Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2003 12:00:00 AM

Mario Hernández, 25 años encuerado

La compañía que lleva su nombre cumple bodas de plata y se catapulta hacia el exterior

Al comienzo del curso en el Instituto de Alta Dirección Empresarial (Inalde) cada uno de los participantes hizo una breve presentación de su currículo. Mientras oía a sus compañeros, egresados de prestigiosas universidades colombianas y estadounidenses, Mario Hernández pensaba qué iba a decir cuando le tocara su turno. Estaba perplejo con la cantidad y la calidad de los títulos de los demás estudiantes. Por eso cuando le tocó hablar lo único que se le ocurrió decir fue: "Yo soy de Capitanejo, Santander, y escasamente terminé el bachillerato porque era muy flojo para estudiar y me la pasaba jugando billar con los profesores".



Al final Mario se convirtió en el monitor del curso y demostró que lo que le faltaba en títulos le sobraba en experiencia en crear y hacer negocios rentables. Amén de la tenacidad para sostenerlos en tiempos difíciles y el olfato para redireccionarlos en el momento indicado.



Estas cualidades le permitieron manejar con éxito una oficina de finca raíz, montar el restaurante Los Vitrales (el sitio más in de Bogotá en su época) y La Tienda de la Esquina (la primera panadería que trabajó en la capital un Viernes Santo) y abrir dos prestigiosas boutiques en la que hoy es la Zona Rosa de la ciudad. Sin embargo el negocio que le cambió la vida fue el de los cueros. Un día cualquiera un vecino le vendió un almacén en el que vendía chaquetas en este material ubicado en el centro. Mario lo compró fiado, lo pagó en seis meses y al cabo de dos años ya tenía ocho locales más. En ese momento adquirió una fábrica para hacer sus propios productos. Quería que fueran diferentes y con una calidad superior a la de los artículos que se conseguían en el mercado. Desde entonces su empresa no ha parado de crecer e incluso soportó un cambio de nombre.



Por recomendación de un español experto en marketing hace unos años pasó de ser marroquinera a ser reconocida sólo como Mario Hernández. El logotipo de su nombre y el diseño de mariposas en sus carteras lo catapultaron. Hoy, cuando cumple 25 años, la prueba de su pujanza son los 16 puntos de venta que tiene en Colombia, los cinco de Venezuela y el de la Florida. Hace cuatro años Mario se fue a vivir a este lugar y a atender directamente su local en Boca Ratón, donde vende carteras a 2.500 dólares. Desde allí, en una oficina decorada con una foto ampliada de Capitanejo y en la que nunca faltan las hormigas culonas, este empresario santandereano se alista para hacer realidad su siguiente meta: "Quiero ser la marca latinoamericana en estos productos de lujo. Esto es de locos, pero lo estoy haciendo".



Por eso desde hace tres años un técnico italiano está formando a sus empleados; su hija María Fernanda, quien hizo un MBA en Francia sobre manejo de productos de lujo, se convirtió en su mano derecha, y para celebrar los 25 años contrató a Carlos Osman, un diseñador colombiano que triunfa en Milán y ha trabajado con la casa Dior, para que le diera una identidad a los productos que va a lanzar para celebrar estas bodas de plata.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com