Home

Política

Artículo

  “Aida Merlano le ha incumplido a la justicia, es una testigo sospechosa que en sus fantasías acusa, por ejemplo, a los presidentes Santos, Uribe y Duque”.
“Aida Merlano le ha incumplido a la justicia, es una testigo sospechosa que en sus fantasías acusa, por ejemplo, a los presidentes Santos, Uribe y Duque”. | Foto: suministrada a semana api

entrevista

Explosiva entrevista | Arturo Char se defiende de acusaciones de Aida Merlano tras recusar a magistrados de la Sala de Instrucción de la Corte: “No soy un delincuente”

Desde Estados Unidos, el exsenador Arturo Char habla por primera vez sobre las denuncias de Aida Merlano que lo tienen respondiendo en la Corte Suprema. Recusó a los magistrados de la Sala de Instrucción y dice que no quiere volver jamás a la política.

15 de abril de 2023

SEMANA: ¿por qué decidió recusar a todos los magistrados de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia?

ARTURO CHAR (A. C.): gestionar los desacuerdos con los jueces utilizando las herramientas legales disponibles es la esencia de la defensa. El reglamento y el procedimiento para la definición de mi situación jurídica en la Corte no ofrece imparcialidad. Me explico: debe haber una sala que investiga y otra que defina. Los magistrados investigadores, al abrir la investigación, adoptaron conclusiones definitivas de responsabilidad. Esos mismos magistrados no pueden definir mi situación jurídica porque ya tienen un prejuicio. Sólo busco que haya un tercero imparcial que, cuando llegue el momento, mire el asunto y decida.

SEMANA: ¿este tipo de debate es usual en la Corte? ¿En qué consiste?

A. C.: no es usual, pero estoy convencido de que es relevante. Si la sala no acepta la recusación, se sorteará una sala de conjueces que defina. Hemos planteado un debate exigente, con respeto. Adicionalmente, vamos a ir al Consejo de Estado con esta controversia jurídica para que se evalúe el reglamento y se garantice la imparcialidad de un tercero a la hora de definir la situación jurídica de un procesado, en este caso yo.

SEMANA: ¿no es un recurso desesperado o una leguleyada, a pocos días de su citación a indagatoria?

A. C.: en absoluto. En las 122 páginas del auto de apertura de instrucción no hay una sola acusación seria y directa sobre mi conducta o el origen de mis recursos económicos. Una sola vez fui a la sede política de Aida Merlano, que también era congresista. Lo hice por una llamada de Julio Gerlein que nada tenía que ver con las elecciones al Congreso. La reunión fue en función de un acuerdo político en la Asamblea Departamental.

Arturo Char. Fotos Cortesía Senado.
Arturo Char se refirió al lio judicial que tiene en la Corte Suprema. | Foto: Cortesía Senado de la República de Colombia

SEMANA: ¿cuándo se enteró del allanamiento y del escándalo de la llamada Casa Blanca en Barranquilla?

A. C.: me enteré por las noticias y nunca me imaginé que me involucrarían en ese asunto.

SEMANA: a pesar de que su nombre no aparece mencionado directamente en los documentos de la Corte Suprema ni en los audios o videos que el abogado de Aida Merlano aportó, ¿podría explicarnos la relación entre ella y la familia Char?

A. C.: dicen falsamente que se acordó favorecer a Aida Merlano con un supuesto pacto de compra de votos. No solo no es cierto, sino que es irracional. Yo estaba en lo mío, en mi campaña, en mi reelección, porque éramos tres candidatos en Cambio Radical y estaba reñida la cosa. Yo qué me iba a estar metiendo en el partido de un competidor. Yo tengo siempre puesta mi camiseta y tengo mi equipo.

SEMANA: ¿usted tenía una relación con Aida Merlano? ¿De qué tipo?

A. C.: con Aida Merlano no tuve una relación diferente a ser colegas en el Congreso y ser de la bancada costeña.

SEMANA: haciendo un símil, ¿con la recusación está buscando que haya una especie de VAR?

A. C.: pedimos imparcialidad en la definición de mi situación jurídica. Lo que sucedió en esa casa es desagradable e indignante para todos. Pero eso no justifica que se siga la agenda de Aida Merlano y su abogado, vinculando a personas que nada tenemos que ver con ese asunto. Aida Merlano le ha incumplido a la justicia, es una testigo sospechosa que en sus fantasías acusa, por ejemplo, a los presidentes Santos, Uribe y Duque. A pesar de eso, la acusación parece decir: “Le creemos a Aida Merlano y a usted no”. Eso no puede ser así, no soy un delincuente y me quieren convertir en uno. Como dirían en el argot judicial, no hay una “prueba reina” y no puede haberla porque no hacía política con mochilas y bolsas de plata.

SEMANA: entonces, ¿cómo ha hecho sus campañas, si muchos políticos de la costa Caribe tienen fama de comprar votos?

A. C.: le voy a hablar de mí. Entendía una campaña como una conquista. Es un proceso afectivo, casi de seducción, de abrazo y más con la sabrosura costeña. Si no eres capaz de conquistar y tienes que pagar, no tiene gracia. Los líderes míos eran los de mi papá. Tenía relaciones de años con esos señores, ellos son charistas, como si fueran de una religión, y se sienten orgullosos, han tenido lealtad e identidad. Y gritan: “Yo soy charista” y se lo restriegan a otros: “Soy de los firmes, de los manes del Junior”. Muy del pueblo. Cuando llegaba me recibían, y claro que yo los ayudaba, pero no hacía eso de ofrecer 20.000 pesos. Hay gente que piensa que todo es plata y todo no es plata.

Arturo Char renunció al Senado para defenderse de su proceso judicial.

SEMANA: usted ha dicho que la virtualidad en la justicia le ha permitido atender todas las diligencias. ¿En dónde se encuentra?

A. C.: no estoy huyendo de nada ni de nadie. Mi esposa y mis hijos son norteamericanos, también tengo esa ciudadanía. En el pasado había tenido mi domicilio en Estados Unidos y sabía que regresaría. Para ser honesto, era un compromiso con mi esposa y mis hijos, iba a ayudarle a mi papá en un último periodo y ya. Lo que hizo esto fue anticipar mi regreso para llevar la vida simple a la que me había comprometido con mi familia. Por fortuna, la ley me ha permitido atender virtualmente todas las diligencias, y así lo seguiré haciendo, poniendo la cara, controvirtiendo las mentiras y defendiéndome con todo lo que la ley me permita. No quiero ser un trofeo en las batallas políticas que seguro vendrán.

SEMANA: si logra lo que busca con la recusación a todos los magistrados de la Sala de Instrucción, pero finalmente lo condenan, ¿regresaría al país a pagar?

A. C.: no puede haber una sentencia condenatoria porque soy inocente y espero que la justicia así lo reconozca. Sigo estando a órdenes de mis jueces naturales.

SEMANA: en el plano familiar, ¿este escándalo lo ha afectado?

A. C.: claro que golpea. He buscado la felicidad en cosas más sencillas, he recuperado con mis hijos una relación que me estaba perdiendo. No quiero saber nada más de política, renuncié y les entregué mi credencial, ¿qué más quieren? Cuando mi mamá se estaba muriendo me dijo: “Eres importante, pero tu vida no te pertenece, les pertenece a tus hijos…”, y tengo cinco.

SEMANA: es decir, que, cuando renunció al Congreso, ¿se fue para siempre de la política?

A. C.: sí.

SEMANA: ¿y qué va a pasar con los charistas? ¿Es el fin de su carrera política?

A. C.: están tristes y me escriben. Siempre me preocupé, en el Junior y en la política, de apoyar la cantera. Salieron grandes estrellas como Bacca, Teófilo, Luis Díaz y notables dirigentes como Elsa Noguera. Es el fin de mi carrera política.

SEMANA: ¿los Char pueden vivir sin la política? ¿Es el fin de una era?

A. C.: la familia Char lleva más de 70 años dedicada principalmente a la actividad empresarial. Mi padre ha sido un gran faro en este aspecto y en muchos otros. Es importante recordar que, de una familia muy numerosa, solo tres o cuatro de nosotros hemos incursionado en la política. Las empresas, gracias a su actividad, han generado un aporte significativo al desarrollo de la región y del país. Los éxitos empresariales no se han conseguido mediante el poder político. De hecho, en ocasiones, la política ha afectado la actividad empresarial en lugar de beneficiarla. Además, existe un acuerdo de gobierno corporativo adoptado en su momento que establece que los miembros de la familia Char involucrados en la política no pueden participar en las empresas. La relación con mi hermano Álex es una relación de hermanos, entrañable y fraternal, y mejor que la que los enemigos quisieran. Las decisiones sobre su futuro político le corresponden a él.

Para Arturo Char el tema de fondo son las elecciones regionales de octubre en Barranquilla. | Foto: Cortesía

SEMANA: ¿cree que las elecciones y la disputa por la Alcaldía de Barranquilla y la Gobernación del Atlántico tienen algo que ver con este proceso en su contra?

A. C.: Miguel Ángel del Río ha anunciado que quiere ser alcalde de Barranquilla y él es el abogado de Aida Merlano, saquen sus propias conclusiones.

SEMANA: Aida Merlano dice que usted además participó en la organización de su fuga. ¿Eso es cierto?

A. C.: yo no tuve nada que ver con esa fuga.

SEMANA: ella, en entrevista con SEMANA, dijo incluso que usted estaba entre las personas que le hicieron una videollamada con Julio Gerlein para informarla sobre el plan de fuga. ¿Qué opina?

A. C.: como ya lo expresé en esta entrevista, no es la primera ni la última vez que Aida Merlano miente y la misma Corte así lo ha verificado.

SEMANA: ¿cree que Aida Merlano tiene algún interés político detrás de sus denuncias? Su papá dice que la “traída de Aida Merlano es un instrumento político contra Álex”, ¿está de acuerdo?

A. C.: la Corte ha reconocido que a ella le anima una sed de venganza y que se contradice mucho. Obviamente, ella y su abogado tienen una agenda. Y le repito, sin duda, su abogado tiene aspiraciones políticas y así lo ha expresado.

SEMANA: si su hermano es candidato a la Gobernación del Atlántico o a la Alcaldía de Barranquilla, ¿usted votaría por él?

A. C.: claro que sí. No solo es mi hermano, ha sido muy buen alcalde.

SEMANA: usted dice que es inocente. ¿Cree que su hermano Álex también?

A. C.: sí.

SEMANA: ¿usted sabía de la relación personal de Aida Merlano con su hermano?

A. C.: como lo he venido expresando en la entrevista, este episodio ha sido penoso. Álex ya ha hablado y yo me limito a atender mi proceso ante la Corte. La política tiene sus tiempos y reitero que no quiero saber más de esto que tanto nos ha afectado como familia. Mi madre nunca estuvo de acuerdo con este mundo de odios y enemigos.

SEMANA: ¿le gustó la contratación de Juan Fernando Quintero en el Junior? ¿Lo está haciendo bien?

A. C.: siempre he creído que el futuro del equipo son los canteranos y así se lo transmití al club cuando lo dirigí. Sin embargo, es una gran contratación y esperamos que siga recuperando su ritmo para darnos muchas alegrías.