Tendencias

Home

Política

Artículo

Wilson Arias asegura que no existe "reciprocidad" entre la bancada oficialista y el Gobierno.
Wilson Arias asegura que no existe "reciprocidad" entre la bancada oficialista y el Gobierno. - Foto: SEMANA

política

En este audio, el senador Wilson Arias, de la coalición que apoya a Gustavo Petro, expresa su molestia con el Gobierno y advierte: “No hemos encontrado reciprocidad”

El parlamentario criticó también la desconexión que existe entre la bancada y los funcionarios del mandatario.

SEMANA tuvo acceso en exclusiva al audio de la más reciente reunión de la bancada del Pacto Histórico, que se realizó el pasado miércoles. En ella intervino el senador Wilson Arias, quien habló sobre el problema de desconexión que existe entre la bancada de Gobierno y los funcionarios del presidente Gustavo Petro.

En primer lugar, el senador resaltó los sacrificios de los congresistas de esta plataforma política: “Hay quienes inclusive enfermos y con incapacidad hemos despreciado la incapacidad para estar en los debates. No así hemos encontrado reciprocidad en el Gobierno y en la bancada”.

“No nos pusimos de acuerdo en relación con el tratado que tenía que ver con las semillas. Nos fuimos en contra de lo que decían los campesinos y personas muy autorizadas aquí en Colombia. Terminó nuestra bancada votando lo que la ministra de Agricultura y la Cancillería instruyen al respecto. Quiero casi que denunciarlo ante mi bancada”, sostuvo Arias.

El senador aseguró que mandó información por el chat de los congresistas al respecto, pero eso no surtió efecto: “Esto ha ocurrido antes. Por ejemplo, votamos unánimemente, salvo mi voto, la ampliación de las zonas francas. Unánime”, se quejó.

“Ahora somos Gobierno y no podemos tener posturas contrarias al deber ser del progresismo. Tengo una gran preocupación sobre el tema”, dijo el senador.

El revelador audio de la última reunión de bancada del Pacto Histórico

SEMANA tuvo acceso en exclusiva al audio de la más reciente reunión de la bancada del Pacto Histórico, que se realizó el pasado miércoles. Allí quedan en evidencia las peleas internas en esta coalición de Gobierno, el profundo malestar de varios congresistas con algunos ministros nombrados por el presidente Gustavo Petro y los desacuerdos frente a los proyectos de ley radicados en el Congreso. El audio llegó a esta redacción en las últimas horas por medio de una fuente que estuvo presente en el lugar.

El encuentro, citado en la mañana de ese miércoles, duró más de una hora y ocurrió en el Salón Amarillo del Congreso de la República. Como se escucha en la grabación, de más de una hora de duración, varios congresistas se quejan porque dicen que los ministros de Petro no van al Congreso. También cuestionan los cambios en el proyecto de reforma tributaria, la poca disciplina de la bancada del Pacto Histórico y las grietas y distancias que se están imponiendo entre ellos mismos.

La reunión fue conducida por el representante David Racero, presidente de la Cámara, quien moderó la discusión y les dio la palabra a los participantes.

El representante Alirio Uribe fue uno de los primeros en intervenir. Regañó a sus compañeros y criticó al ministro del Interior, Alfonso Prada, pues dijo que hay desorden en el trámite legislativo. Históricamente esta cartera es la encargada de manejar la agenda legislativa del gobierno de turno.

“Tenemos un desorden muy berraco con la agenda legislativa. Yo me tomé el trabajo de coger todos los proyectos radicados y ordenarlos temáticamente. Claro, el Gobierno dijo que hay prioridad sobre 9 proyectos, pero en la agenda legislativa que está en curso hay una cantidad de proyectos de ley y de acto legislativo que tienen que ver con el programa con el que nos comprometimos”, sostuvo el representante Uribe.

Luego enumeró todos los proyectos similares radicados por la misma bancada. Una prueba de ellos es que existen seis iniciativas para luchar contra el hambre, la mayoría de ellas de congresistas del Pacto Histórico.

“Ordenemos esta vaina. Estamos perdiendo el tiempo, compañeros y compañeras. No nos organizamos. Trabajemos en orden. Estoy mamado”, se quejó Uribe, frustrado, ante sus propios compañeros de bancada.

Incluso, el congresista comparó la gestión del ministro Prada con la de Juan Fernando Cristo, exministro del Interior en una parte del Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

“Cuando el presidente era Santos, el ministro, que en ese momento era Cristo... ese ‘man’ dormía aquí en el Congreso. Se levantaba acá, estaba en los desayunos, en estas reuniones y estaba en todas las comisiones. Aquí el Gobierno no aparece. Solo tres ministerios tienen enlaces nuevos con el Congreso. No es posible que el enlace del Ministerio de Hacienda en el Congreso sea el enlace de Duque. Estamos aprobando la reforma tributaria y es el mismo enlace de Duque. Ordenémonos nosotros y ordenemos el Gobierno”, sostuvo Uribe.

Cuando dijo que el Gobierno debería organizarse, varias voces concordaron y hasta reiteraron el mensaje: “Ordenemos el Gobierno”.

“Ordenemos esta vaina, porque nos eligieron para hacer la agenda de cambio, compañeras y compañeros. Estamos perdiendo el tiempo”, reiteró el representante Uribe.

La senadora Aída Avella, por su parte, concuerda con el congresista sobre el desorden en el que trabaja la bancada del Pacto Histórico.

“Yo coincido con el compañero Alirio por una razón. Si nosotros no coordinamos los proyectos de ley, pues pasa esto: una locura”, dijo la senadora.

Además, evidenció que existe una falta de diálogo frente a las iniciativas legislativas presentadas por el Gobierno y se manifestó en desacuerdo algunos puntos de la reforma política anticorrupción, impulsada por el Ejecutivo y esta plataforma política.

“Hay proyectos que nosotros debimos haber discutido. Proyectos que presentó el Gobierno. Por ejemplo, la reforma política. Que los parlamentarios se vayan a los ministerios y que vuelvan, ¿eso qué es? Lo arreglamos en 1991 en la Constituyente. Ese punto no me gusta, pero ¿con quién lo discuto? Con los que me encuentre en el corredor. Eso no es correcto, compañeros. Deberíamos reunirnos cada ocho días”, pidió Avella.

La senadora Isabel Cristina Zuleta, de la misma coalición, fue dura con la bancada por pedir debates de control político contra los ministros del Gobierno, el cual ellos mismos ayudaron a elegir. Además, señaló que muchos no se quedan en las plenarias para defender a los funcionarios citados.

Cuando estamos como anoche, en un ataque decidido hacia una institución tan importante como la UNGRD (Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres), ¿cómo nos vamos de plenaria? La disciplina es estar ahí, para poder ayudarnos desde el principio hasta el final, porque al final de la sesión pasan otras cosas”, advirtió la senadora.

Además, resaltó que la reforma tributaria no ha sido debidamente socializada con la bancada del Pacto Histórico, reduciendo su debate únicamente a las comisiones terceras y cuartas de Senado y Cámara.

He estado esperando, en relación por lo menos a los temas de mi comisión. Yo estoy en desacuerdo con lo que el Gobierno está cediendo en materia minero-energética y lo expresaba en el chat. Si no hay forma de tramitarlo internamente, hay que hacerlo públicamente”, agregó Zuleta.

También habló sobre el incumplimiento de las propuestas que los llevaron al poder: “Las disposiciones penales en contra de la evasión tributaria fue un compromiso de campaña. Entonces ya se cedió. Ayer me di cuenta de que se había cedido en eso. También se cedió, efectivamente, en los impuestos a la exportación de oro, carbón y petróleo. También cedimos en eso. Están quitando y merecemos una explicación para salir a defender eso o para poder saber qué hacemos y cómo nos movemos”, concluyó la congresista.

La senadora Clara López intervino después con una dura crítica a sus compañeros por no asistir a las reuniones y propuso que existan encuentros semanales de la bancada.

“Les pido encarecidamente. Habíamos propuesto la vez pasada, que fracasó la reunión, que se citan y se toman las decisiones con los que lleguen. Tenemos que hacer ese esfuerzo. Si nosotros no hablamos entre nosotros y si no nos coordinamos, vamos a ser una bancada eunuca y estamos actuando de esa manera. No hay otro camino que la coordinación con la reunión permanente, así no tengamos tiempo. Para mí esto es prioritario”, señaló la senadora.

Quien no se contuvo nada fue el representante Gabriel Parrado, usando duros calificativos contra los retiros espirituales de la bancada y resaltando el afán de los parlamentarios por figurar.

“La reforma tributaria la van a sacar a pupitrazo: en 48 horas, congresistas analizaron 360 páginas. Es irresponsable”, afirmó el congresista del Pacto Histórico.

“Lo primero que quiero decirles es que nosotros no nos conocemos. ¿Cómo pretendemos hacer un equipo si no nos conocemos? Estuve en dos eventos, uno en Medellín y otro en Santa Marta. Total fracaso, dizque retiros espirituales. Eso no tuvo ni mierda de retiros espirituales. Eso fue una perdedera de tiempo. Solicito que se haga un encuentro para socializar, por lo menos, nuestros nombres, perfiles, de dónde venimos, qué sueños tenemos y qué pretendemos”, propuso Parrado.

Incluso, reveló que llegan a la plenaria sin saber cómo votar y sin la preparación necesaria.

“Hay que hacer un plan de acción de la bancada. Cómo vamos a actuar, qué vamos a proponer o si votamos positivo o negativo. Bajamos a las plenarias y no sabemos absolutamente nada de cómo vamos a actuar. Nos están ganando en las plenarias porque no nos estamos preparando antes”, indicó.

“Anoche daba vergüenza que mientras el Centro Democrático nos daba madera, en el auditorio estaba tan solo Alfredo Mondragón y quien les habla”, agregó, reiterando la indisciplina de la bancada.

Además, Parrado resaltó la ausencia del Gobierno, que no lidera la bancada y tampoco consulta las decisiones.

“Cada uno sacando su ego y registrando proyectos, a ver quién registra más, y no somos una bancada. Me excusan por lo que voy a decir y trátenme como quieran, somos una vergüenza. El Gobierno no tira línea. El Gobierno nos ha reunido dos veces para vaciarnos. Nosotros tenemos que preguntarnos cuál es nuestra participación en el Gobierno. El Gobierno no puede seguir tomando decisiones unilaterales, le baja el impuesto a tal, se bajan los calzones en la parte de los hidrocarburos, en la parte de los procesados y azucarados, etcétera, y nosotros no estamos tomando ninguna decisión. Nosotros no somos nada para el Gobierno, he dicho”, dice Parrado.

La senadora Aída Quilcué también hizo fuertes críticas contra el Gobierno y los privilegios que les dio a los partidos tradicionales.

“En Comisión Primera, ayer nos hundieron lo de la reforma al órgano electoral. Ahí yo me pregunto si el Partido Conservador, según ellos, hizo el acuerdo para ser bancada, ¿cuándo quieren estar con nosotros y cuándo no se van para otro lado? Es un tema importante para revisarlo desde el Gobierno. En general también. Lo digo porque, según este Gobierno, lo digo con todo respeto y con todo lo que nos pasa, se le da toda la mermelada a los tradicionales”.

“A nosotros, perdónenme la expresión, nos mandaron para el carajo, porque ni citas dan. Ni contestan el teléfono. Entonces uno no tiene con quién hablar. Ayer, compañera Isabel Zuleta, yo pedí la palabra como partido Mais y no me dieron la palabra. Si eso va a pasar, pues va a ser muy berraco estar ahí y dar la pelea”, agregó Quilcué.

Al igual que sus compañeros, la senadora del Mais pidió coordinación en la bancada: “Creo que mínimamente es ponernos de acuerdo en todos los espacios para saber cómo vamos a dar la pelea. Algunos dicen que somos congresistas primíparos. Sí, pero nos eligió el pueblo con una votación popular. Aquí no está pintado ninguno ni pintada ninguna”.

Luego, se escucha a un congresista sin identificar adhiriendo a lo dicho por Quilcué y reforzando aún más el hecho de que no existe atención por parte de los ministros: “Acojo lo que dice Aída. ¿Con quién hay que hablar para que el Gobierno lo atienda a uno? ¿Quién es el canal para que nos consigan las citas? Yo me la paso tocando puertas y de diez puertas que he tocado, solo se han abierto una o dos y a medias”.

La representante Luz María Múnera también criticó la acción del Gobierno de sacar al Esmad en Chimichagua (César) al desalojar a cerca de 400 familias invasoras de un predio.

“¿Cómo podemos evitar que esto suceda si no hay combinación real con el Gobierno? Llegó la hora de que los ministerios se coordinen con nosotros y que pongan a la gente idónea para hacer el trabajo de coordinación. Si no, vamos a seguir en una situación bastante incómoda”, manifestó.

“Yo vengo al Congreso de la República a legislar, eso está claro. A sacar adelante los proyectos del Gobierno, pero soy un cuadro político. No renuncio y lo hago todos los jueves, me recorro los municipios de Antioquia y las comunas de Medellín. Lo voy a seguir haciendo, así a este Gobierno no le guste. No voy a aceptar nunca que se me diga que mi trabajo exclusivo es quedarme en el Congreso a aprobar normas. Ni como foca, el cerebro no se me quitó el día que me eligieron, ese día se me superó el cerebro”, agregó Múnera.

También arremetió contra el gabinete: “Parece que los ministros esos no lo han entendido. No han entendido qué significa construcción de poder popular en los territorios”.

Una congresista sin identificar aseguró que tanto nuevos como antiguos en el Congreso se sienten “terrible” con la situación.

“Si no hay una orientación o decisiones claras y puntuales, pues aquí todo el mundo empieza en ‘sálvese quien pueda’ porque parece que es la regla de esta bancada”, dijo.

“Por otra parte, considero que aquí es urgente trabajar de la mano con el Gobierno y que el Gobierno vaya de la mano con sus parlamentarios. Esa ha sido una queja muy sentida de todos y en los corredores se escucha. El Gobierno no atiende a su bancada, no la escucha. Como lo dijo el compañero, nos cita para decirnos que somos Gobierno, pero que no haremos parte del Gobierno. Eso no tiene sentido. Ser del Gobierno y no hacer parte”, sostuvo.

Además, tal como Múnera, asegura que una de las preocupaciones es la exclusión de los congresistas en la apuesta regional del Gobierno. “¿Qué sacamos con ir a escuchar a la gente y no poderles llevar una solución porque somos del Gobierno, pero no participamos del Gobierno?”.

El senador Wilson Arias también se quejó del trato de la administración con sus congresistas: “Hay quienes inclusive enfermos y con incapacidad hemos despreciado la incapacidad para estar en los debates. No así hemos encontrado reciprocidad en el Gobierno y en la bancada”.

Una congresista que aún no se identifica aseguró que su molestia es el Ministerio de Hacienda y la reforma tributaria.

“Me he dedicado muy juiciosa a defender al Gobierno y a la reforma tributaria. Lo que hicieron con nuestras proposiciones fue destruirlas. La reunión con el ministerio fue que nos echó un discurso, hablamos un minuto y se fueron. Nunca hubo una discusión. Ayer tuve una discusión con el viceministro de Hacienda, diciendo que quería que me explicara por qué no incluían mis proposiciones”, dijo.

“No es el ministro. El punto es que hoy, después de que hablamos, me dice que nos viéramos a las ocho. Le dije que es algo importante que solo podía hablar con él. Fui y me dejó plantada. Mientras yo estaba plantada en la puerta, entró el ministro con un congresista del Partido Conservador. Me parece una falta de respeto”, señaló.

“Quiero que Prada y todos los ministros hablen con nosotros. Quiero saber quién nos va a representar, ¿David o Roy?”, concluyó.

Incluso, otra parlamentaria asegura que la reforma tributaria “lesiona a los cafeteros”.

“Me preocupa muchísimo. ¿Cómo voy a volver este fin de semana y qué razones les voy a llevar a los cafeteros?”, le dijo la congresista a sus compañeros.

“También nos parece gravísimo que se haya quitado el tema minero. Tenemos una bancada ambientalista y es necesario que nos reunamos y revisemos ese caso. Tampoco estoy dispuesta. Yo ya dije y se lo dije a Lizcano. Primero mi dignidad que mi curul. Si es necesario, entrego la curul del departamento del Huila. Lo digo. A mí no me da miedo”, sentenció.

El senador Gustavo Bolívar, menos ofuscado, intervino con un mensaje contundente sobre el tratamiento a la oposición.

“Estamos subestimando a la oposición. Yo lo dije en un trino, es una oposición más pequeña, hoy son una minoría, pero hoy son más eficientes en comunicaciones y en decir mentiras. Las mentiras vuelan más rápido que las verdades y están ganando mucho terreno. Estoy preocupado. Vienen con una marcha el 29 de octubre y quieren que sea más grande que la pasada. Nosotros estamos muy dormidos. Lancé una fecha para defender al Gobierno, con motivo de los 100 días, y los invito a que la hagan suya. Asumamos que tenemos que hacer una manifestación muy nutrida, muy grande, para demostrarle a Colombia que somos más los que estamos a favor de las reformas”, expresó Bolívar.

Además, el senador reveló que el plan es aprobar la reforma antes de la marcha del 29 de octubre. “Si está abierta, damos chance de que intenten tumbarla por otro lado. Si está abierta, la convocatoria de la oposición puede ser más grande”.

También arremetió contra el ministro del Interior: “El primer ministro de Gobierno que yo nunca he visto en el Congreso. Tenemos que decirle a Prada que venga y se ponga al frente de los proyectos, que se ponga a coordinarlos y que los cohesione como grupo. Obviamente, aquí lo que veo es muchos grupos”.

Según Bolívar, el cortocircuito entre el Gobierno y la bancada se debe al “error que se cometió de poner de voceros del Gobierno a personas que no son de esta causa”.

Esto muestra profundas fisuras internas de la colectividad, especialmente frente al relacionamiento con el Gobierno. Según lo dicho por los congresistas, Alfonso Prada, ministro del Interior, es uno de los funcionarios peor calificados. La reunión terminó sin una conclusión clara, solo con la promesa de reunirse más a menudo para coordinarse de una mejor manera.

Noticias relacionadas