón al protestar. No es que los ricos y las empresas extranjeras no puedan tener sus negocios, es que no pueden abusar con ellos como lo hacen olímpicamente en Colombia, y eso es imperdonable. Para los afectados y para el periodismo pagado por ellos o para periodistas sensibles,fuera de contexto.

 

En Venezuela no se pueden ver a los Comcel y a los Movistar, burlándose de los ciudadanos con sus promociones espureas, o volviéndole a  quitar a los usuarios los minutos que les han vendido; o a un Saludcoop y demás EPS con sus empresas de la muerte, con la protección de un gobierno cuando no cómplice, complaciente.  

 

Aquí en Colombia lo que prima es la plata y ay del que no la tenga, no tiene ni siquiera el derecho a vivir; y el que tiene algo, tiene que cuidarla de los empresarios sino al estado mismo, que andan viendo a ver como le sacan la plata a la gennte del bolsillo.

 

Tenemos un estado alcabalero que además se propone convertirse en un negocio en si mismo, en beneficio de una clase política y burocrática, voraz y corrompida: además de cobrar impuestos por todo, cobra los servicios que presta; monta impuestos camuflados como el precio de la gasolina; todo lo prohíbe y toda prohibición la convierte en una multa,  o en un motivo de  extorsión por parte de policías y funcionarios corruptos.

 

En Venezuela quien no tiene trabajo se lo puede rebuscar y no tiene a las administraciones de impuestos, a las empresas de servicios públicos, a las Cámaras de Comercio y a la policía persiguiéndolo. Hay casi o tanta informalidad como en Colombia, pero los trabajadores informales pueden trabajar y vivir de su trabajo; aunque el salario mínimo es muy similar al de Colombia, su poder adquisitivo es muy superior. Haciendo realidad el enunciado de que el petróleo es de los venezolanos y al servicio de los venezolanos, el gobierno subsidia una gran cantidad de productos y servicios para la atención de las necesidades básicas del pueblo venezolano y que constituyen, una especie de salario en especie para todos los pobres, los trabajadores venezolanos y el pueblo en general.

 

Esta forma de salario en especie esta representado por servicios gratuitos a los cuales la población tiene acceso, como la salud pero con atención garantizada; la educación hasta la universidad; la compra de alimentos y productos de primera necesidad a precios mas bajos a los del mercado; quien gana un salario mínimo no tiene que pagar servicios públicos y para el resto de la poblacionson baratos; el transporte en el Metro de Caracas es casi gratuito: 25 viajes en el metro  para recorrer la ciudad de sur a norte y de oriente a occidente  por solo 6.000 pesos colombianos.

 

En los espacios peatonales hay juegos gratuitos para niños, de los que aquí solo encontramos en los centros comerciales y que tenemos que introduciendo monedas cada minuto. También hay acceso gratuito a los parque de diversiones, incluidos los adultos, o sea que todos pueden salir a la calle, con muy poco dinero.

 

El gobierno venezolano atiende las necesidades básicas de los distintos sectores de población, por medio de 26 programas específicos o misiones entre los cuales merece mención especial el de soberanía y seguridad alimentaría, no solo por su propósito de garantizar la producción y el acceso de la población a la alimentación, sino por la prohibición a todo propietario de tierra de tener mas de 500 hectáreas, que es una superficie mas que suficiente para cualquier actividad económica; con ello además le quiebra el espinazo al latifundismo, una de las economías mas parasitas en cualquier país y uno de los sectores políticamente mas reaccionarios.

 

En Colombia la acumulación de tierra sin ningún limite es acumulación de poder y una sola persona puede tener mas de un millón de hectáreas, como es el caso del zar de las esmeraldas  Víctor Carranza. El latifundio siempre han hecho parte del núcleo principal de la extrema derecha y hoy es uno de los principales baluartes del narcotráfico y el paramilitarismo y en consecuencia de la violencia en el país.

 

Es grato ver ciudades donde no hay prostitutas paradas en la calle, ni niños que tienen que trabajar, donde no se ven pordioseros, ni habitantes de la calle.

 

Colombia y Venezuela los gobiernos hacen pues todo lo contrario, marchan  por caminos opuestos con un destino distinto para sus pueblos, demostrando de paso que otro gobierno, otra sociedad y otro sistema, son posibles.


EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.