colegios

Educación: avances y retos en tiempos de pandemia

Se han obtenido logros en innovación educativa y transformación digital, pero falta trabajar en factores como la conectividad.


Para responder a los retos de la pandemia por la covid-19, el sector educativo ha ido trabajando durante todo 2020 en estrategias que buscan darle un empujón a la educación de cara a la virtualidad y, desde hace poco, a la presencialidad y alternancia, en la denominada ‘nueva normalidad’.

En este sentido, según el Ministerio de Educación Nacional (MEN), se está adelantando un trabajo con todas las regiones para construir propuestas educativas oportunas, pertinentes y de calidad para avanzar en la trayectoria educativa.

Entre los avances para destacar, vale la pena mencionar los temas de innovación educativa y transformación digital. Igualmente, la cartera de educación resaltó el valor de solidaridad bajo el que se ha trabajado como sector y el fortalecimiento del vínculo familia-escuela en pro del desarrollo integral de los niños y jóvenes bajo acciones colectivas y solidarias.

Con esto coincide Andrea Escobar, directora Ejecutiva de la fundación Empresarios por la Educación, quien precisa que una de las grandes ganancias que se deben poner sobre la mesa es, sin duda, el acercamiento de las familias en los procesos de aprendizaje de los estudiantes.

De igual forma, resaltó la labor de los docentes en el logro de los objetivos planteados por el sector para enfrentar la pandemia. “La creatividad que han tenido nuestros maestros ha sido fundamental, ya que ellos han generado proyectos transversales en todas las áreas”. 

Le puede interesar: ¿Cómo va la digitalización en la educación?

No obstante, si bien estos avances han sido claves a la hora de hacer un balance de los logros alcanzados por la educación en tiempos de pandemia, también se mantienen grandes desafíos. 

Es así como, de acuerdo con el Ministerio de Educación Nacional, se ha evidenciado la necesidad de mejorar la infraestructura educativa y avanzar en conectividad como factor de equidad. Justamente por ello, señala la cartera, el Ministerio de las Tecnologías de Información y Comunicaciones se está esforzando para progresar a nivel regional tanto en conectividad, como en entrega de dispositivos digitales, y el MEN diseñó la línea de mejoramientos a infraestructura con especial énfasis en la zona rural.

Para la directora de Empresarios por la Educación, es un hecho que los retos en este sentido son muy grandes para asegurar el ejercicio de la calidad y agrega que junto a estos hay otros, tales como la evaluación de los aprendizajes y las habilidades de los maestros para construir clases a distancia. 

Frente al primer desafío, advierte que el objetivo es pasar a una evaluación más formativa y no de número, y saber cómo y qué evaluar. En cuanto al segundo, dice que “todo el ejercicio de reconstruir o reconfigurar el plan educativo institucional, que se ha llamado flexibilización de los aprendizajes, requiere de unas competencias específicas por parte de los docentes”. 

Sostiene que, al respecto, las secretarías de educación a nivel nacional han reportado que necesitan mucho más apoyo en la formación de los maestros y el desarrollo de nuevas metodologías que les permitan reorganizar el currículo para responder a la alternancia.

Los otros desafíos

De acuerdo con el Ministerio, la pérdida de interacción presencial ha afectado competencias básicas para el desarrollo integral de los niños y jóvenes desde su primera infancia, y durante su etapa de formación y crecimiento personal. 

Frente al tema, el psicólogo clínico Andrés Lasso expresa que, evidentemente, el confinamiento y el paso a la virtualidad han afectado la posibilidad de los niños de interactuar con otros y de tener la actividad física a la que estaban acostumbrados.

Sin embargo, explica que “si se les dan a los estudiantes los recursos necesarios para suplir lo que no están recibiendo en casa o en el modelo de alternancia, se podrán recuperar y adaptar muy rápidamente, gracias a la plasticidad de su cerebro y a su resiliencia”. 

Lea también: Rezago del aprendizaje, un reto de la educación virtual

En consecuencia, de acuerdo con el MEN, hay competencias socioemocionales por profundizar. Así las cosas, es necesario prepararse adecuadamente en un modelo de alternancia con todas las medidas sanitarias y de bioseguridad, que permita volver gradualmente a encontrarse en el escenario educativo.

En líneas generales, esta coyuntura invita a hacer equipo para gestionar el cambio y entender desde la creatividad y la innovación cómo promover aprendizajes que, en este nuevo contexto, acompañen a niños, jóvenes y maestros en los procesos de enseñanza y en el manejo de las emociones, trabajando decididamente por reducir la deserción. 

Así las cosas, en este tiempo, las acciones del sector están concentradas en promover y proteger el derecho a la educación de los niños y jóvenes, y en favorecer trayectorias educativas a partir del reconocimiento de las condiciones de los hogares y de la flexibilización del plan de estudios.