Home

Política

Artículo

Miguel Uribe
Miguel Uribe es crítico de la reforma tributaria - Foto: esteban vega la-rotta-semana

confidenciales

Miguel Uribe va a “sacar el pan de la reforma tributaria”, según afirmó desde la plenaria

El congresista ha hecho varias proposiciones de cara al debate de la reforma.

Aunque el tema de los impuestos suele ser molesto para muchos ciudadanos en el mundo, en Colombia el panorama se pone cada vez más tenso debido a que argumentan que en el país no se ven las mejoras en educación, salud, entre otros, como afirmó el influencer Yeferson Cossio el año pasado.

Estas últimas semanas se ha estado debatiendo en Cámara y Senado qué va y qué no en la reforma tributaria que plantea el gobierno del presidente Gustavo Petro, en cabeza del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo.

Vale destacar que algunos nuevos impuestos incluirán a las iglesias con el 20 %, mientras que también entrarán las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados.

En medio de ello, se sabe que el precio de pan que paga el consumidor final seguirá incrementándose (pese a que ya está en $500). Hay quienes afirman que este valor no depende de la reforma, como manifestó el presidente Petro, quien dijo que el mismo subirá debido a que la harina de trigo es importada de países como Estados Unidos o Canadá y que cuando ellos atraviesan difícil situación por la inflación, el costo también se incrementa porque el país les compra a ellos.

Por su parte, el senador Miguel Uribe expresó este miércoles en medio del debate de la reforma, que presentó una proposición para sacar al pan y la leche de la misma y dijo que trabaja con otros partidos en pro de eliminar aquellos impuestos que encarecerán los alimentos. Así lo hizo a través de su cuenta de Twitter, en un video grabado desde la plenaria.

“¡Buenas noticias! Vamos a sacar el pan de la reforma tributaria. El centro democrático presentó una proposición en el Senado para hacerlo, y a pesar de que el ministro –de manera agresiva– quiso oponerse a nuestra proposición, ya varios partidos han propuesto lo mismo”, expresó el senador.

Hemos logrado despertar a buena parte del gobierno, para que entienda que este tipo de normas no pueden afectar a las personas que menos ingresos tienen y mucho menos en un momento de inflación donde los alimentos cada vez cuestan más, donde hay hambre”.

“Y por eso no solamente vamos a promover que se saque el pan, sino también la leche y también todos los impuestos que van a encarecer los alimentos”, sentenció el congresista.

Además, dijo que “si se aprueba como está la reforma tributaria, mañana el dólar sube 300 pesos. En cambio, si se revisa la no deducibilidad de las regalías para las empresas petroleras y se elimina esa disposición, bajará el dólar 200 pesos”.

Por otra parte, Fenalco, el gremio de los comerciantes en Colombia, demostró preocupación ante la posibilidad que se apruebe la reforma tributaria en el congreso, pues para ellos las tiendas de barrio serían las más afectadas por el impuesto a bebidas azucaradas y productos ultraprocesados. Señalaron que el 70 % de las ventas en Colombia provienen de esos negocios.

Mientras que Fenaltiendas estimó que en el país existen alrededor de 500.000 tiendas de barrio, de las cuales más del 95 % se ubican en los estratos 1, 2 y 3. Los gremios estimaron un potencial impacto negativo con la implementación del impuesto a bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados que propone la reforma tributaria.

En el informe detallaron que en términos económicos, un microcomercio está recibiendo un ingreso promedio diario de 816.737 pesos, donde las bebidas azucaradas representan el 15,99 % y los alimentos ultraprocesados el 16,87 %, de acuerdo con el análisis, el impacto que tendría el actual proyecto sería de una reducción mínima de 8,04 % del total de las ventas de los tenderos.

Sin embargo, revelaron que el escenario puede ser más crítico si se tiene en cuenta la relevancia de los productos en las tiendas. En el caso de las bebidas azucaradas no solo son las categorías más comercializadas y más rentables de las tiendas, sino que también son las de mayor rotación; además, estos productos son bienes complementarios de otros alimentos, de manera que una disminución en el consumo podría generar la falta de rotación de otros productos que no estarían gravados.