Home

Política

Artículo

Álvaro Uribe Vélez Expresidente, investigado.
El expresidente Álvaro Uribe. - Foto: león darío peláez-semana

política

“Qué mal ejemplo que parte de los asesinos de monseñor Isaías Duarte Cancino estén en el Congreso”: Álvaro Uribe critica nuevamente a las Farc

El expresidente desempolvó su malestar con el proceso de paz entre las Farc y el Gobierno que le permitió a la guerrilla ocupar curules en el Congreso.

El nombre de monseñor Isaías Duarte Cancino y su asesinato el 16 de marzo de 2022 tomó fuerza esta semana porque la Corte Suprema de Justicia condenó al excomandante de las Farc, Iván Márquez, hoy disidente del proceso de paz, como autor del crimen del religioso que conmocionó al país.

La Corte, en su decisión, se refirió a varios nombres de quienes habrían tomado la decisión de asesinar al alto jerarca, entre ellos, Manuel Marulanda Vélez, Tirofijo; Jorge Briceño, El Mono Jojoy; Alfonso Cano, Pablo Catatumbo, entre otros. No obstante, el máximo tribunal, en su decisión final, condenó únicamente por este homicidio a Iván Márquez.

La Corte Suprema explicó que “la vinculación del Secretariado de las Farc y por ende de Luciano Marín (alias Iván Márquez), con la muerte de monseñor Isaías Duarte Cancino, deriva de la línea de mando descendente que, en este evento llegó hasta Jorge Torres Victoria (alias Pablo Catatumbo), persona que, si bien no pertenecía a ese máximo órgano de dirección del grupo guerrillero, es claro que tenía constante comunicación con ellos y conoció la orden por ellos impartida y se dio a la tarea de cumplirla, hasta que se contactó a un grupo de sicarios para materializar la muerte del prelado”.

La decisión llevó al expresidente Álvaro Uribe a desempolvar su malestar por el tratamiento que recibieron las Farc durante los diálogos de paz que adelantó el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos en La Habana, Cuba.

“Qué mal ejemplo que parte de los asesinos, Farc, de monseñor Isaías Duarte Cancino estén en el Congreso, además sin un día de cárcel y sin cumplir la irrisoria sanción alternativa”, escribió Uribe este viernes en su cuenta personal de Twitter.

Esta semana, Uribe retornó a sus críticas contra esa guerrilla y la falta de justicia ante sus crímenes y otros hechos delictivos. Se preguntó, por ejemplo, “¿Qué pasa con las otras 88 (aproximadas) masacres denunciadas, ocurridas en Antioquia, entre 1995, 1996 y 1997?”.

Recordó que en una oportunidad estaba en Apartadó, en un seminario de negociación, y las Farc asesinaron a 28 campesinos que se transportaban rumbo a su trabajo. “Allá llegamos, también denunciamos, pero todo olvidado”, enfatizó el expresidente.

Aunque los opositores han graduado a Uribe de enemigo de la paz, él ha insistido que no lo es. Al contrario, según dice, él, en su gobierno, también buscó acercamientos con grupos armados para tender puentes que lo condujeran a la paz. Al mismo tiempo, desmovilizó a varios grupos paramilitares y a sus jefes los extraditó ante el incumplimiento de lo pactado, según ha venido argumentando en sus redes sociales el Centro Democrático.

Lo que le molesta a Uribe es la falta de justicia contra el grupo armado que generó violencia durante más de 50 años en el país.

Volviendo a Iván Márquez, condenado por el asesinato de monseñor Isaías Duarte Cancino, también lo acusan de cuatro cargos en Estados Unidos actualmente: participar en una conspiración de narcoterrorismo, conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, usar y portar ametralladoras y armas, y conspirar para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos, que tiene una sentencia máxima de cadena perpetua.