Home

Política

Artículo

El congresista Andrés Cancimance manifestó su preocupación por los 18 muertos entre grupos armados en Putumayo.
El congresista Andrés Cancimance manifestó su preocupación por los 18 muertos entre grupos armados en Putumayo. - Foto: SEMANA/Autor anónimo

política

Congreso convocó a audiencia para tomar medidas tras los 18 muertos que dejaron enfrentamientos entre grupos armados en Putumayo

El congresista del Pacto Histórico, Andrés Cancimance, espera que en la audiencia pública del próximo lunes se tomen medidas que permitan preservar la vida entre los ciudadanos de Putumayo.

Lo ocurrido este fin de semana en zona rural de Puerto Guzmán, Putumayo, alarma a las autoridades: 18 personas murieron en enfrentamientos entre las disidencias de las Farc denominadas Comandos de Frontera y el Frente primero Carolina Ramírez, que avanzan en su disputa por el territorio en el medio y bajo Putumayo por el tráfico y comercialización de la pasta base de coca. Los hechos ocurrieron en las veredas Los Pinos y Las Delicias, ambos del corregimiento de José María, zona rural del municipio de Puerto Guzmán.

Este episodio, donde la comunidad no tuvo otra alternativa que levantar los cuerpos y darles cristiana sepultura, llevó al congresista del Pacto Histórico, Andrés Cancimance, quien es oriundo de ese departamento, a convocar a una audiencia pública con presencia del ministro de Defensa, Iván Velásquez, el próximo lunes 28 de noviembre. Se espera que, además, esté la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, entre otras entidades públicas.

“De manera reiterativa, junto con organizaciones de derechos humanos de la región, hemos venido denunciando la grave crisis humanitaria por la que atraviesa el departamento. Lo ocurrido el 19 de noviembre en Puerto Guzmán, donde el enfrentamiento entre grupos armados dejó como resultado 18 combatientes asesinados y comunidades desplazadas, con miedo y zozobra, debe sumársele toda la cifra de asesinatos que se han venido presentando en la región”, manifestó Cancimance.

Agregó que las estrategias “no han sido suficientes en el departamento de Putumayo, vemos con preocupación que las alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo tampoco son suficientes para salvaguardar a las comunidades, muchas de ellas confinadas, condenadas a la estigmatización y el miedo. Vemos con preocupación que esto no está cambiando”.

El político reconoció que las cifras de asesinatos van en aumento, según los registros: “Eso nos preocupa. Hacemos un llamado a las autoridades, locales, del departamento, del país para que miren a Putumayo. Vemos con preocupación que, incluso, en Puerto Guzmán la misma comunidad levantó los cuerpos de las personas asesinadas”.

“Estamos gritando un SOS por Putumayo, invitando al presidente Petro, al ministro de Defensa, al alto comisionado para la Paz, al defensor del Pueblo a trabajar por la vida en Putumayo”, concluyó.

Hasta el momento, se conoce que los cuerpos de las víctimas, sin identificar, fueron trasladados al cementerio del corregimiento de José María por los mismos habitantes de la comunidad, a la espera de que las autoridades judiciales acudan al sector para realizar los debidos levantamientos técnicos de los cadáveres.

“La comunidad se vio obligada a reunir los cuerpos de los combatientes muertos, que quedaron tirados en distintos lugares de la montaña y se pasó el reporte a las entidades, las cuales no acudieron ni pusieron en marcha ninguna de las rutas institucionales según el caso”, explicó Yuri Quintero al medio Radio Nacional de Colombia.

Igualmente, el alcalde de Puerto Guzmán, Edison Mora Rojas, lamentó lo ocurrido. “Lamentable la situación en la zona rural se nos presenta esta situación que una vez altera nuestra tranquilidad. En este momento hay 18 cadáveres en el cementerio de José María para el proceso pertinente”, aseguró el mandatario municipal, según Caracol Radio.

Este lunes se conoció un comunicado de las disidencias de las Farc donde se confirma la autoría del ataque e informan que la cifra de muertos se elevó a 20. Además, que tienen una persona secuestrada.