combustibles

CGR: transición a combustibles limpios está en riesgo en Colombia

La Contraloría General explicó que las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena podrían no cumplir con la demanda de producción de combustibles más limpios y con menos azufre, una vez las leyes ambientales en el país comiencen a exigir esta transición.


El ente de control fiscal realizó un estudio que concluyó que la reducción de azufre en los combustibles que produce Colombia podría ver una limitación a futuro en la capacidad de producción de las refinerías nacionales.

Esto, según la Contraloría, supondría que el país  debería "realizar importaciones con estándares acordes a los de la legislación ambiental, situación que impacta los precios al consumidor y las finanzas del país".

El estudio contempla una radiografía de producción, distribución y consumo de combustibles, en la que se encontró que en las estaciones de servicio se compran aproximadamente 5,3 millones de galones diarios de gasolina corriente y 4,7 millones de galones diarios de ACPM.

Lea también: Al menos 112 proyectos del Fondo Adaptación están en riesgo de incumplimiento

A la vez, señala el informe que en cuanto al abastecimiento de combustibles líquidos "se destaca la multiplicación de las Estaciones de Servicio (EDS) en el país, especialmente en los municipios considerados de libertad vigilada". Aunque allí se cuestiona que aún haya una política diferenciada de venta de combustibles en las zonas de frontera.

"Los combustibles nacionales producidos en las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena hasta el momento cubren las necesidades de Colombia, pero a futuro, con los requerimientos de mejor calidad y posible incremento de demanda por crecimiento de la economía, la importación de combustibles irá en aumento", destaca la Contraloría.

Otro de los argumentos del ente nacional es que el país podría estar retrasado, en términos generales, en el cumplimiento de los lineamientos de las políticas ambientales y en la transición al consumo de combustibles fósiles más limpios y menos contaminantes.

Le puede interesar: Demanda de combustibles subió 5% en diésel en primera semana de octubre

"La Contraloría estima que la actual cadena de combustibles provee una asignación adecuada de recursos y por lo tanto se puede considerar eficiente, lo que no implica que no pueda ser mejorada y que el precio final del combustible sea transparente en cada uno de sus componentes", añade el documento.

El estudio también determinó que del precio final de la gasolina corriente, 54% es para el refinador; 25% son impuestos y el 21% restante es para los intermediarios. Para el caso del ACPM, el 64% es para el refinador; 15% son impuestos y el 21% restante es para los intermediarios.

Ecopetrol asegura que sus combustibles son de "calidad internacional"

Ante el informe de la Contraloría, la petrolera estatal manifestó que los combustibles que distribuye en el país están regidos bajo estándares internacionales y superan los requisitos de las leyes nacionales.

"La empresa está entregando a todo el país diéselcon un promedio de 10 partes por millón (ppm) de azufre, que corresponde a la mejor especificación de los mercados europeo y norteamericano, cinco veces mejor que la regulación nacional que exige un máximo de 50 ppm. De igual manera,entrega gasolinas por debajo de 100 ppm, apenas una tercera parte de la regulación nacional que estipula un máximo de 300 ppm", explicó Ecopetrol en un comunicado.

Visite: Filial de Ecopetrol ganó Premio Nacional de Exportaciones de Analdex

Al tiempo, la compañía aseguró que ha realizado inversiones por cerca de US$550 millones en confiabilidad y sostenibilidad ambiental de la refinería de Barrancabermeja. Y entre 2020 y 2022 se contemplan inversiones por más de US$700 millones para seguir modernizando el principal centro de producción de combustibles del interior del país.