análisis

Transición a la cédula digital: cerrando la brecha digital en Colombia

Por: Héctor García*

Si bien es cierto que la implementación de la nueva cédula digital traerá grandes beneficios de seguridad y practicidad para los ciudadanos, también se debe tener en cuenta la realidad social de nuestro país.


En Colombia, más de la mitad de la población no tiene acceso a internet y, por tanto, la cédula de ciudadanía digital debe tener dos formatos: uno físico y uno 100% digital.

La brecha digital 

De acuerdo con la Comisión Económica para América y el Caribe (Cepal), la brecha digital “es la línea o distancia que separa al grupo que puede acceder a las TIC del grupo que no”. Esa brecha digital en Colombia también hace referencia a las diferencias que hay entre grupos según su capacidad para utilizar las TIC de forma eficaz, debido a los distintos niveles de alfabetización y capacidad tecnológica.

Lea también: Cédula digital en Colombia: para esto le servirá 

En diciembre de 2019, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) llevó a cabo la audiencia pública de adjudicación en la que se escogió, por concurso de méritos, la empresa que diseñará las herramientas con el fin de hacerle seguimiento y monitoreo a la brecha digital regional.

Con el informe que entregue la consultora se podrá identificar las necesidades y oportunidades que existen en los departamentos, para articular la oferta tecnológica, contribuyendo así a cerrar la brecha digital en las regiones, dinamizando como resultado el desarrollo social y económico a lo largo del territorio nacional. 

Con respecto a los procesos de validación de identidad y cédula de ciudadanía digital, la Registraduría tiene el reto de ofrecer un servicio off line que permita hacer uso de tecnologías de onboarding digital que consulten las bases de datos biográficas y biométricas de la misma entidad. Estos servicios de última tecnología deben ser accesibles para quienes no tienen acceso a los medios tecnológicos, razón por la cual este escenario de validación cobra especial importancia, si se tiene en cuenta que más de la mitad de la población en Colombia no tiene acceso a internet. 

OnBoarding Digital: ABIS Automated Biometric Identification System

El onboarding digital es el proceso de validación de identidad remota, mediante una videoconferencia. Se basa en el uso de la tecnología biométrica para reconocimiento óptico y facial, así como para la captura y el cotejo de documentos de identificación oficial. Todas las secuencias de video se guardan y sirven para una adecuada validación de los datos del solicitante y con ello facilitar el acceso al servicio o producto que se requiere contratar.

Se utiliza un sistema de identificación biométrica automatizado (o ABIS) para, valga a redundancia, la identificación biométrica que permite comparar una muestra en vivo con muchas plantillas biométricas existentes, y así encontrar un registro de un individuo en particular y verificar quién es.

En Colombia, gracias a los decretos 019 de 2012, 620 de 2020 y 2106 de 2020, así como a la ley 2052 de 2020, la Registraduría debe permitir el acceso a sus bases de datos para validar la identidad de las personas. En ese sentido, el modelo de autenticación para realizar trámites remotos con entidades del Estado hará uso del onboarding digital, consultando las bases de datos de la Registraduría.

De esta manera, los colombianos podrán realizar trámites con el Estado desde cualquier lugar donde se encuentren, sin necesidad de acudir presencialmente a la entidad, gracias a esta tecnología que combinará la validación biométrica facial, el cotejo de la cédula digital y los certificados de firma digital.

De la cédula tradicional a la cédula física digital 

Los materiales de la cédula de ciudadanía actual deben evolucionar y mejorarse. El actual documento de identidad, la cédula amarilla con hologramas, es un documento de identificación biométrica con información encriptada en código de barras. Las cédulas están impresas en un producto sintético microporoso de alta resistencia y son revestidas con un laminado de seguridad.

No obstante estas seguridades, no es una verdad oculta que en nuestro país se falsifican los documentos de identidad y que el formato actual de la cédula es vulnerable. Por tal motivo, es hora de actualizar nuestra cédula y hacerla más segura, con materiales que brinden mayor seguridad. 

El actual documento de identidad de Colombia se debe poner a tono con los de países como Alemania, Suiza, España e Italia, donde el documento de identidad es en policarbonato y contiene un chip que almacena de manera cifrada la información de la persona.

El policarbonato tiene una ventaja sobre los demás materiales, que consiste en la propiedad de no ser delaminable, esto es, levantar la lámina de seguridad del documento. Cuando el policarbonato se utiliza en forma pura y no se mezcla con otros plásticos, sus diferentes capas se fusionan para formar una estructura monolítica sólida que es inseparable. Es decir, es imposible separar las capas de policarbonato cuando se funden. Esa es una de las razones por las que el policarbonato es tan seguro. 

Así las cosas, en Colombia tendremos una cédula física digital con materiales de útlima tecnología como el policarbonato, que tendrá los más altos estándares de seguridad y contendrá un sistema de almacenameinto cifrado que, de preferencia, debería ser un código QR que se pueda leer desde cualquier smartphone y no requiera de un dispositivo de lectura, como sucede con los chips. 

La cédula 100% digital 

La cédula digital es aquella que, precisamente, es 100% digital y se almacenará en nuestros dispositivos móviles. Tendrá un sistema de almacenamiento cifrado como un código QR.

Un código QR consiste en cuadrados negros dispuestos en una cuadrícula sobre un fondo blanco, que pueden ser leídos por un dispositivo de imágenes como una cámara y procesados hasta que la imagen pueda interpretarse apropiadamente. Este sistema permitirá almacenar información importante del ciudadano, como su certificado digital para autenticar: la identidad o plantilla biométrica de la impresión dactilar, la fotografía de la persona, la imagen digitalizada de la firma manuscrita o los datos de filiación correspondientes, así como, en un futuro, documentos como la historia clínica electrónica, entre otros.

Lea también: Así ha sido la transformación digital a la colombiana

Así las cosas, las personas que queramos tener nuestra cédula digital, que no es obligatoria por el momento, tendremos nuestra nueva cédula en dos formatos: el físico, con nuevos materiales y estándares de seguridad, que podrá utilizar cualquier ciudadano incluso sin conexión a internet, y la 100% digital, que es la misma cédula digital, pero almacenada en nuestros dispositivos móviles. 

Usos de la cédula de ciudadanía digital 

La cédula digital, como la cédula de ciudadanía tradicional, les permitirá a los colombianos ejercer sus derechos civiles y políticos. El ciudadano podrá realizar todo tipo de trámites con el Estado desde la comodidad de su hogar e, incluso, en un tiempo no muy lejano, votar de manera electrónica. 

Otros de los trámites que se facilitarán con la cédula digital son: sacar la licencia de conducción; un duplicado de la cédula de ciudadanía; la libreta militar; certificaciones; presentación de peticiones, quejas y reclamos; recibir notificaciones, entre muchos otros.

*Director del Observatorio TIC de la Universidad Javeriana