Tendencias

Home

Política

Artículo

Nicolás Maduro y Gustavo Petro.
Nicolás Maduro y Gustavo Petro han liderado la reapertura de la frontera. Hay expectativa por un encuentro entre los dos mandatarios. - Foto: API

política

El nuevo tono político de Colombia con Maduro; ¿hacia dónde quiere ir el presidente Petro?

El mandatario colombiano encabezó la reapertura de la frontera y confirmó la manera como manejará las relaciones políticas con el gobernante venezolano.

Tres años y siete meses después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rompiera las relaciones con Colombia, el presidente Gustavo Petro encabezó este lunes un acto en el que reabrió oficialmente la frontera entre los dos países y en el que aprovechó para confirmar cuál será el tono político que manejará hacia el Gobierno del vecino país.

Alrededor de las 11:00 de la mañana de este lunes, Petro llegó hasta el puente internacional Simón Bolívar, en Cúcuta, atravesó la frontera y se encontró con el ministro de Transporte de Venezuela, Ramón Velásquez, quien lideró la delegación venezolana que participó en el acto oficial de reapertura.

Todavía es un misterio por qué Petro sí asistió a la cita, crucial en el proceso de restablecimiento de las relaciones entre los dos países, y Maduro no. En la zona se rumoraba que el mandatario venezolano no había ido por razones de seguridad. Pero otras voces creen que podría estarse reservando para que su primer encuentro con Petro tenga la categoría de una reunión de alto nivel presidencial.

Como haya sido, lo cierto del caso es que Petro marcó la ruta política que tendrá su gobierno hacia Nicolás Maduro y que, según dijo, se basará en la “autodeterminación de los pueblos” y la paz entre colombianos y venezolanos.

“Lo que pase en el desarrollo político de Venezuela, antes que nada, debe ser determinado por el mismo pueblo de Venezuela, igual que lo que nos pase a nosotros en materia política debe ser determinado libremente por el pueblo colombiano”, afirmó Petro en medio del acto, que convocó a funcionarios, congresistas, periodistas y comunidad de ambos lados de la frontera.

El mandatario colombiano, quien reconoció así la legitimidad de Maduro en la Presidencia de Venezuela, agregó que desea que “la democracia, la paz y el respeto absoluto a la dignidad del ser humano, acá y allá, sea nuestra consigna común”.

Aunque la posición del mandatario colombiano está orientada a los principios de la diplomacia y las relaciones entre los países en el mundo, hay algunas consideraciones que no dejan tranquilos a varios sectores políticos en Colombia, especialmente opositores a su gobierno.

Sin ir muy lejos, este lunes ha sido polémica en Venezuela un informe de la Misión Internacional Independiente de la ONU que señala que la inteligencia civil y militar del vecino país comete crímenes de lesa humanidad para reprimir a la oposición política, y que los abusos son impulsados desde el más alto nivel del poder.

Esta instancia de Naciones Unidas ha venido revelando aspectos de su observación sobre Venezuela desde el pasado 20 de septiembre, entre ellos una situación de derechos humanos crítica en zonas mineras remotas de Venezuela.

Apertura frontera Venezuela Cucutá
Varios ciudadanos colombianos y venezolanos se verán beneficiados de la reapertura de la frontera. - Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

Y también está el proceso que enfrenta Maduro en la Corte Penal Internacional (CPI) y que fue motivado, entre otras razones, por una denuncia que interpuso el expresidente Iván Duque más de un año antes de llegar a la Casa de Nariño, en julio de 2017.

Pese a que sectores del nuevo gobierno han hablado de que Colombia retire ese recurso, lo cierto es que la investigación ya está en curso y Maduro tendría que poner la cara en el tribunal internacional.

Todo esto sin contar el rechazo de gran parte de la comunidad internacional hacia el Gobierno venezolano, al cual, incluso, no reconocen en varias latitudes.

Una de las mayores expectativas en este caso es la posición que asumirá el Gobierno de Estados Unidos, clave en esta ecuación. Todavía no se sabe con qué ojos estén viendo los estadounidenses pasos como los que está dando Petro con Maduro, uno de los gobernantes sobre los que más críticas existen en ese país.

Estos hechos llevan a pensar que una cosa es la reapertura de la frontera con Venezuela, que sin duda beneficiará a miles de colombianos y venezolanos que necesitan con urgencia el tránsito entre los dos países diariamente, y otra, muy distinta, el tratamiento político a un líder como Maduro, quien no solamente es objeto de informes sobre violaciones a los derechos humanos por parte de instancias multilaterales, sino que también tiene el rechazo de varios países, que desconocen los procesos electorales que ha desarrollado en los últimos años en el vecino país.

Noticias relacionadas