política

El pedido de Timochenko a Santos para salvar el acuerdo de paz

El exjefe negociador de la antigua guerrilla de las Farc le envió una carta al expresidente en la que le pide que ayude a salvar lo pactado en La Habana.


Rodrigo Londoño, Timochenko, exjefe negociador de la guerrilla de las Farc, le envió una dura carta al exmandatario Juan Manuel Santos en la que le pide que se reúna con el gobierno de Iván Duque para salvar el acuerdo de paz.

En el documento que el líder del partido Comunes compartió en sus redes sociales, dice que hoy, para muchos de los participantes en los acuerdos que promovió el Gobierno anterior, estos se parecen “más a la muerte que a la vida”, sobre todo para aquellos exguerrilleros rasos ”que jamás estarán en los titulares de los diarios, hasta el día que mueran”.

De hecho, le recuerda a Juan Manuel Santos el nobel de paz que ganó debido a a negociación con esa guerrilla, pero le dice que hoy el premio parece lejano en el tiempo y que, aunque puede verse elegante en alguna pared, sólo vale la pena si representa la verdad.

Según él, el presidente Duque no puede darles la mano porque “quizás sus propias manos estén atadas por influencias de agendas partidistas extremas, o sus manos estén paralizadas” por otras que promueven la guerra.

Sin embargo, la guerra en la que las Farc jugaron uno de los roles más sanguinarios, la recuerdan miles de colombianos y Londoño asegura que los excombatientes lo lamentan y lo reconocen.

Dicho eso, pide que con la bandera del perdón y la reconciliación ambos gobiernos trabajen de la mano para prevenir y evitar más asesinatos en contra de los exguerrilleros.

Presidente Santos, reúnase con el presidente Duque y con aquellos que generamos un acuerdo histórico. Hablemos de los desafíos dificilísimos que presenta. Unámonos”, pide Timochenko.

Asesinatos de excombatientes

En la carta enviada y publicada, Londoño hace referencia a los asesinatos de excombatientes de la guerrilla que ya suman 254 desde la firma del acuerdo el de La Habana en septiembre de 2016.

Recientemente, desde la JEP, el director de la Unidad de Investigación y Acusación, Giovanni Álvarez Santoyo, presentó el informe “Silenciando la verdad: un diagnóstico de los patrones de violencia letal que afectan a excombatientes de las FARC-EP en Colombia”, que fue realizado por el Equipo de Identificación de y Advertencia Oportuna de Riesgos de la Unidad de Investigación y Acusación. De acuerdo con el director, este documento refleja la gravedad de la situación de seguridad que viven los excombatientes.

“Hemos querido titular el informe Silenciando la Verdad, porque cada vez que muere un excombatiente de la Farc o una persona que participó del conflicto, se silencia la verdad para uno o varios grupos de víctimas”, dijo el director de la Unidad.

Dicho informe plantea tres hipótesis para hallar una explicación al fenómeno violento en contra de los exguerrilleros de las Farc. La primera, es la del narcotráfico que suele señalarse como la razón principal, pero no es la única; la segunda, se refiere a las rencillas personales, que es la más débil de todas; la tercera, es que las disidencias están detrás, pero no como un grupo homogéneo.

La preocupación por estos hechos es grande y recientemente Carlos Ruiz Massieu, representante especial y jefe de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, pidió una estrategia certera para garantizar la seguridad de los excombatientes.

Si bien Massieu reconoce que en los últimos cuatro años se han observado grandes avances hacia una paz sostenible y duradera, el principal obstáculo son, precisamente, estos crímenes.

“La violencia contra excombatientes, líderes y lideresas sociales, defensores(as) de derechos humanos y comunidades sigue siendo la amenaza más seria a la construcción de la paz en Colombia”, señaló el representante de la ONU.

Asimismo, para él, ”cada asesinato es un golpe trágico a la paz y un llamado para garantizar que las medidas de seguridad tomadas por las autoridades se traduzcan en resultados efectivos en los territorios”.