Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2012 6:29:48 AM

Los descaches de Byron Valdivieso; ¡Inteligencia emocional!

Los descaches de Byron Valdivieso; ¡Inteligencia emocional! Los descaches de Byron Valdivieso; ¡Inteligencia emocional!

"Oye, imbécil, aunque te pese te diré que no soy tinterillo y que me tienes harto de ese enamoramiento que tienes conmigo, **bleep**”… 

Estas comillas corresponden a una reacción enérgica que, a través de Blackberry, le escribió el actual secretario Jurídico de la Alcaldía de Santa Marta, Byron Valdivieso, al periodista Víctor Rodríguez, director del periódico Opinión Caribe, quien fue señalado recientemente en un panfleto amenazante luego de que se hiciera pública una entrevista a alias El Canoso en la capital del Magdalena.

Viéndolo desde la perspectiva de la inteligencia académica, Byron es una lumbrera: se graduó con honores en la Nacional, es conocedor del derecho contractual, civil, procesal y hasta de derechos humanos sabe (Trabajó este tema en Acción Social). Pero esa no es la única inteligencia que existe; también hay inteligencia vial (la de Pirry) y hay inteligencia emocional, la que le falló.

Para ponerlos en contexto, Víctor Rodríguez es un periodista empecinado (apasionado dirían otros) en la creencia de que por esta administración distrital no hay que dar un peso y que, así mismo, sus funcionarios (incluyendo a Valdivieso) sirven para lo mismo… Es así que este periodista se vale de sus contactos de Blackberry para enviar continuas cadenas en las que manifiesta su opinión; opinión que, aunque cruce la delgada línea entre información imparcial y opinión personal, no es más que un reflejo del nombre de su periódico: ¡una Opinión Caribe!

El cuento es que en su base de contactos de Blackberry figuran, entre otros personajes, el propio alcalde de Santa Marta y el secretario Jurídico quienes parecen darle más importancia que la que le dan quienes recibimos los innumerables mensajes de BB.

Lo que ha logrado Valdivieso al desconocer el concepto emocional de Daniel Goleman, es que los medios de comunicación locales (muchos de ellos abiertamente opuestos a la administración distrital), lo ataquen directamente aprovechando sus descaches cuando él decide, con sus acciones, quitarse el respeto que le infunde el cargo que ostenta.

Por ejemplo, el Hoy Diario del Magdalena lo grabó telefónicamente en momentos en que el Secretario Jurídico negaba el acceso a la información pública a un periodista de ese medio de comunicación, desconociendo sin escrúpulos los mismos derechos que él debe defender y que conoce debido a sus excelentes estudios (dificultando en vez de facilitar el acceso a la información pública a los periodistas).



Pero el real descache estuvo es esa respuesta eufórica a un periodista que previamente fue amenazado de muerte… El periodista dice que esta no es la única reacción de Byron Valdivieso y le solicitó a las autoridades competentes que “investiguen si existe alguna relación entre los anónimos amenazantes que hemos recibido 10 periodistas de la ciudad y el acto amenazante como el que expresa el actual jefe jurídico”. 

Vuelvo y repito: ¡Inteligencia emocional!

Por Polo Díaz-Granados
www.seguimiento.com.co
 

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.